Dón­de se mu­dan los pa­ra­dos

Tra­di­cio­na­les po­los de atrac­ción pa­ra los tra­ba­ja­do­res co­mo Ba­lea­res, Málaga, Va­len­cia o Cas­te­llón han de­ja­do de ser­lo de­bi­do a las cri­sis. La re­ce­sión ha pro­vo­ca­do que los des­em­plea­dos de las pro­vin­cias con más pa­ro se tras­la­den a Ma­drid o Bar­ce­lo­na.

Tiempo - - ESPAÑA - JA­VIER OTE­RO jo­te­ro.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

El pa­ro lle­ga a sus ni­ve­les má­xi­mos con la cri­sis eco­nó­mi­ca y ron­da los cin­co mi­llo­nes de des­em­plea­dos, se­gún la En­cues­ta de Po­bla­ción Ac­ti­va ( EPA). ¿ Dón­de van a bus­car tra­ba­jo? Ma­drid y Bar­ce­lo­na son los gran­des po­los de atrac­ción. Los nú­cleos que atraían tra­ba­ja­do­res en los años de bo­nan­za eco­nó­mi­ca, o bien lo si­guen ha­cien­do pe­ro mu­cho me­nos, co­mo es el ca­so de Málaga, o bien han de­ja­do to­tal­men­te de ser un des­tino atrac­ti­vo, co­mo les ha ocu­rri­do a pro­vin­cias co­mo Cas­te­llón.

En aque­llos lu­ga­res don­de más se ce­ba la cri­sis los pa­ra­dos se tras­la­dan a Ma­drid y Bar­ce­lo­na a pro­bar suer­te, se­gún cuen­tan quie­nes co­no­cen el pro­ble­ma del des­em­pleo en ciu­da­des co­mo Bar­ba­te, en la pro­vin­cia de Cá­diz. Los da­tos del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca ( INE) so­bre mo­vi­mien­tos mi­gra­to­rios den­tro de España lo cer­ti­fi­can. Bar­ba­te es una de las ciu­da­des con más pa­ro de España. El de­cli­ve de la in­dus­tria pes­que­ra ha cul­mi­na­do con la de­ci­sión de Bru­se­las de no pro­rro­gar el acuer­do pes­que­ro con Ma­rrue­cos. Pe­ro, co­mo en otros lu­ga­res que pa­de­cen el mis­mo dra­ma del des­em­pleo, mu­chos vuel­ven de la cons­truc­ción o la hos­te­le­ría en Málaga o Alicante. Bus­can el re­fu­gio en su fa­mi­lia de ori­gen. Las ofer­tas de empleo que lle­gan a Bar­ba­te son so­bre to­do de per­so­nal cua­li­fi­ca­do, y la ma­yo­ría de los pa­ra­dos no tie­ne cua­li­fi­ca­ción. Así que los pa­ra­dos van a pro­bar suer­te a las gran­des ca­pi­ta­les co­mo Bar­ce­lo­na o Ma­drid. Van y vie­nen, si no pros­pe­ran sus in­ten­cio­nes. To­da­vía lo in­ten­tan en Málaga, pe­ro aque­llo “es­tá muer­to”, en ex­pre­sión de los que han vi­vi­do la ex­pe­rien­cia. Sin em­bar­go, las pro­vin­cias con me­nos pa­ro, Na­va­rra y las del País Vas­co, que tie­nen al­go más del 10% de des­em­pleo fren­te al 35% de pro­vin­cias co­mo Al­me­ría, inex­pli­ca­ble­men­te no son un des­tino ma­si­vo pa­ra los pa­ra­dos. Ma­drid y Bar­ce­lo­na, que son los des­ti­nos que más eli­gen los ha­bi­tan­tes de las pro­vin­cias con más pa­ro, tie­nen una ta­sa de des­em­pleo del 17% y 20% res­pec­ti­va­men­te.

En la pro­vin­cia es­pa­ño­la con más pa­ro, Al­me­ría, ha cre­ci­do un 21% el nú­me­ro de per­so­nas que se mar­chan a los des­ti­nos ha­bi­tua­les si se com­pa­ran las ci­fras de antes de la cri­sis (año 2006) con las úl­ti­mas dis­po­ni­bles de la es­ta­dís­ti­ca de va­ria­cio­nes re­si­den­cia­les del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca, unos da­tos pa­ra ana­li­zar las mi­gra­cio­nes en­tre pro­vin­cias es­pa­ño­las. En las an­da-

lu­zas se com­prue­ba que aun­que si­guen bus­can­do for­tu­na en pro­vin­cias co­mo Ba­lea­res, Alicante o Va­len­cia, ya se van a es­tas me­nos que antes de la cri­sis.

