EL HE­RE­DE­RO SU­PERA AL REY EN AC­TOS

Tiempo - - PORTADA - a los man­dos del ti­món con ma­yor asi­dui­dad.

Una de las ci­fras más lla­ma­ti­vas que ha de­ja­do el año 2011 ha si­do el nú­me­ro de ac­ti­vi­da­des ofi­cia­les que han rea­li­za­do el Rey y el Prín­ci­pe. La no­ve­dad es que, por pri­me­ra vez, don Fe­li­pe su­pera a su pa­dre en es­te apar­ta­do. La pá­gi­na web de La Zar­zue­la re­gis­tra un to­tal de 200 ac­tos en el ha­ber del Prín­ci­pe de As­tu­rias por 183 del mo­nar­ca, y lo mis­mo ocu­rre en el nú­me­ro de via­jes ofi­cia­les al ex­tran­je­ro: don Fe­li­pe reali­zó cin­co en 2011, mien­tras que don

Juan Car­los se que­dó en cua­tro. La prin­ci­pal cau­sa de es­te sor­pas­so han si­do los pe­rio­dos de ba­ja mé­di­ca del mo­nar­ca en 2011 por sus pro­ble­mas en el ten­dón de Aqui­les del pie de­re­cho y en la ro­di­lla iz­quier­da, que le obli­ga­ron a pa­sar por el qui­ró­fano en un par de oca­sio­nes. Ello hi­zo que el Prín­ci­pe asu­mie­se la re­pre­sen­ta­ción de la Co­ro­na en va­rios ac­tos ofi­cia­les. Sin em­bar­go, e in­de­pen­dien­te­men­te de los pro­ble­mas de sa­lud que ha­ya po­di­do tener el Rey es­te úl­ti­mo año, la agen­da de don Fe­li­pe se ha ido in­cre­men­tan­do de for­ma pro­gre­si­va con el pa­so de los años. Por ejem­plo, el Prín­ci­pe asu­me ya la prác­ti­ca to­ta­li­dad de las au­dien­cias mi­li­ta­res que des­de La Zar­zue­la se pro­gra­man a lo lar­go del año, y es él quien vi­si­ta a las uni­da­des o su­per­vi­sa ma­nio­bras. Es sin­to­má­ti­co, por ejem­plo, que los Prín­ci­pes de As­tu­rias fue­sen los pri­me­ros en vi­si­tar la lo­ca­li­dad mur­cia­na de Lor­ca tras el te­rre­mo­to y que va­yan a ser los pri­me­ros miem- bros de la Fa­mi­lia Real en des­pla­zar­se a la is­la ca­na­ria de El Hie­rro pa­ra apo­yar a las po­bla­cio­nes afec­ta­das por la erup­ción del vol­cán. O que don Fe­li­pe y do­ña Le­ti­zia ha­yan pre­si­di­do el fu­ne­ral en la ca­te­dral de la Al­mu­de­na en ho­nor de

Manuel Fra­ga. De todos los dis­cur­sos del Prín­ci­pe uno de los más emo­ti­vos fue el que pro­nun­ció en 2008, en el pa­la­cio de El Pardo, con mo­ti­vo del 70º cum­plea­ños del Rey. “Gra­cias, que­ri­do Pa­trón –le di­jo de­lan­te de los in­vi­ta­dos–, por tu per­ma­nen­te ejem­plo de vi­da en­tre­ga­da al ser­vi­cio de la na­ción”. Don Juan Car­los si­gue co­mo ca­pi­tán del bar­co, pe­ro los da­tos in­di­can que su hi­jo, a me­di­da que pa­san los años, le va su­plien­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.