Miss China de España.

To­do a cien Pri­me­ro fue­ron los y los res­tau­ran­tes, des­pués las fru­te­rías, ba­res y tien­das de ro­pa. Aho­ra ya tie­nen has­ta su pro­pio con­cur­so de be­lle­za, Miss China de España.

Tiempo - - TIEMPO - POR LU­CÍA MAR­TÍN FOTOS: MAR­TA TENA

La co­lo­nia china eli­ge a la mu­jer más gua­pa.

No ca­bía un al­fi­ler el sá­ba­do 20 de enero en uno de los sa­lo­nes del ho­tel ma­dri­le­ño Mi­guel Án­gel. El go­teo de asiá­ti­cos que tras­pa­sa­ban las puer­tas del es­ta­ble­ci­mien­to era con­ti­nuo des­de pri­me­ras ho­ras de la tar­de: gru­pos de jó­ve­nes, per­so­nas ma­yo­res y mu­chas mu­je­res, en­tre las cua­les do­ce es­pe­cial­men­te gua­pas... Todos se di­ri­gían ha­cia una sa­la en cu­ya puer­ta des­ta­ca­ba un enor­me car­tel: “Miss China 2011. Bien­ve­ni­dos a la II Edi­ción de Miss China de España 2011, un con­cur­so pa­ra es­co­ger a la mu­jer china más be­lla afin­ca­da en España”.

Las par­ti­ci­pan­tes tie­nen en­tre 17 y 32 años, han ve­ni­do de dis­tin­tas par­tes del país (Alicante, Bar­ce­lo­na, Ma­drid, Se­vi­lla...) y to­das an­sían de­mos­trar su va­lía, ex­te­rior e in­te­rior. ¿El pri­mer premio? Un che­que de 1.000 eu­ros, un via­je de ida y vuel­ta a su país de ori­gen y ser la ima­gen du­ran­te un año de la com­pa­ñía aé­rea Air Fran­ce- KLM. No es­tá mal, aun­que cuan­do uno ras­ca des­cu­bre que el cer­ta­men tie­ne unos ob­je­ti­vos más

En to­tal se pre­sen­ta­ron 40 can­di­da­tas. Mu­chas de ellas, hi­jas de chi­nos pe­ro na­ci­das en España

am­bi­cio­sos de lo que pue­da pen­sar­se a pri­me­ra vis­ta. “La idea de mon­tar es­te con­cur­so sur­gió de nues­tra re­vis­ta Xis­hang ha­ce co­sa de un año”, ex­pli­ca Es­pe­ran­za Liu, su fun­da­do­ra. “Nues­tro me­dio se de­di­ca a pro­po­ner op­cio­nes de ocio a la co­mu­ni­dad china y pre­ten­de acer­car­la a la es­pa­ño­la, que­re­mos trans­mi­tir que no so­mos co­mo los pri­me­ros chi­nos que lle­ga­ron aquí, he­mos cam­bia­do, nos gus­tan otras co­sas y, ¿có­mo trans­mi­tir esa idea al pú­bli­co es­pa­ñol? Con un con­cur­so de be­lle­za re­sul­ta más fá­cil”, ex­pli­ca la empresaria.

Y es que si uno se fi­ja en los nue­vos ne­go­cios en ma­nos de es­ta co­mu­ni­dad se per­ca­ta de que las co­sas es­tán cam­bian­do: del an­ti­guo To­do a cien, los chi­nos afin­ca­dos en España (más de 166.000 en 2011, se­gún el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca) han pa­sa­do a re­gen­tar lo­ca­les de ocio de es­ti­lo muy his­pá­ni­co (co­mo ba­res cu­ya es­pe­cia­li­dad es la tor­ti­lla de pa­ta­tas), co­mer­cios de ro­pa de di­se­ño o res­tau­ran­tes de lu­jo. Es­te co­lec­ti­vo es uno de los que más afi­lia­cio­nes hi­zo al ré­gi­men de au­tó­no­mos el año pa­sa­do.

Be­lle­za, es­ti­lo y sol­tu­ra.

La re­vis­ta Xis­hang con­vo­có ha­ce unos me­ses el con­cur­so a tra­vés de uno de sus nú­me­ros y de su pá­gi­na web. Se pre­sen­ta­ron 40 can­di­da­tas, al­gu­nas hi­jas de asiá­ti­cos na­ci­das en España y otras pro­ve­nien­tes de China pe­ro que es­tu­dian o tra­ba­jan en nues­tro país. So­lo por

In­ter­net se re­ci­bie­ron 10.000 vo­tos. Se va­lo­ra­ba la be­lle­za ex­te­rior pe­ro tam­bién la ca­pa­ci­dad pa­ra co­mu­ni­car, el es­ti­lo, la sol­tu­ra o el ta­len­to.

Do­ce chi­cas re­sul­ta­ron fi­na­lis­tas. “A mí me gus­ta can­tar y bai­lar”, co­men­ta una de las as­pi­ran­tes al tí­tu­lo du­ran­te los en­sa­yos. “Yo que­rría tra­ba­jar co­mo mo­de­lo”, anun­cia Sam, de 24 años. Las chi­cas, nin­gu­na de ellas pro­fe­sio­nal en la ma­te­ria, tu­vie­ron muy po­co tiem­po pa­ra pre­pa­rar­se: “So­lo he­mos te­ni­do tres en­sa­yos”, di­ce Si, una es­tu­dian­te de Tu­ris­mo In­ter­na­cio­nal que lle­va dos años en España y que re­co­no­ce ser una fa­ná­ti­ca de la ba­te­ría. En esas es­ca­sas se­sio­nes se les en­se­ñó a bai­lar, a mo­ver­se por una pa­sa­re­la, a ha­blar an­te las cá­ma­ras... “No ha si­do di­fí­cil en­se­ñar­las –co­men­ta Link, la co­reó­gra­fa–. To­das son muy gua­pas y tie­nen buen cuer­po, así que cual­quier mo­vi­mien­to, si apren­den a ha­cer­lo bien, re­sul­ta bo­ni­to”.

