So­ra­ya, so­cia­lis­tas, ban­cos y sa­la­rios

La vi­ce­pre­si­den­ta So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría es un hu­ra­cán re­for­mis­ta que ha em­pe­za­do a sa­cu­dir to­da la ad­mi­nis­tra­ción, en don­de se anun­cian los ma­yo­res cam­bios en un cuar­to de si­glo.

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - JE­SÚS RI­VA­SÉS di­rec­tor. tiem­po@gru­po­ze­ta.es Más in­for­ma­ción: Twit­ter.com/je­su­s_­ri­va­ses y en el blog de Je­sús Ri­va­sés en www.tiem­po­dehoy.com

La re­for­ma de la Jus­ti­cia ha em­pe­za­do. Desea­da y po­lé­mi­ca, se­rá di­fí­cil, pe­ro pa­re­ce inevi­ta­ble

so­ra­ya sáenz de san­ta­ma­ría man­da mu­cho y ya es la mu­jer con más po­der en España qui­zá des­de ha­ce si­glos. Man­da por las fun­cio­nes que ha asu­mi­do y por las que, de for­ma in­di­rec­ta. le ha de­le­ga­do el pre­si­den­te, Ma­riano Ra­joy. Las pri­me­ras acu­mu­lan na­da me­nos que on­ce pá­gi­nas del Bo­le­tín Ofi­cial del Es­ta­do. Las se­gun­das, más su­ti­les, no son me­nos im­por­tan­tes, co­mo sa­ben el res­to de los mi­nis­tros, obli­ga­dos -in­clui­dos Cris­tó­bal Mon­to­ro y Luis de Guin­dos- a tener pre­sen­tes las opi­nio­nes de la vi­ce­pre­si­den­ta. Las com­pa­ra­cio­nes siem­pre son odio­sas, pe­ro la nú­me­ro dos del Go­bierno tie­ne mu­cho más po­der del que tuvo su pre­de­ce­so­ra, María Te­re­sa Fer­nán­dez de la Ve­ga, an­ti­gua ri­val par­la­men­ta­ria a la que con fre­cuen­cia la mu­jer de con­fian­za de Ra­joy sa­ca­ba de sus ca­si­llas. La enu­me­ra­ción de com­pe­ten­cias no arro­ja du­das, pe­ro so­lo el he­cho de que el CNI -la in­te­li­gen­cia es­pa­ño­la- de­pen­da de Sáenz de San­ta­ma­ría zan­ja­ría la cues­tión. La vi­ce­pre­si­den­ta, ade­más, de acuer­do con el je­fe Ra­joy, es­tá de­ci­di­da a ejer­cer su po­der. Em­pe­zó a ha­cer­lo des­de el pri­mer mo­men­to. Fue la ca­ra pú­bli­ca del com­pli­ca­do es­treno del Go­bierno con la ines­pe­ra­da subida de im­pues­tos, y sa­lió ai­ro­sa del en­vi­te. Aho­ra, en un asun­to que do­mi­na -es abo­ga­da del Es­ta­do- ha anun­cia­do muy pro­fun­das re­for­mas, tan de­man­da­das co­mo es­pe­ra­das y cri­ti­ca­das, en la Jus­ti­cia. Nue­vos pro­ce­di­mien­tos pa­ra la elec­ción de los vo­ca­les del Consejo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial, miem­bros cua­si vi­ta­li­cios en el Tri­bu­nal Constitucional y re­cu­pe­ra­ción del re­cur­so pre­vio de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad. El ape­ri­ti­vo de otros cam­bios ju­rí­di­co­le­ga­les que in­ten­ta­rá po­ner en mar­cha -co­mo tam­bién ha anun­cia­do el mi­nis­tro Alberto Ruiz-ga­llar­dón-, ca­si todos tam­bién de lar­go re­co­rri­do y ca­la­do pro­fun­do. Ra­joy, a tra­vés de So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría, ha em­pe­za­do a de­mos­trar sus ver­da­de­ras in­ten­cio­nes. La prin­ci­pal prio­ri­dad es la si­tua­ción eco­nó­mi­ca, pe­ro en­se­gui­da una re­for­ma pro­fun­da de la Jus­ti­cia en ge­ne­ral y en ma­yús­cu­las. Ha­brá po­lé­mi­ca por­que no se­rá a gus­to de todos -tam­po­co lo fue en otras oca­sio­nes-, pe­ro si ha ha­bi­do al­gu­na opor­tu­ni­dad de gran­des cam­bios en la Jus­ti­cia, es el mo­men­to. El Go­bierno pa­re­ce de­ci­di­do y tie­ne los me­dios pa­ra ha­cer­lo.

