A los so­cia­lis­tas les va a ha­cer fal­ta quien guíe al par­ti­do a tra­vés del se­ca­rral pa­ra que no des­fa­llez­ca

Tiempo - - OPINIÓN ESPAÑA -

ver­la, pe­ro ja­más lle­gó a pi­sar­la. Un nue­vo líder se hi­zo car­go a la lle­ga­da.

Más cer­ca y más lai­co el ejem­plo fran­cés. Mar­ti­ne Aubry, su­ce­dien­do a Ho­llan­de pa­ra un ca­mino en la opo­si­ción, y ese par­ti­do sus­pi­ran­do por DSK pa­ra pe­ne­trar en su Pa­les­ti­na, y ese Ho­llan­de ga­nan­do unas pri­ma­rias nun­ca antes ima­gi­na­das.

To­do eso tie­nen an­te sí esos com­pro­mi­sa­rios. Esos de­le­ga­dos que ca­llan por­que no quie­ren es­tar au­sen­tes y te­men apos­tar en voz al­ta por ca­ba­llo per­de­dor. A ellos les in­cum­be por el mo­men­to. A los de­más, que ade­más nos eli­jan un je­fe de la opo­si­ción que sea ca­paz de ha­cer fren­te con cier­ta efec­ti­vi­dad al po­de­río uní­vo­co del otro gran par­ti­do. No se­rá mu­cho pe­dir. Vis­to así, pa­re­ce cla­ro. Su­pon­go que ellos, a la ho­ra de la verdad, lo tendrán tam­bién.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.