EL PRÍN­CI­PE, AN­TE EL CA­SO UR­DAN­GA­RIN

Tiempo - - PORTADA -

Preo­cu­pa­ción es la pa­la­bra que me­jor sin­te­ti­za el áni­mo del Prín­ci­pe de As­tu­rias so­bre las re­ve­la­cio­nes que es­tán sa­lien­do so­bre el du­que de Pal­ma, Iña­ki Ur­dan­ga­rin. Pri­me­ro, por el jui­cio pa­ra­le­lo que se va a arras­trar du­ran­te mu­cho tiem­po, has­ta que fi­na­li­ce el ca­so. Y en se­gun­do lu­gar, por­que es muy cons­cien­te del da­ño que es­tá pro­vo­can­do es­te asun­to a la ima­gen y a la cre­di­bi­li­dad de la Co­ro­na, de la que él se­rá el má­xi­mo re­pre­sen­tan­te en el fu­tu­ro. El le­van­ta­mien­to del se­cre­to del su­ma­rio en la pie­za se­pa­ra­da del ca­so Pal­ma Are­na que afec­ta a Ur­dan­ga­rin, se ha lle­va­do por de­lan­te la ima­gen del es­po­so de la in­fan­ta Cris­ti­na sin que es­te ha­ya com­pa­re­ci­do co­mo impu­tado an­te el juez. Des­de que sal­tó el ca­so en el mes de oc­tu­bre, el abogado y por­ta­voz del du­que, Ma­rio Pas­cual, se es­tá de­di­can­do más a pre­pa­rar la de­fen­sa que a res­pon­der a las in­for­ma­cio­nes o ex­po­ner las ba­zas que tie­nen pa­ra la com­pa­re­cen­cia. Así las co­sas, en La Zar­zue­la se pien­sa que Ur­dan­ga­rin y su de­fen­sa es­tán per­dien­do la ba­ta­lla de la co­mu­ni­ca­ción en los me­dios. “Na­die es­tá en con­di­cio­nes de de­fen­der las po­si­cio­nes de Ur­dan­ga­rin, pues­to que su pro­pio abogado no quie­re po­ner so­bre la me­sa ar­gu­men­tos, ni da­tos ni na­da has­ta que no ha­ya rea­li­za­do la de­cla­ra­ción [del día 25 de fe­bre­ro]”, ase­gu­ran fuen­tes de La Zar­zue­la a es­ta re­vis­ta.

Des­de el pun­to de vis­ta ju­di­cial, en el en­torno de los du­ques de Pal­ma se si­gue pen­san­do que hay ar­gu­men­tos su­fi­cien­tes pa­ra de­fen­der­se una vez leí­do to­do el su­ma­rio. En pri­mer lu­gar, por­que des­pués de que Ur­dan­ga­rin se apar­ta­se del Ins­ti­tu­to Nóos en ju­nio de 2006, es di­fí­cil de­mos­trar una ca­pa­ci­dad ges­to­ra den­tro de la fundación, y no han apa­re­ci­do do­cu­men­tos con su fir­ma que acre­di­ten ello. Sí hay con­ver­sa­cio­nes, transac­cio­nes y un uso pa­tri­mo­nial del di­ne­ro que su­gie­ren que el du­que no se apar­tó del to­do, pe­ro la de­fen­sa ar­gu­men­ta­rá que la li­qui­da­ción de una so­cie­dad lle­va su tiem­po y que, por ejem­plo, fru­to de ella sur­gie­ron a los po­cos me­ses desave­nen­cias en­tre el du­que y su prin­ci­pal so­cio, Die­go To­rres, tal y co­mo ha que­da­do acre­di­ta­do en el cur­so de la in­ves­ti­ga­ción, se­gún Zar­zue­la. Ade­más, los con­ve­nios y con­tra­tos fir­ma­dos por el Ins­ti­tu­to Nóos con en­ti­da­des au­to­nó­mi­cas y cor­po­ra­cio­nes lo­ca­les tu­vie­ron la pu­bli­ci­dad que le qui­so dar ca­da en­ti­dad a ca­da uno. “La pregunta es có­mo se ob­tu­vie­ron esos ne­go­cios y si los pre­cios es­ta­ban so­bre­di­men­sio­na­dos. Hay que ver quién co­me­te el de­li­to”, ase­ve­ran las ci­ta­das fuen­tes.

Otra co­sa bien dis­tin­ta es el jui­cio mo­ral y éti­co que se pue­da ha­cer so­bre la ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial del du­que de Pal­ma. La Zar­zue­la es­gri­mió su po­ca ejem­pla­ri­dad de la mis­ma cuan­do anun­ció que Ur­dan­ga­rin que­da­ba apar­ta­do de los ac­tos ofi­cia­les de la Fa­mi­lia Real. Y esa con­de­na se­rá di­fí­cil de le­van­tar, a no ser que ha­ya un ar­chi­vo de la cau­sa o una ab­so­lu­ción que lim­pie la impu­tación que pe­sa so­bre el cu­ña­do del Prín­ci­pe. En fe­bre­ro co­men­za­rá una nue­va fase del ca­so con el des­fi­le de tes­ti­gos por el juz­ga­do de Pal­ma.

Los Re­yes, los Prín­ci­pes y los du­ques de Pal­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.