La vi­ce­pre­si­den­ta Sáenz de San­ta­ma­ría, lue­go se­gui­da por el mi­nis­tro Ruiz-ga­llar­dón, ha lan­za­do su ór­da­go so­bre la Jus­ti­cia na­da más co­men­zar la le­gis­la­tu­ra. Las re­for­mas es­bo­za­das son tan am­bi­cio­sas que, en el me­jor de los ca­sos, tar­da­rán mu­cho tiem­po en sa­lir ade­lan­te. Los so­cia­lis­tas, aho­ra en­re­da­dos en sus asun­tos in­ter­nos, en bus­ca de un líder, tendrán que ju­gar un pa­pel im­por­tan­te, co­mo par­ti­do de opo­si­ción. Sin em­bar­go, no es to­da­vía su mo­men­to. No son par­ti­da­rios de las pro­pues­tas de Sáenz de San­ta­ma­ría, pe­ro lo que de verdad les in­tere­sa es quién su­ce­de­rá a Za­pa­te­ro al fren­te del par­ti­do tras el con­gre­so de Se­vi­lla: Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba o Car­men Cha­cón, si es que al fi­nal no sur­ge un ter­ce­ro en dis­cor­dia que, cla­ro, po­dría ser -aun­que no es pro­ba­ble- el al­cal­de de To­le­do, Emi­li­ano García-pa­ge, hi­jo po­lí­ti­co de Jo­sé Bono, lo que no im­pi­de que pue­da, y de he­cho lo ha­ce, vo­lar por cuenta pro­pia. Y al día si­guien­te de tener nue­vo líder, los so­cia­lis­tas -bas­tan­te des­con­cer­ta­dos en las úl­ti­mas se­ma­nas- tendrán que con­cen­trar­se en sal­var su úl­ti­mo bas­tión, An­da­lu­cía, en las elec­cio­nes del 25 de mar­zo. Por pri­me­ra vez to­do es po­si­ble. Ja­vier Are­nas y el PP pue­den al­can­zar la ma­yo­ría ab­so­lu­ta, pe­ro tam­bién pue­den que­dar­se con la miel en los la­bios. So­lo con el re­sul­ta­do an­da­luz en las ma­nos, el PSOE que li­de­ren Ru­bal­ca­ba, Cha­cón o un ter­ce­ro se lan­za­rá de verdad a la opo­si­ción del día a día y a re­cu­pe­rar es­pa­cios y vo­tos, so­bre to­do vo­tos. Pue­den re­sis­tir en An­da­lu­cía, pe­ro en el res­to de España los da­tos que re­ci­ben no son alen­ta­do­res, por­que las pri­me­ras en­cues­tas po­se­lec­to­ra­les abun­dan en un ma­yor desafec­to ge­ne­ral con los so­cia­lis­tas. Los más ve­te­ra­nos en la po­lí­ti­ca re­cuer­dan que al­go si­mi­lar le ocu­rrió al cen­tro de­re­cha tras la apa­bu­llan­te vic­to­ria de Fe­li­pe Gon­zá­lez en 1982. La his­to­ria no se re­pi­te, co­mo ex­pli­ca­ba Pop­per, pe­ro al­gu­nos siem­pre en­cuen­tran pun­tos coin­ci­den­tes.

El Go­bierno, por otra par­te, es­tá obli­ga­do a dar pa­sos im­por­tan­tes en la re­for­ma fi­nan­cie­ra, la del mer­ca­do la­bo­ral y la de la es­ta­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria, más allá de los des­afi­nes que se pue­dan pro­du­cir en­tre Cris­tó­bal Mon­to­ro y Luis de Guin­dos. Los ban­cos, los gran­des, los me­dia­nos y los pro­ce­den­tes de las ca­jas, so­lo tie­nen una op­ción, fu­sio­nar­se. La ven­ta­ja, cla­ro, es pa­ra San­tan­der (Bo­tín), BBVA (Gon­zá-

lez) y Cai­xabank (Fai­né), con Ban­kia (Ra­to) co­mo el gran asun­to. El pro­pio

De Guin­dos da­ba al­gu­na pis­ta me­ta­fó­ri­ca: dos per­so­nas, una más o me­nos en for­ma aun­que ten­ga al­gún ki­lo de más y otra obe­sa y se­den­ta­ria, par­ti­ci­pan en una ma­ra­tón. “¿Quién lle­ga­rá pri­me­ro, por mu­cho que su­fra por el ca­mino?”. La res­pues­ta es ob­via, y es­tá cla­ro quién es quién en el sis­te­ma fi­nan­cie­ro es­pa­ñol, so­lo a la es­pe­ra de si hay al­gu­na op­ción de que Ban­kia si­ga in­de­pen­dien­te o no, y en las fi­nan­zas, in­clu­so en es­tos tiem­pos, ca­si to­do es po­si­ble. Mien­tras tan­to, sin­di­ca­tos -To­xo y

Mén­dez- y pa­tro­nal -Ro­sell-, al mar­gen del Go­bierno, han pac­ta­do la prác­ti­ca con­ge­la­ción sa­la­rial pa­ra un par de años. Pue­de ser un ar­ma de do­ble fi­lo, por­que de­pri­mi­rá el con­su­mo, que ya es­tá por los sue­los. No han lo­gra­do po­ner­se de acuer­do en la re­for­ma la­bo­ral y, al fi­nal, obli­ga­rán al Go­bierno a im­po­ner­la. Los sin­di­ca­tos tendrán ex­cu­sas pa­ra que­jar­se y los em­pre­sa­rios tam­bién, pe­ro es inevi­ta­ble. Más de cin­co mi­llo­nes de pa­ra­dos la con­vier­ten en obli­ga­to­ria. Lle­ga­rá pron­to, tam­bién de la mano de ese hu­ra­cán po­de­ro­so y re­for­mis­ta lla­ma­do So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría.

Man­do. Sáenz de San­ta­ma­ría es la

mu­jer con más po­der en España des­de ha­ce si­glos. Mu­cho más del que tuvo su an­te­ce­so­ra, Fer­nán­dez de la

Ve­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.