El mi­nis­tro que no se arre­dra an­te na­die

Jo­sé Manuel García-mar­ga­llo, una de las sor­pre­sas del Go­bierno de Ma­riano Ra­joy, ha asom­bra­do en su pri­mer mes de tra­ba­jo al fren­te del Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res al im­po­ner sus te­sis or­ga­ni­za­ti­vas y de nom­bra­mien­tos tan­to a Mon­cloa co­mo a FAES.

Tiempo - - ESPAÑA - AN­TO­NIO RO­DRÍ­GUEZ

La lla­ma­da que re­ci­bió fue una de las úl­ti­mas que hi­zo Ma­riano Ra­joy antes de anun­ciar su equi­po de mi­nis­tros el 21 de di­ciem­bre. Jo­sé Manuel Gar­cíaMar­ga­llo no era la pri­me­ra op­ción del pre­si­den­te del Go­bierno pa­ra di­ri­gir el Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res y Coope­ra­ción, pe­ro a la ho­ra de la verdad, su fiel ami­go no le de­frau­dó cuan­do le pro­pu­so di­ri­gir la di­plo­ma­cia es­pa­ño­la.

“Me de­ja­ré el al­ma si es ne­ce­sa­rio”, le di­jo a Ra­joy tras acep­tar el pues­to y agra­de­cer la con­fian­za de­po­si­ta­da en él es­te ve­te­rano eu­ro­dipu­tado (des­de 1994 lle­va­ba en Es­tras­bur­go) que vi­vió en sus pro­pias car­nes las ale­grías de la Tran­si­ción y los sin­sa­bo­res del 23-F, y que ca­mino de los 68 años de edad ha cum­pli­do el sue­ño de to­do po­lí­ti­co, sen­tar­se en la me­sa del Consejo de Mi­nis­tros.

El día que re­ci­bió la car­te­ra de titular de Ex­te­rio­res de ma­nos de su pre­de­ce­so­ra, Tri­ni­dad Ji­mé­nez, Mar­ga­llo con­fe­só en uno de los pa­tios in­te­rio­res del pa­la­cio de San­ta Cruz, la se­de em­ble­má­ti­ca del Mi­nis­te­rio en el cen­tro de Ma­drid, que ne­ce­si­ta­ba tiem­po pa­ra con­fec­cio­nar su equi­po, que no co­no­cía ni si­quie­ra su des­pa­cho ni dón­de es­ta­ba el ba­ño.

Con­ci­liá­bu­los el día de su lle­ga­da.

Fue un ate­rri­za­je de im­pro­vi­so y, sin em­bar­go, mu­chos de los di­plo­má­ti­cos e in­vi­ta­dos allí pre­sen­tes ya ha­bla­ban en con­ci­liá­bu­los del nue­vo or­ga­ni­gra­ma del de­par­ta­men­to: que si el área de Coope­ra­ción pa­sa­ría a de­pen­der de la Se­cre­ta­ria de Es­ta­do de Ex­te­rio­res; que si Ibe­roa­mé­ri­ca re­cu­pe­ra­ría su pre­emi­nen­cia con una se­cre­ta­ría pro­pia, lim­pia de pol­vo y pa­ja por ex­pre­so de­seo de Ra­joy; que si la Ofi­ci­na de In­for­ma­ción Di­plo­má­ti­ca (OID) re­cu­pe­ra­ría su nom­bre y la co­mu­ni­ca­ción vol­ve­ría a es­tar di­ri­gi­da por un di­plo­má­ti­co, y así un lar­go et­cé­te­ra.

La es­truc­tu­ra de Ex­te­rio­res pa­re­cía co­ci­na­da tan­to des­de Mon­cloa, don­de la in­fluen­cia del je­fe de Ga­bi­ne­te de Ra­joy, el di­plo­má­ti­co Jorge Mo­ra­gas, es in­ne­ga­ble, co­mo des­de la Fundación de Aná­li­sis y Es­tu­dios So­cia­les (FAES), don­de la som­bra de su di­rec­tor del área in­ter­na­cio­nal y mano de­re­cha de Jo­sé María Az­nar, Alberto Carnero, es muy alar­ga­da. Sin em­bar­go, Mar­ga­llo no se arre­dró an­te las su­ge­ren­cias de am­bos cen­tros de po­der y, al fi­nal, se ha sa­li­do con la su­ya.

