El Go­bierno de Ra­joy Brey, un mes des­pués

La fal­ta de coor­di­na­ción, la re­sis­ten­cia del pre­si­den­te a com­pa­re­cer pú­bli­ca­men­te y cier­to mie­do a las con­se­cuen­cias de las re­for­mas es­truc­tu­ra­les ca­rac­te­ri­zan al Eje­cu­ti­vo.

Tiempo - - LA CRÓNICA - JO­SÉ ONE­TO one­to@gru­po­ze­ta.es

la se­ma­na pa­sa­da se cum­plía el pri­mer mes del nom­bra­mien­to, ju­ra y to­ma de po­se­sión del pri­mer Go­bierno de Ma­riano Ra­joy, un Go­bierno for­ma­do, en su ma­yo­ría, por hom­bres y mu­je­res muy li­ga­dos al pre­si­den­te, que han pa­sa­do con él la tra­ve­sía del de­sier­to des­pués de dos de­rro­tas elec­to­ra­les, de só­li­da for­ma­ción, buen cu­rrícu­lo y que po­drían for­mar par­te de esos go­bier­nos co­no­ci­dos en Eu­ro­pa co­mo pa­pa­mon­tis, por la unión de los nom­bres de los pre­si­den­tes grie­go, Pa­pa­de­mos, e ita­liano, Ma­rio Mon­ti (ver La Cró­ni­ca “El du­ro ca­mino de un Pa­pa­mon­ti lla­ma­do Ra­joy Brey” en el nú­me­ro 1.535 de Tiem­po).

Un mes des­pués, y tras es­ca­bu­llir­se en cuan­to ha po­di­do de la pren­sa (“El pri­mer mi­nis­tro pre­fie­re que sus ac­cio­nes ha­blen por él. La so­bre­abun­dan­cia de co­men­ta­rios, a me­nu­do, aña­de con­fu­sión a la si­tua­ción en lu­gar de acla­rar­la”, ha te­ni­do que sa­lir en su de­fen­sa an­te la po­de­ro­sa e in­flu­yen­te agen­cia eco­nó­mi­ca Bloom­berg la nue­va se­cre­ta­ria de Es­ta­do de Co­mu­ni­ca­ción, Car­men Mar­tí­nez Cas­tro). Ma­riano Ra­joy no pue­de pre­sen­tar nin­gún ti­po de ba­lan­ce de ur­gen­cia que en­tu­sias­me a sus par­ti­da­rios, que to­da­vía no en­tien­den có­mo des­pués de in­sis­tir tan­to en una ba­ja­da de im­pues­tos du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral lo pri­me­ro que ha he­cho, na­da más sen­tar­se en el des­pa­cho del pa­la­cio de la Mon­cloa, ha si­do su­bir­los vía IRPF, en una pro­por­ción y con un cri­te­rio que ha­cen que los más afec­ta­dos sean, pre­ci­sa­men­te, los que más le han vo­ta­do. Y eso que, to­da­vía, no ha lle­ga­do mar­zo, con la po­si­ble subida del IVA. es verdad que no sa­bía en qué gra­do de de­te­rio­ro es­ta­ban las fi­nan­zas pú­bli­cas (aun­que se lo po­día ha­ber ima­gi­na­do, co­no­cien­do el es­ta­do desas­tro­so en el que es­ta­ban las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, la ma­yo­ría de ellas go­ber­na­das por el PP), es­pe­cial­men­te con un dé­fi­cit des­bo­ca­do que pue­de su­pe­rar el 8% y que le co­lo­ca, a él y a su Go­bierno, en una si­tua­ción de­ses­pe­ra­da, en la que, en un so­lo año, tie­ne que re­ba­jar en ca­si cua­tro pun­tos la ci­fra del dé­fi­cit con re­la­ción al PIB, lo que su­po­ne re­cor­tes eco­nó­mi­cos que pue­den lle­gar a los 40.000 mi­llo­nes de eu­ros.

