No quie­ren so­pa

Aho­ra que gra­cias a In­ter­net to­do el mun­do pue­de ha­cer pú­bli­co lo que es­cri­be, pin­ta, fil­ma o can­ta ha que­da­do cla­ro que los crea­do­res dig­nos de aten­ción son muy po­qui­tos.

Tiempo - - TURNO DE PALABRA -

a to­das las pa­vo­ro­sas tra­ge­dias que des­con­sue­lan nues­tras vi­das –aten­ta­dos te­rro­ris­tas, desas­tres na­va­les, per­sis­ten­tes ham­bru­nas, fa­na­tis­mos re­li­gio­sos, cri­sis eco­nó­mi­ca, et­cé­te­ra– se une aho­ra otra: Wi­ki­pe­dia apa­ga su pá­gi­na. Eso sí, so­lo por un día: en es­ta oca­sión el mal no du­ra cien años sino so­lo 24 ho­ras. La de­vas­ta­do­ra de­ci­sión ha si­do to­ma­da co­mo pro­tes­ta con­tra la SO­PA y la PI­PA, que a pe­sar de sus nom­bres ri­sue­ños pa­ra oí­dos his­pá­ni­cos son las si­glas de dos pro­yec­tos de ley que es­tu­dian co­mi­tés del Con­gre­so y del Se­na­do de Es­ta­dos Uni­dos di­ri­gi­das con­tra la pi­ra­te­ría en In­ter­net y a fa­vor de la pro­tec­ción de la pro­pie­dad in­te­lec­tual.

Por su­pues­to la reac­ción de Wi­ki­pe­dia no es un ges­to ais­la­do y ha si­do

Se di­ce que la le­gis­la­ción per­ju­di­ca­rá la in­no­va­ción en la Red, co­mo si fue­sen los pi­ra­tas quie­nes la im­pul­san

acom­pa­ña­do con más o me­nos ahín­co por Goo­gle, Yahoo, Lin­ke­din y otras com­pa­ñías de In­ter­net. Ha­blan de cen­su­ra, de in­qui­si­ción, de im­pe­dir la in­no­va­ción y la crea­ti­vi­dad en In­ter­net, et­cé­te­ra. Al­gu­nos has­ta bus­can un pa­ra­le­lis­mo con pro­ce­di­mien­tos to­ta­li­ta­rios co­mo los del Go­bierno chino o ira­ní. In­clu­so la Ca­sa Blan­ca ha emi­ti­do un co­mu­ni­ca­do afir­man­do que no apo­ya­rá le­yes que va­yan con­tra la li­ber­tad de ex­pre­sión, et­cé­te­ra. En una pa­la­bra, una su­ble­va­ción en to­da re­gla, pe­ro a la ame­ri­ca­na, se­me­jan­te a la que en España, en tono al­go más cu­tre, se arris­có con­tra la ley Sin­de.

No co­noz­co los de­ta­lles de la SO­PA y la PI­PA, de mo­do que no pue­do se­ña­lar sus de­fec­tos y sus acier­tos, pe­ro en cam­bio gran par­te de lo que bra­man sus ad­ver­sa­rios me sue­na a mú­si­ca co­no­ci­da. Por su­pues­to, ellos de­fien­den la li­ber­tad de ex­pre­sión, tan ame­na­za­da en es­te ca­so co­mo la de los pe­de­ras­tas que in­ter­cam­bian ma­te­rial por­no­grá­fi­co en la Red. Del mis­mo mo­do los ra­te­ros que sus­traen ar­tícu­los en los al­ma­ce­nes po­drían con­si­de­rar que los es­cá­ne­res que les de­la­tan a la puer­ta del es­ta­ble­ci­mien­to son equi­va­len­tes de la San­ta In­qui­si­ción... Otros cla­man que con es­tas le­yes se coar­ta la crea­ti­vi­dad de la Red y so­lo se be­ne­fi­cia con ellas a una pe­que­ña mi­no­ría. Pe­ro es que pre­ci­sa­men­te quie­nes crean y apor­tan con­te­ni­dos a la Red son una mi­no­ría, sa­quea­da por quie­nes no sa­ben crear pe­ro sí ro­bar lo crea­do. Aho­ra que gra­cias a In­ter­net to­do el mun­do pue­de ha­cer pú­bli­co lo que es­cri­be, pin­ta, fil­ma o can­ta ha que­da­do bien cla­ro que los crea­do­res dig­nos de aten­ción y que ha­cen dis­fru­tar son muy po­qui­tos... y ade­más se les cas­ti­ga si quie­ren ren­ta­bi­li­zar su tra­ba­jo. El col­mo: se di­ce que la le­gis­la­ción per­ju­di­ca­rá la in­no­va­ción en la Red, co­mo si fue­sen los pi­ra­tas quie­nes la im­pul­san. En reali­dad los in­no­va­do­res de­fien­den más que na­die sus lo­gros con­tra los imi­ta­do­res, a ve­ces in­clu­so con ex­ce­so de ce­lo: no hay más que ver las opi­nio­nes de Ste­ve Jobs so­bre An­droid, por ejem­plo.

El gran premio del des­pis­te se lo lle­van las al­mas be­llas que pre­di­can la coope­ra­ción gra­tui­ta y de­nun­cian la avi­dez co­mer­cial de los au­to­res. Por­que la pi­ra­te­ría no so­lo es una in­mo­ra­li­dad sino tam­bién un ne­go­cio. Los pro­mo­to­res de Se­ries­yon­kis, uno de los por­ta­les de des­car­gas ile­ga­les más acre­di­ta­dos en España, aca­ban de ven­der su par­te en la em­pre­sa por mi­llo­nes de eu­ros. Em­pe­za­ron con 17 años y se van con 23 sin ha­ber apor­ta­do a la so­cie­dad na­da más que una nue­va for­ma de ex­po­lio ilí­ci­to. Pe­ro se han he­cho ri­cos, los an­ge­li­tos. A ellos tam­po­co les gus­ta­rá la SO­PA, cla­ro, co­mo a Ma­fal­da. Mi consejo a los le­gis­la­do­res: si no quie­ren ta­za, oja­lá les den ta­za y me­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.