La jo­ya es­pa­ño­la del du­que de West­mins­ter

La fin­ca en la que ca­za­ron re­cien­te­men­te los hi­jos del prín­ci­pe de Ga­les en Ciu­dad Real es uno de los te­so­ros del ma­yor te­rra­te­nien­te bri­tá­ni­co, el du­que de West­mins­ter.

Tiempo - - ESPAÑA - JA­VIER OTE­RO jo­te­ro.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

ge­rald ca­ven­dish gros­ve­nor, sex­to du­que de West­mins­ter, ha si­do el an­fi­trión de los hi­jos del prín­ci­pe de Ga­les, Car­los, Guillermo y En­ri­que, en la fin­ca La Gar­gan­ta, en Ciu­dad Real. El du­que de West­mins­ter, una de los ha­bi­tua­les en­tre las ma­yo­res for­tu­nas del mun­do, se­gún la re­vis­ta For­bes, y con­si­de­ra­do por la mis­ma co­mo la ter­ce­ra for­tu­na mun­dial del sec­tor in­mo­bi­lia­rio, es­tá con­si­de­ra­do el ma­yor te­rra­te­nien­te bri­tá­ni­co. Pe­ro sus in­tere­ses so­bre la tie­rra han ate­rri­za­do tam­bién en España.

La due­ña de la fin­ca La Gar­gan­ta es la so­cie­dad Vi­lla­mag­na S.A. que la man­tie­ne en al­qui­ler. El du­que de West­mins­ter, cu­ya for­tu­na as­cien­de a 13.000 mi­llo­nes de dó­la­res (10.000 mi­llo­nes de eu­ros) se­gún el ci­ta­do ran­quin de For­bes, pre-

El du­que de West­mins­ter ha pa­ga­do un al­qui­ler anual de ca­si tres mi­llo­nes de eu­ros des­de el año 2001

sen­ta La Gar­gan­ta den­tro de sus prin­ci­pa­les po­se­sio­nes, jun­to con sus gran­des la­ti­fun­dios en el Reino Uni­do. Pa­ra es­te te­rra­te­nien­te, la fin­ca es­pa­ño­la des­ta­ca por sus va­lo­res me­dioam­bien­ta­les. La Gar­gan­ta se in­cor­po­ró a su car­te­ra de prin­ci­pa­les pro­pie­da­des en el año 2001. Sin em­bar­go, la ges­tión de la fin­ca ha si­do con­tes­ta­da por gru­pos eco­lo­gis­tas y ve­ci­nos de los al­re­de­do­res, tan­to por asun­tos re­la­cio­na­dos con va­llas ci­ne­gé­ti­cas co­mo con el cor­te de ca­mi­nos. Las ac­ti­vi­da­des de ca­za de los hi­jos del prín­ci­pe Car­los, quie­nes fue­ron acu­sa­dos en una vi­si­ta an­te­rior de ha­ber ca­za­do ani­ma­les pro­te­gi­dos, tam­bién han cau­sa­do po­lé­mi­ca en el Reino Uni­do. La fin­ca fue an­te­rior­men­te pro­pie­dad del du­que de Ba­vie­ra. El rey Juan Car­los ha si­do un vi­si­tan­te asi­duo de la fin­ca pa­ra ir de ca­za.

La so­cie­dad Vi­lla­mag­na, pro­pie­ta­ria de la fin­ca, man­tu­vo un con­tra­to de arren­da­mien­to de la fin­ca, uno de los ma­yo­res co­tos de ca­za de España, des­de el 10 de di­ciem­bre de 2001. El con­tra­to te­nía una du­ra­ción de diez años, por lo que aca­ba de ex­pi­rar ha­ce me­nos de dos me­ses. El pre­cio de es­te al­qui­ler era de 2,9 mi­llo­nes de eu­ros al año, con lo que ha su­pues­to un des­em­bol­so en es­tos diez años de unos 30 mi­llo­nes de eu­ros. A pe­sar de eso, la em­pre­sa ob­tu­vo pér­di­das en los úl­ti­mos ejer­ci­cios, que lle­ga­ron a los 1,2 mi­llo­nes de eu­ros en el año 2010.