Se com­pren­de que, an­te es­ta si­tua­ción y en un ges­to de sin­ce­ri­dad que no han apre­cia­do los mer-

ca­dos, el mi­nis­tro de Ha­cien­da y Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas, Cris­tó­bal Mon­to­ro, en de­cla­ra­cio­nes a la edi­ción ale­ma­na del Fi­nan­cial Ti­mes, ha­ya ex­pre­sa­do sus du­das so­bre ese gran ob­je­ti­vo a cum­plir, in­si­nuan­do la po­si­bi­li­dad de una cier­ta mo­ra­to­ria que, da­das las cir­cuns­tan­cias de la Eu­ro­zo­na pa­re­ce im­po­si­ble de con­se­guir. So­bre to­do a la vis­ta del úl­ti­mo bo­rra­dor del in­for­me del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) que va­ti­ci­na que la economía es­pa­ño­la en­tra­rá en re­ce­sión y re­tro­ce­de­rá un 1,7% es­te año y un 0,3% en 2013, de­bi­do a la cri­sis del euro, a la es­ca­sez de cré­di­tos y a los re­cor­tes que tie­ne que ha­cer el Go­bierno pa­ra cum­plir los ob­je­ti­vos de dé­fi­cit.

co­mo en otros ca­sos de fal­ta de coor­di­na­ción den­tro del equi­po eco­nó­mi­co, y da­do que Ra­joy se ha ne­ga­do a nom­brar un vicepresidente eco­nó­mi­co, car­go que es­tá sien­do ejer­ci­do por él mis­mo pre­si­dien­do la Co­mi­sión De­le­ga­da de Asun­tos Eco­nó­mi­cos, ha te­ni­do que ser la vi­ce­pre­si­den­ta

po­lí­ti­ca, So­ra­ya Sáenz

de San­ta­ma­ría, el gran des­cu­bri­mien­to de es­te Go­bierno, la que in­ten­te po­ner cohe­ren­cia en esa coor­di­na­ción y, so­bre to­do, la que fre­ne el pro­gre­si­vo en­fren­ta­mien­to que se es­tá pro­du­cien­do en­tre el mi­nis­tro de Economía y Com­pe­ti­ti­vi­dad,

Luis de Guin­dos, y el de Ha­cien­da y Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas, Cris­tó­bal Mon­to­ro, cu­yo jue­go pa­re­cer ser rec­ti­fi­car­se el uno al otro, y si es uti­li­zan­do la pren­sa in­ter­na­cio­nal, me­jor. Es, en re­su­men, esa fal­ta de coor­di­na­ción, gra­ves la­gu­nas en la po­lí­ti­ca de co­mu­ni­ca­ción pro­vo­ca­das, so­bre to­do, por la re­sis­ten­cia de Ra­joy a com­pa­re­cer pú­bli­ca­men­te (aun­que tie­ne ta­blas y ex­pe­rien­cia pa­ra en­fren­tar­se con los me­dios), una pre­ci­pi­ta­ción en cier­tos te­mas co­mo el pa­ti­na­zo que ha su­pues­to el in­ten­to fa­lli­do de nom­brar pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to Cer­van­tes al premio No­bel de Li­te­ra­tu­ra Ma­rio Var­gas Llo­sa, y un cier­to mie­do a las con­se­cuen­cias de las re­for­mas es­truc­tu­ra­les que es­tá dan­do la fal­sa im­pre­sión de que se es­tán re­tra­san­do y que ha pro­vo­ca­do la pri­me­ra reac­ción del ex­pre­si­den­te Jo­sé María Az­nar, rom­pien­do esa fal­sa ar­mo­nía que pa­re­cía ha­ber­se es­ta­ble­ci­do con Ra­joy, lo que ha ca­rac­te­ri­za­do es­te pri­mer mes de ate­rri­za­je y de to­ma de con­tac­to con una reali­dad dra­má­ti­ca y con pers­pec­ti­vas de em­peo­rar, se­gún todos los in­for­mes eco­nó­mi­cos y de los ser­vi­cios de es­tu­dios de los gran­des ban­cos y ca­jas de aho­rros.

Los vo­tan­tes del PP no en­tien­den que na­da más ac­ce­der a La Mon­cloa, Ra­joy ha­ya subido el IRPF

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.