Cha­cón vs. Ru­bal­ca­ba, la ba­ta­lla fi­nal

Los equi­pos de los can­di­da­tos pa­ra li­de­rar el PSOE in­ten­si­fi­can las lla­ma­das y ofer­tas pa­ra con­ven­cer a los in­de­ci­sos, un 15% de los de­le­ga­dos, que aún no se han de­ci­di­do por nin­guno.

Tiempo - - ESPAÑA - SILVIA GA­MO sga­mo.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Ya me han lla­ma­do Cha­cón y Ru­bal­ca­ba pa­ra ver qué ha­go y qué ha­cen mis de­le­ga­dos”. Es­ta es la fra­se de un di­ri­gen­te so­cia­lis­ta que re­su­me muy bien las pre­sio­nes y los con­tac­tos de los úl­ti­mos días por par­te de los equi­pos de los dos can­di­da­tos. Unas lla­ma­das que tra­tan de com­pro­me­ter el vo­to de la ma­yo­ría de los de­le­ga­dos po­si­bles pa­ra ha­cer­se con la vic­to­ria.

Car­me Cha­cón, de 39 años, y Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba, de 60, se dispu­tan en Se­vi­lla, los pró­xi­mos días 3, 4 y 5 de fe­bre­ro, la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral del PSOE. Am­bos se jue­gan mu­cho. La pri­me­ra, su fu­tu­ro en po­lí­ti­ca, y el se­gun­do, en pa­la­bras de un di­ri­gen­te so­cia­lis­ta, su ju­bi­la­ción. Cha­cón po­dría pa­sar a la his­to­ria co­mo la pri­me­ra mu­jer al fren­te de uno de los prin­ci­pa­les par­ti­dos de España y dispu­tar la pre­si­den­cia del Go­bierno a los po­pu­la­res en 2015. Pe­ro si pier­de, su ca­rre­ra po­lí­ti­ca que­da­ría trun­ca­da por es­te re­vés, que vie­ne ade­más de los su­yos. El se­gun­do, un hom­bre que lo ha si­do ca­si to­do en po­lí­ti­ca, se jue­ga su nom­bre y su tra­yec­to­ria en bus­ca de un fi­nal fe­liz. Ru­bal­ca­ba, que co­mo can­di­da­to ha ob­te­ni­do los peo­res re­sul­ta­dos de su par­ti­do en de­mo­cra­cia, quie­re de­vol­ver la ale­gría al PSOE y lle­var­lo de nue­vo a la pre­si­den­cia del Go­bierno.

El “no vo­ten con­tra na­die” de Ru­bal­ca­ba a los mi­li­tan­tes va di­ri­gi­do a los enemi­gos del can­di­da­to

El pe­si­mis­mo en el par­ti­do es­tos días es tal que hay quien cree que el PSOE aca­ba­rá con­ver­ti­do en una re­li­quia y no en un par­ti­do de Go­bierno, si si­gue en es­ta de­ri­va. Es mu­cho lo que es­tá en jue­go. Pe­ro no so­lo pa­ra los dos con­ten­dien­tes, tam­bién se la jue­gan los miem­bros de sus equi­pos, quie­nes les apo­yen y el pro­pio PSOE. Los de­le­ga­dos y los se­cre­ta­rios ge­ne­ra­les de las fe­de­ra­cio­nes se jue­gan, al apo­yar a uno u otro, su fu­tu­ro pues­to en el par­ti­do. Si ga­na Ru­bal­ca­ba, quie­nes le han apo­ya­do des­de el pri­mer mo­men­to as­cen­de­rán en el or­ga­ni­gra­ma y su con­fian­za se ve­rá re­com­pen­sa­da con un pues­to den­tro de la Eje­cu­ti­va o ga­ran­ti­zan­do el apo­yo pa­ra su re­lec­ción. No hay que ol­vi­dar que tras el con­gre­so fe­de­ral de Se­vi­lla se ce­le­bra­rán ca­da uno de los con­gre­sos de las fe­de­ra­cio­nes, des­de Cas­ti­lla-la Man­cha has­ta An­da­lu­cía. Pe­ro si pier­den, las po­si­bi­li­da­des de ser al­go en el PSOE se­rán muy li­mi­ta­das. Véa­se el ca­so de Rosa Díez, Ma­til­de Fer­nán­dez, Jo­sé Bono, et­cé­te­ra. Y pa­sa­rá exac­ta­men­te lo mis­mo si ga­na Cha­cón.

Por eso, uno de los lí­de­res que más se jue­ga en es­te con­gre­so es Jo­sé An­to­nio Gri­ñán, pre­si­den­te de la Jun­ta de An­da­lu­cía y can­di­da­to a la re­lec­ción en las pró­xi­mas elec­cio­nes an­da­lu­zas del 25 de mar­zo. Las en­cues­tas dan ven­ce­dor al PP de Ja­vier Are­nas, y Gri­ñán per­de­ría mu­cha cre­di­bi­li­dad si apo­ya­ra pú­bli­ca­men­te a un can­di­da­to que al fi­nal no aca­ba­ra ga­nan­do el con­gre­so. Fuen­tes so­cia­lis­tas creen que el pre­si­den­te an­da­luz apo­ya­rá a Cha­cón, pe­ro ofi­cial­men­te su po­si­ción has­ta aho­ra es neu­tral. La fe­de­ra­ción an­da­lu­za, co­mo mu­chas otras, es­tá di­vi­di­da, ya que los equi­pos de am­bos can­di­da­tos cal­cu­lan que cuen­tan con la mi­tad de es­tos de­le­ga­dos. No hay que ol­vi­dar que la an­da­lu­za es la fe­de­ra­ción que más de­le­ga­dos lle­va (ver recuadro).

Dis­tin­tos mo­ti­vos.

Las ra­zo­nes de unos y otros pa­ra apo­yar a Cha­cón y Ru­bal­ca­ba son di­fe­ren­tes. En­tran en jue­go va­rios fac­to­res: las fi­lias y fo­bias per­so­na­les de ca­da uno de los de­le­ga­dos, la in­fluen­cia de la fe­de­ra­ción a la que per­te­ne­cen, las pers­pec­ti­vas de fu­tu­ro que se ten­gan con ca­da uno de los can­di­da­tos o lo que les pro­me­tan. Ru­bal­ca­ba de­cía es­tos días a los mi­li­tan­tes que “no vo­ten con­tra na­die”. Una con­sig­na que tie­ne más mi­ga de lo que pa­re­ce. En el PSOE hay quien no le gus­ta Ru­bal­ca­ba, aun­que po­cos lo con­fie­san. Sir­va el

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.