Pri­me­ro eli­gió co­mo je­fe de Ga­bi­ne­te a Juan Sell, el mis­mo di­plo­má­ti­co que ha­bía te­ni­do Ji­mé­nez, lo que fue vis­to en San­ta Cruz co­mo una mues­tra de que no ve­nía con áni­mo de cor­tar cabezas a dies­tro y si­nies­tro. Lue­go mo­di­fi­có el pri­mer Bo­le­tín Ofi­cial del Es­ta­do (BOE) de la era del PP pa­ra unir Ibe­roa­mé­ri­ca con Coope­ra­ción, y si bien re­cu­pe­ró el nom­bre de la OID, di­vi­dió en dos el área de co­mu­ni­ca­ción. De la por­ta­vo­cía se en­car­ga­rá una di­plo­má­ti­ca, Ce­ci­lia Yus­te, mien­tras que María Cla­ver, una pe­rio­dis­ta con am­plios co­no­ci­mien­tos eco­nó­mi­cos, di­ri­gi­rá la nue­va Di­rec­ción Ge­ne­ral de Me­dios y Di­plo­ma­cia Pú­bli­ca. Con ello, pro­te­ge a es­ta úl­ti­ma del os­tra­cis­mo al que se vie­ron arras­tra­dos

La es­truc­tu­ra de Ex­te­rio­res es­ta­ba co­ci­na­da des­de Mon­cloa, pe­ro Mar­ga­llo im­pu­so su pro­pio cri­te­rio Cul­tu­ra in­ten­tó apro­ve­char su bi­so­ñez co­mo mi­nis­tro pa­ra arre­ba­tar el Ins­ti­tu­to Cer­van­tes a Ex­te­rio­res

siem­pre los ase­so­res de pren­sa que han pa­sa­do por el Mi­nis­te­rio por cul­pa de los re­ce­los de los di­plo­má­ti­cos.

En cuan­to al res­to de nom­bra­mien­tos, nin­guno apa­re­cía en las qui­nie­las sal­vo el del se­cre­ta­rio de Es­ta­do pa­ra la UE, el eu­ro­dipu­tado Íñi­go Mén­dez de Vi­go. Co­mo nú­me­ro dos se es­pe­cu­ló con Fran­cis­co Mi­llán, el cu­ña­do di­plo­má­ti­co de Ra­joy, pe­ro su con­di­ción tam­bién de eu­ro­par­la­men­ta­rio ju­gó en su con­tra.

El ele­gi­do fi­nal­men­te ha si­do Gon­za­lo de Be­ni­to, je­fe de Ga­bi­ne­te de Jo­sep Pi­qué y que aho­ra es­ta­ba de em­ba­ja­dor en los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, un país con mu­chas po­si­bi­li­da­des pa­ra las em­pre­sas es­pa­ño­las, pe­ro su nom­bra­mien­to fue uno de los úl­ti­mos lle­va­dos al Consejo de Mi­nis­tros. ¿El mo­ti­vo? Las pre­sio­nes del PP y FAES pa­ra co­lo­car a uno de sus hom­bres, ca­so de Eduardo Gu­tié­rrez, mano de­re­cha de Mo­ra­gas en Gé­no­va, o el ci­ta­do Carnero. Al fi­nal, Mar­ga­llo im­pu­so su cri­te­rio.

