El he­re­de­ro, cuan­do lle­gue el re­le­vo, en­con­tra­rá una España muy dis­tin­ta a la que sa­lía de la dic­ta­du­ra

Tiempo - - OPINIÓN -

ción aca­dé­mi­ca, co­no­ce­dor de la reali­dad so­cial, eco­nó­mi­ca y cul­tu­ral del mun­do en el que vi­ve y que ha apren­di­do a es­cu­char y a in­tere­sar­se por pro­ble­mas muy va­ria­dos. Su agen­da se ha ido in­ten­si­fi­can­do gra­dual­men­te, y ha ex­pe­ri­men­ta­do un ace­le­rón en los úl­ti­mos me­ses. Los via­jes al ex­tran­je­ro, y es­pe­cial­men­te a Ibe­roa­mé­ri­ca, re­pre­sen­tan­do a la Co­ro­na en la to­ma de po­se­sión de nu­me­ro­sos di­ri­gen­tes o acu­dien­do a dis­tin­tos fo­ros y con­me­mo­ra­cio­nes, han ido más allá de lo es­tric­ta­men­te pro­to­co­la­rio, y ca­da vi­si­ta es una opor­tu­ni­dad pa­ra pro­fun­di­zar en la reali­dad de los paí­ses her­ma­nos.

Ca­da día es más no­ta­ble la com­pli­ci­dad en­tre el hi­jo y el pa­dre, y don Juan Car­los es­tá pro­pi­cian­do que la su­ce­sión sea al­go na­tu­ral y flui­do, sin trau­mas ni in­cer­ti­dum­bres. Es­tá abier­to el de­ba­te so­bre si los es­pa­ño­les son más juan­car­lis­tas que mo­nár­qui­cos, y es al­go que Don Fe­li­pe de­be re­sol­ver ga­nán­do­se a pul­so an­te la so­cie­dad lo que la His­to­ria le pro­pi­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.