En la an­te­rior vi­si­ta de los hi­jos del prín­ci­pe Car­los, el pre­si­den­te de la Li­ga Bri­tá­ni­ca con­tra los De­por­tes Crue­les les acu­só de ma­tar ani­ma­les en pe­li­gro de ex­tin­ción. En la fin­ca hay lin­ces, ci­güe­ñas negras, águilas im­pe­ria­les y lo­bos. La va­llas de más de dos me­tros de al­tu­ra que no de­jan pa­sar a los ani­ma­les y las de­nun­cias so­bre el uso de ce­bos pa­ra aca­bar con los de­pre­da­do­res de las pie­zas de ca­za han acom­pa­ña­do en el pa­sa­do a es­ta fin­ca. De la mis­ma for­ma se sue­le ci­tar que so­lo uno de sus tre­ce ca­mi­nos es­tá abier­to y que los guar­das es­col­tan re­li­gio­sa­men­te a quie­nes se aden­tran en la fin­ca a tra­vés de él. Un car­tel prohí­be pa­rar­se en el ca­mino abier­to.

El co­to más gran­de.

El du­que de West­mins­ter des­ta­ca que, des­de que dis­fru­ta de La Gar­gan­ta, la fin­ca ha si­do re­co­no­ci­da con el premio Be­llaeu­ro­pa por la ex­ce­len­cia en la ges­tión me­dioam­bien­tal y pre­su­me de que es “de los po­cos lu­ga­res en Eu­ro­pa don­de se pue­den en­con­trar ra­ras es­pe­cies, co­mo la cigüeña ne­gra o el águi­la im­pe­rial”. Tam­bién se jac­ta de los ve­na­dos de sus fin­cas que, a di­fe­ren­cia de los de la ma­yo­ría de los co­tos de ca­za es­pa­ño­les, no es­tán ali­men­ta­dos ar­ti­fi­cial­men­te. En sus te­rre­nos pue­den en­con­trar­se otras es­pe­cies de ca­za co­mo el ja­ba­lí. En sus 15.000 hec­tá­reas se le­van­ta Pe­ña Ro­dri­go, la mon­ta­ña en la que, se­gún la le­yen­da, el rey Ro­dri­go se la­men­tó de la pér­di­da de su te­rri­to­rio fren­te a los ára­bes.

En cual­quier ca­so, es­te in­men­so co­to de ca­za, con sus 15.000 hec­tá­reas, es mu­cho más gran­de que cual­quie­ra de los que tie­nen las prin­ci­pa­les for­tu­nas es­pa­ño­las en la mis­ma zo­na. Des­de la fa­mi­lia Bo­tín a los Al­ber­tos to­do aquel que es al­guien en los ne­go­cios en España tie­ne en Ciu­dad Real y en con­cre­to, en el Va­lle de la Al­cu­dia, enor­mes fin­cas, pe­ro las más gran­des an­dan por las 4.000 hec­tá­reas.

Aun­que la ac­ti­vi­dad prin­ci­pal es el al­qui­ler del co­to de ca­za, la so­cie­dad Vi­lla­mag­na ha co­bra­do re­li­gio­sa­men­te sub­ven­cio­nes agrí­co­las de cer­ca de 200.000 eu­ros anua­les. Los cul­ti­vos her­bá­ceos y de oli­var son los que se pro­du­cen en la fin­ca, aun­que las úl­ti­mas re­for­mas de la Po­lí­ti­ca Agrí­co­la Eu­ro­pea (PAC) per­mi­ten co­brar las sub­ven­cio­nes sin cul­ti­var la tie­rra, so­lo en fun­ción de las can­ti­da­des re­ci­bi­das en ejer­ci­cios an­te­rio­res.

La­ti­fun­dio. En­tra­da de la fin­ca La Gar­gan­ta. En la fo­to pe­que­ña, el du­que de West­mins­ter.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.