“To­do ha si­do muy rá­pi­do y muy di­ver­ti­do”, aña­de Si. En efec­to, las ri­sas no fal­ta­ron en las dis­tin­tas se­sio­nes, co­mo cuan­do uno de los pe­rio­dis­tas se em­pe­ña­ba en afir­mar que se tra­ta­ba de la edi­ción 2012 y una can­di­da­ta le co­rre­gía di­cién­do­le que el año nue­vo chino aún no ha­bía en­tra­do (las fes­ti­vi­da­des tu­vie­ron lu­gar el 22 de enero, día en que ce­le­bra­ron el Año del Dra­gón).

Po­der de con­vo­ca­to­ria.

La pri­me­ra edi­ción de Miss China, ce­le­bra­da en 2010, fun­cio­nó muy bien, pe­ro na­die ha­bía ima­gi­na­do el po­der de con­vo­ca­to­ria de la se­gun­da a te­nor del nú­me­ro de si­llas pre­vis­to en la sa­la del ho­tel y de la can­ti­dad de gen­te que tuvo que per­ma­ne­cer de pie el sá­ba­do pa­sa­do. Fa­mi­lia­res, amigos de las can­di­da­tas, me­dios de co­mu­ni­ca­ción y cu­rio­sos, todos que­rían ver des­fi­lar a las chi­cas en ro­pa de­por­ti­va, bi­qui­ni o tra­je de no­che. A las 18 ho­ras, el ju­ra­do, com­pues­to por miem­bros de las em­pre­sas pa­tro­ci­na-

Na­die ima­gi­nó el po­der de con­vo­ca­to­ria de es­ta se­gun­da edi­ción, a pe­sar del éxi­to del año pa­sa­do La ga­na­do­ra fue Yi­nan, una es­tu­dian­te de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid de 24 años y 1,76 de es­ta­tu­ra

do­ras, pe­rio­dis­tas, re­pre­sen­tan­tes de la co­mu­ni­dad china, di­se­ña­do­res de mo­da o an­ti­guas mis­ses, co­mo Ale­jan­dra Andreu San­ta­mar­ta, Miss In­ter­na­cio­nal 2008, pre­pa­ra­ban sus pa­pe­le­tas de vo­to. De­bían ele­gir a la más gua­pa, pe­ro tam­bién a la Da­ma de Ho­nor, a Miss Ele­gan­cia, a la fa­vo­ri­ta de los es­pa­ño­les, Miss Son­ri­sa, Miss Ca­ris­ma...

A las 18.30 las chi­cas em­pe­za­ron a des­fi­lar por la al­fom­bra ro­ja: pri­me­ro, co­reo­gra­fía a rit­mo de Rihan­na pa­ra de­lei­te de los asis­ten­te; des­pués, des­fi­le en bi­qui­ni, uno de los más sil­ba­dos, evi­den­te­men­te. Las chi­cas subían y ba­ja­ban del es­ce­na­rio, aho­ra pa­ra pre­sen­tar­se, des­pués pa­ra mos­trar su ta­len­to. Al­gu­nas se de­can­ta­ban por to­car un ins­tru­men­to, otras por can­tar o por bai­lar con mo­vi­mien­tos sen­sua­les can­cio­nes de mo­da oc­ci­den­ta­les. “Gua­pa, sexy”, gri­ta­ba el pú­bli­co mien­tras co­rea­ban el nom­bre de sus pre­fe­ri­das, “Yi­nan, Vi­vi, Dia­na...”, que iban des­fi­lan­do, in­fa­ti­ga­bles, cam­bián­do­se de tra­je a la ve­lo­ci­dad de la luz. Y mien­tras ellas se es­for­za­ban por ha­cer­lo lo me­jor po­si­ble, la tem­pe­ra­tu­ra de la sa­la iba in cres­cen­do a me­di­da que pa­sa­ban las ho­ras.

A las nue­ve de la no­che el ju­ra­do anun­ció la ga­na­do­ra: tar­da­ron ape­nas diez mi­nu­tos en de­ter­mi­nar que Yi­nan, una es­tu­dian­te de la Com­plu­ten­se de 24 años, 1,76 cm de al­tu­ra y cu­yas apa­ri­cio­nes ha­bían ge­ne­ra­do gri­tos en más de una oca­sión, era la más gua­pa en­tre las gua­pas. Vi­vi, tam­bién de 24 años, era ele­gi­da Da­ma de Ho­nor y se lle­va­ba otro bi­lle­te a China, un premio eco­nó­mi­co y el pri­vi­le­gio de ser la ima­gen de la re­vis­ta or­ga­ni­za­do­ra du­ran­te es­te año. “Es­toy muy con­ten­ta, no me lo po­día creer, me gus­ta­ría apro­ve­char el premio pa­ra ir a China a fes­te­jar el año nue­vo con mi fa­mi­lia”, co­men­ta­ba Yi­nan, quien aña­día que le gus­ta­ría tra­ba­jar al­gún día en televisión. Nun­ca se sa­be, en to­do ca­so que su ros­tro va­ya a ser la ima­gen de una im­por­tan­te com­pa­ñía aé­rea se­gu­ro que se­rá un buen tram­po­lín.

Des­fi­le. Las chi­cas mues­tran sus en­can­tos so­bre la al­fom­bra ro­ja.

Pre­pa­ra­ti­vos. Úl­ti­mos re­to­ques a las as­pi­ran­tes antes del con­cur­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.