Al­go pa­re­ci­do su­ce­dió en el área de Ibe­roa­mé­ri­ca y Coope­ra­ción. Los can­di­da­tos que so­na­ban con más fuer­za pa­ra el pues­to de se­cre­ta­rio de Es­ta­do eran Fer­nan­do Vi­lla­lon­ga o el pro­pio Gu­tié­rrez, que ya ha­bía si­do di­rec­tor ge­ne­ral pa­ra Ibe­roa­mé­ri­ca en la épo­ca de Az­nar, pe­ro el mi­nis­tro se de­can­tó por Je­sús Gra­cia, un di­plo­má­ti­co sin car­né de par­ti­do que des­de 2004 pur­ga­ba en la le­ga­ción de Bue­nas Ai­res su pe­ca­do de ha­ber si­do em­ba­ja­dor en Cu­ba en la con­vul­sa le­gis­la­tu­ra 2000-2004, que ter­mi­nó con la con­ge­la­ción de re­la­cio­nes en­tre la España de Az­nar y la Cu­ba de los her­ma­nos Cas­tro.

Un ejem­plo muy cla­ro de que más de uno se ha que­ri­do apro­ve­char de la bi­so­ñez de Mar­ga­llo co­mo mi­nis­tro ha si­do el in­ten­to de Cul­tu­ra por ha­cer­se con la red de cen­tros del Ins­ti­tu­to Cer­van­tes. Es­ta es una ba­ta­lla que se arras­tra des­de los tiem­pos de Mi­guel Án­gel Mo­ra­ti­nos

y Cé­sar An­to­nio Mo­li­na, y el nue­vo se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Cul­tu­ra, Jo­sé María Lasa­lle, pi­dió es­ta ce­sión a Mon­cloa pa­ra com­pen­sar la des­apa­ri­ción co­mo tal de es­te Mi­nis­te­rio. El titular de Ex­te­rio­res no dio su bra­zo a tor­cer y en la to­ma de po­se­sión de Gra­cia y otros al­tos car­gos de su de­par­ta­men­to, el 9 de enero, ya de­jó cla­ro que una de sus prio­ri­da­des era im­pul­sar el Cer­van­tes. De es­ta for­ma con­si­guió pa­rar el pri­mer el gol­pe.

In­ter­na­cio­na­li­za­ción de em­pre­sas.

Mar­ga­llo ha des­ta­ca­do en es­te pri­mer mes de Go­bierno por su hi­per­ac­ti­vi­dad: ha con­ven­ci­do a todos sus an­te­ce­so­res pa­ra que con­sen­súen las di­rec­tri­ces de la an­sia­da re­for­ma del ser­vi­cio ex­te­rior, y des­de Riad, don­de el 14 de enero pre­si­dió jun­to a la mi­nis­tra de Fo­men­to, Ana Pas­tor, la fir­ma del con­tra­to del AVE del

de­sier­to con las au­to­ri­da­des sau­díes, anun­ció una ci­ta con di­rec­ti­vos de 23 gran­des em­pre­sas es­pa­ño­las pa­ra po­ten­ciar su in­ter­na­cio­na­li­za­ción y la bús­que­da de opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio en el ex­te­rior, con­ven­ci­do de que es­te sec­tor es uno de los po­cos que re­sis­te a la cri­sis en España. Sor­pren­dió la au­sen­cia de In­di­tex, el pri­mer gru­po tex­til mun­dial por ven­tas y que ob­tie­ne el 74% de su fac­tu­ra­ción en el ex­tran­je­ro, pe­ro Mar­ga­llo no tuvo in­con­ve­nien­te en re­co­no­cer el fa­llo e in­vi­tó al gru­po de Aman­cio Or­te­ga a la reunión de es­ta se­ma­na.

Su ma­yor éxi­to ha si­do lo­grar la li­be­ra­ción del em­pre­sa­rio y pe­rio­dis­ta Se­bas­tián Mar­tí­nez en Cu­ba, así co­mo re­cu­pe­rar del ol­vi­do la reclamación del Pe­ñón de la for­ma más cu­rio­sa, sa­lu­dan­do a un eu­ro­dipu­tado bri­tá­ni­co al gri­to de “Gi­bral­tar es­pa­ñol”. Ya lle­ga­rán tiem­pos peo­res, co­mo cuan­do lle­ve a la prác­ti­ca la re­duc­ción de em­ba­ja­das y consulados co­mo me­di­da de aho­rro, pe­ro por el mo­men­to Mar­ga­llo ha asu­mi­do con ím­pe­tu el en­car­go de Ra­joy.

37

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.