Ca­so Ur­dan­ga­rin: el di­ne­ro B y los pa­raí­sos fis­ca­les

Los do­cu­men­tos del su­ma­rio del ca­so Ur­dan­ga­rin des­cri­ben pla­nes pa­ra elu­dir im­pues­tos, ano­ta­cio­nes so­bre di­ne­ro B, fuer­tes gas­tos en com­pra de in­mue­bles y su de­co­ra­ción e im­por­tan­tes can­ti­da­des en ac­cio­nes y fon­dos de in­ver­sión.

Tiempo - - ESPAÑA - JA­VIER OTE­RO jo­te­ro.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Unos apun­tes ma­nus­cri­tos re­fle­jan un plan pa­ra re­ba­jar los be­ne­fi­cios del Ins­ti­tu­to Nóos En una no­ta en la que apa­re­ce una su­ma de 53.700 eu­ros se lee: “Di­ne­ro B, ten­go en ca­ja fuer­te”

La in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial del ca­so Ur­dan­ga­rin, se­gún se com­prue­ba en el su­ma­rio, es­tre­cha el cer­co so­bre el du­que de Pal­ma. Un in­for­me de la Uni­dad de De­lin­cuen­cia Eco­nó­mi­ca de la Po­li­cía in­clui­do en el su­ma­rio ana­li­za las fac­tu­ras ma­ne­ja­das por las em­pre­sas y en­ti­da­des li­ga­das a Iña­ki Ur­dan­ga­rin y su so­cio, Die­go To­rres. El in­for­me se­ña­la que “la ins­ta­la­ción de mo­bi­lia­rio o me­jo­ras en las ins­ta­la­cio­nes del Ins­ti­tu­to Nóos, con el úni­co be­ne­fi­cio pa­ra di­cho Ins­ti­tu­to, no pue­de ser abo­na­do con di­ne­ro pú­bli­co des­ti­na­do a otro ob­je­ti­vo muy di­fe­ren­te”.

Los re­gis­tros po­li­cia­les tam­bién han sa­ca­do a la luz fo­lios ma­nus­cri­tos en los que apa­re­cen es­que­mas so­bre el pa­go de fac­tu­ras en­tre las em­pre­sas y en­ti­da­des in­ves­ti­ga­das. En una de ellas se pue­de leer “ob­je­ti­vo: re­ba­jar en 275.000 be­ne­fi­cios de Nóos Con­sul­to­ría”. En su úl­ti­ma apa­ri­ción an­te los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, el abogado de Iña­ki Ur­dan­ga­rin, ha afir­ma­do que “se han pa­ga­do mu­chí­si­mos im­pues­tos”.

Uno de los do­cu­men­tos más lla­ma­ti­vos es una pe­que­ña ano­ta­ción en la que apa­re­ce: “Di­ne­ro B. Ten­go en ca­ja fuer­te” y una su­ma por una can­ti­dad de 53.100 eu­ros. En otra su­ma si­tua­da al la­do en la mis­ma no­ta apa­re­cen can­ti­da­des co­mo, por ejem­plo, 7.710 jun­to a la pa­la­bra “cru­ce­ro”. De­ba­jo de es­tas no­tas ma­nus­cri­tas se des­cu­bre, por otra par­te, un pre­su­pues­to de 10.513 eu­ros so­bre el equi­pa­mien­to de al­gún in­mue­ble que in­clu­ye en­ci­me­ras de co­ci­na de 5.273 eu­ros o va­rios ar­ma­rios cu­yo pre­cio lle­ga a al­can­zar los 3.872 eu­ros. En su de­cla­ra­ción an­te la po­li­cía, el so­cio de Ur­dan­ga­rin, Die­go To­rres, no re­co­no­ce la le­tra co­mo su­ya y aña­de que, en to­do ca­so, ese di­ne­ro B “en nin­gún ca­so se re­fie­re a di­ne­ro ne­gro”.

