Los me­jo­res con­tra los me­jo­res

Tiempo - - ZOOM -

el ba­rça de guar­dio­la de­be­ría al­gún día eri­gir un mo­nu­men­to en ho­nor del Real Ma­drid. No es bro­ma. El equi­po me­ren­gue, es­ta vez con un em­pa­te épi­co (2-2) en el Camp Nou, vuel­ve a en­gran­de­cer la le­yen­da de unos ju­ga­do­res cu­lés prác­ti­ca­men­te irre­pe­ti­bles. La his­to­ria de es­te im­pe­rial Bar­ce­lo­na ja­más po­drá es­cri­bir­se sin que se alu­da ge­ne­ro­sa­men­te a la he­roi­ca des­gra­cia del Ma­drid, cu­ya gran­de­za pre­sen­te pa­de­ce la fa­ta­li­dad de to­par­se con una gran­de­za ca­si in­fran­quea­ble e in­ven­ci­ble: el ta­len­to (y la suer­te des­co­mu­nal) de la es­cua­dra azul­gra­na. Los ac­tua­les cam­peo­nes de Eu­ro­pa su­frie­ron más de la cuenta pa­ra neu­tra­li­zar a los gi­gan­tes blan­cos du­ran­te el par­ti­do de vuel­ta de cuar­tos de fi­nal de la Co­pa del Rey. El Real Ma­drid no su­peró la eli­mi­na­to­ria por­que Dios es so­bre to­do cu­lé. De mo­men­to. El ar­bi­tra­je fue pé­si­mo, pe­ro el fút­bol es­pa­ñol es así. Ben­ze­ma, au­tor de uno de los go­les ma­dri­dis­tas, de­mos­tró que no es co­jo ni ton­to. El ga­lo ba­jó los hu­mos a quie­nes se creen in­sus­ti­tui­bles. To­do ha­ce in­di­car que blan­cos y blau­gra­nas nos ha­rán fe­li­ces (y des­di­cha­dos) en las pró­xi­mas dé­ca­das. Al­gu­nos es­ta­mos con­ven­ci­dos de que es­te Ba­rça no ha­bría lle­ga­do tan le­jos fut­bo­lís­ti­ca­men­te de no tener co­mo eterno ri­val al Real Ma­drid. Di­me quién es tu enemi­go y te di­ré si me­re­ces el res­pe­to del mun­do. Am­bos con­jun­tos me­re­cen el res­pe­to de todos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.