Una de las lí­neas de in­ves­ti­ga­ción más im­por­tan­tes se re­fie­re a la ca­na­li­za­ción de fon­dos ha­cia pa­raí­sos fis­ca­les. Un co­rreo en­tre el des­pa­cho Brax­ton, que ase­so­ra so­bre las so­cie­da­des en el ex­te­rior, pro­po­ne un pre­su­pues­to “pa­ra una es­truc­tu­ra so­cie­ta­ria for­ma­da de una so­cie­dad de Be­li­ce que sea ac­cio­nis­ta de una UK” (Reino Uni­do). A con­ti­nua­ción ofre­ce “has­ta cin­co es­truc­tu­ras, el pre­cio por ca­da es­truc­tu­ra es de 12.000 eu­ros”. Las ano­ta­cio­nes a mano cal­cu­lan un pre­cio que pue­de lle­gar a más de 60.000 eu­ros so­lo en es­tas so­cie­da­des.

En otro in­for­me, es­ta vez de la Agen­cia Tri­bu­ta­ria, se ana­li­zan los in­gre­sos y gas­tos de las so­cie­da­des. En es­ta in­ves­ti­ga­ción se des­cu­bren im­por­tan­tes flu­jos de di­ne­ro en­tre el Ins­ti­tu­to Nóos y so­cie­da­des co­mo Nóos Con­sul­to­ría que, a su vez, van a pa­rar a otras em­pre­sas co­mo Ai­zoon, aun­que tam­bién hay can­ti­da­des im­por­tan­tes que se gas­tan en clu­bes náu­ti­cos. En al­guno de es­tos ejer­ci­cios fis­ca­les, co­mo el de 2004, Nóos Con­sul­to­ría se gas­tó 34.800 eu­ros en el Club de Ve­la Bo­reas. Más ade­lan­te se de­ja­rá otros 47.000 eu­ros en el mis­mo club. Tam­bién ins­cri­bió gas­tos de 175.000 eu­ros a nom­bre de Ai­zoon, la so­cie­dad par­ti­ci­pa­da por Iña­ki Ur­dan­ga­rin y la in­fan­ta Cris­ti­na.

En es­te aná­li­sis tam­bién se pue­de com­pro­bar otra fuen­te de in­gre­sos de Ur­dan­ga­rin: las re­tri­bu­cio­nes que re­ci­be co­mo em­plea­do de es­tas so­cie­da­des, que ade­más se in­cre­men­tan sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te con el pa­so de los años. Ur­dan­ga­rin co­bró de Nóos Con­sul­to­ría 36.000 eu­ros en el año 2004 y al año si­guien­te esa can­ti­dad ya era de 54.800 eu­ros que se su­man a los in­gre­sos de los que se be­ne­fi­cia­ba su so­cie­dad Ai­zoon.

Las so­cie­da­des ana­li­za­das van ad­qui­rien­do in­mue­bles, co­mo tres fin­cas en Pal­ma de Ma­llor­ca en la ca­lle Mar­qués de Fuen­san­ta, otros dos pi­sos en la ur­ba­ni­za­ción El Encinar Nor­te o dos vi­vien­das más en la ca­lle Pe­dre­ra.

En­tra­das de “in­vi­si­bles”.

En el año 2005, en que el Ins­ti­tu­to Nóos or­ga­ni­za los con­gre­sos en Va­len­cia y Ba­lea­res, es­ta en­ti­dad pa­ga 1.218.000 eu­ros a Nóos Con­sul­to­ría y 556.330 eu­ros a la so­cie­dad Ai­zoon. La Agen­cia Tri­bu­ta­ria tam­bién des­cu­bre la en­tra­da de can­ti­da­des de di­ne­ro en esas en­ti­da­des y so­cie­da­des des­de el ex­te­rior, sin que se co­noz­ca quién or­de­na el in­gre­so. Así por ejem­plo, sa­ca a la luz que en 2005 el Ins­ti­tu­to Nóos “tie­ne unas en­tra­das de in­vi­si­bles pro­ce­den­tes de Fran­cia por im­por­te de 87.000 eu­ros”.

En 2005 el fis­co des­ta­ca que la em­pre­sa Ai­zoon, del du­que de Pal­ma y la in­fan­ta Cris­ti­na, re­ci­be más de 600.000 eu­ros del Ins­ti­tu­to Nóos y de Nóos Con­sul­to­ría y se gas­ta unos 400.000 eu­ros en mue­bles, obras, car­pin­te­ría y cris­ta­le­ría. La Agen­cia Tri­bu­ta­ria tam­bién tie­ne cons­tan­cia de que Ai­zoon pa­gó un vi­sa­do del co­le­gio de ar­qui­tec­tos por 198.983 eu­ros por una obra en la lu­jo­sa man­sión del ba­rrio de Pe­dral­bes en Bar­ce­lo­na. Los ins­pec­to­res de Ha­cien­da des­ta­can que en

2006 la so­cie­dad Ai­zoon de­di­có el 72% de sus gas­tos a “ta­pi­ce­ría, obras de ar­te, electrodomésticos”. La Agen­cia Tri­bu­ta­ria si­gue los pa­sos de Ur­dan­ga­rin en ade­lan­te y des­ta­ca que en 2008 apa­re­ce jun­to a su so­cio Die­go To­rres en la Fundación Are­té. Aquí se­ña­la que “es­to es to­tal­men­te con­tra­dic­to­rio a las dispu­tas que, se­gún el re­pre­sen­tan­te au­to­ri­za­do del Ins­ti­tu­to Nóos, te­nían en­tre am­bos”.

La po­li­cía des­ta­pa tam­bién ano­ta­cio­nes en do­cu­men­tos in­cau­ta­dos en re­gis­tros rea­li­za­dos el pa­sa­do mes de di­ciem­bre en los que se des­cri­be el “me­ca­nis­mo de co­bros”, se­gún el cual la so­cie­dad bri­tá­ni­ca De Goes for Sta­kehol­der Ltd. in­gre­sa can­ti­da­des que se mue­ven en­tre Lon­dres, Luxemburgo y Be­li­ce. Una ano­ta­ción de es­te do­cu­men­to se­ña­la que “por ven­ta­ni­lla se sa­ca y se in­gre­sa en c.c. (cuenta co­rrien­te) per­so­nal”. Más ade­lan­te se pue­de leer en otra ano­ta­ción: “Co­mu­ni­car que IU po­dría fac­tu­rar des­de De Goes y co­brar lue­go fue­ra...”. IU son las ini­cia­les que la po­li­cía ma­ne­ja co­mo co­rres­pon­dien­tes a Iña­ki Ur­dan­ga­rin.

Fon­dos de in­ver­sión.

Igual­men­te la in­ves­ti­ga­ción des­ta­pa que Ai­zoon rea­li­za com­pras de ac­cio­nes de Te­le­fó­ni­ca, Rep­sol, Ace­ri­nox y BBVA por unos 100.000 eu­ros o ad­quie­re par­ti­ci­pa­cio­nes en fon­dos de in­ver­sión por unos 226.000 eu­ros. Igual­men­te es des­ta­ca­ble el aná­li­sis que se rea­li­za de las cuen­tas ban­ca­rias de Die­go To­rres. En el ejer­ci­cio 2007 ca­na­li­zó un to­tal de 420.000 eu­ros ha­cia el Reino Uni­do.

En­tre la do­cu­men­ta­ción del su­ma­rio tam­bién se en­cuen­tra un in­for­me del fis­cal Pe­dro Ho­rrach al juez del pa­sa­do mes de no­viem­bre en el que in­ci­de so­bre una de las cla­ves del ca­so. Ho­rrach con­si­de­ra que el Ins­ti­tu­to Nóos fue ad­ju­di­ca­ta­rio de in­gen­tes can­ti­da­des de di­ne­ro pú­bli­co “elu­dien­do de for­ma ilí­ci­ta la apli­ca­ción de la ley de con­tra­tos de la Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca me­dian­te el uso frau­du­len­to de la fi­gu­ra del con­ve­nio de co­la­bo­ra­ción”. Es­ta fi­gu­ra es la cla­ve del ca­so. La de­fen­sa del ex­pre­si­den­te de Ba­lea­res Jau­me Matas con­si­de­ra com­ple­ta­men­te le­gal es­ta fór­mu­la, o la más ade­cua­da, so­bre to­do en el ca­so en el que se rea­li­za un con­ve­nio con una en­ti­dad li­ga­da al Go­bierno ba­lear, pe­ro que es una fundación (la Fundación Illes­port). Aun así, la Fis­ca­lía sub­ra­ya en al­gu­nos con­tra­tos que se rea­li­za­ron “sin ha­ber­se ini­cia­do ex­pe­dien­te ad­mi­nis­tra­ti­vo al­guno”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.