Hui­da a Ma­drid y Bar­ce­lo­na.

Bar­ce­lo­na es una de las pro­vin­cias a las que se mu­dan más es­pa­ño­les. Pe­ro con la cri­sis al­gu­nas ci­fras lla­man la aten­ción. El nú­me­ro de ve­ci­nos de Ba­lea­res que se tras­la­dan a la ca­pi­tal ca­ta­la­na ha au­men­ta­do un 45% res­pec­to al año 2006. Tam­bién lla­ma la aten­ción el in­cre­men­to de un 38% más de va­len­cia­nos que se van aho­ra a la pro­vin­cia de Bar­ce­lo­na res­pec­to al año 2006. Aun­que las pro­vin­cias de al­re­de­dor de Bar­ce­lo­na es­tán en­tre las pri­me­ras que le en­vían ve­ci­nos, son otras más le­ja­nas las que in­cre­men­tan en ma­yor por­cen­ta­je sus emi­gran­tes a la ca­pi­tal ca­ta­la­na.

Al­go dis­tin­to pa­sa en Ma­drid, don­de la pro­vin­cia que in­cre­men­ta en ma­yor por­cen­ta­je sus cam­bios de re­si­den­cia a la ca­pi­tal de España es To­le­do, has­ta al­can­zar un 44% más que antes de la cri­sis, lo que la si­gue man­te­nien­do co­mo la pri­me­ra pro­vin­cia en nú­me­ro ab­so­lu­to de cam­bios de do­mi­ci­lio ha­cia Ma­drid. Pe­ro va­len­cia­nos y ma­la­gue- ños, que antes de la cri­sis no es­ta­ban en­tre los que más emi­gra­ban a Ma­drid, aho­ra sí se en­cuen­tran en es­te sex­te­to de ca­be­za.

El des­em­pleo se ce­ba es­pe­cial­men­te en An­da­lu­cía, sie­te de sus ocho pro­vin­cias tie­nen una ta­sa de pa­ro, se­gún la En­cues­ta de Po­bla­ción Ac­ti­va, su­pe­rior al 30%. Al­me­ría es la que tie­ne una ci­fra de pa­ro más al­ta, con el 35% de su po­bla­ción ac­ti­va. En­tre las pro­vin­cias con ma­yor pa­ro, co­mo Al­me­ría, se pue­de com­pro­bar que aho­ra hu­yen más ve­ci­nos del des­em­pleo ha­cia Bar­ce­lo­na y Ma­drid, ya que los cam­bios de re­si­den­cia se in­cre­men­tan ha­cia esas pro­vin­cias un 37% y un 46% res­pec­ti­va­men­te. Al­go si­mi­lar ocu­rre en otras pro­vin­cias an­da­lu­zas, aun­que con un in­cre­men­to me­nos acu­sa­do que en Al­me­ría. Asi­mis­mo des­ta­ca que Se­vi­lla, co­mo ca­pi­tal re­gio­nal, tam­bién cre­ce co­mo uno de los des­ti­nos pre­fe­ri­dos por los ha­bi­tan­tes de otras pro­vin­cias an­da­lu­zas con un al­to por­cen­ta­je de pa­ro, o que en ca­si todos los ca­sos Málaga lan­gui­de­ce co­mo des­tino de las mu­dan­zas de los ve­ci­nos de otras pro­vin­cias, aun­que si­ga sien­do uno de los más im­por­tan­tes.

Ma­drid y Bar­ce­lo­na, de­bi­do al gran tamaño de su po­bla­ción, es­tán siem­pre a la ca­be­za de las pro­vin­cias de las que sa­len ma­yor nú­me­ro de ve­ci­nos pa­ra cam­biar su do­mi­ci­lio. Sin em­bar­go, la cri­sis ha pro­vo­ca­do un cam­bio es­pec­ta­cu­lar.

En­tre las pro­vin­cias de las que sue­len sa­lir ma­yor nú­me­ro de emi­gran­tes a otros lu­ga­res de España, Va­len­cia, Ba­lea­res, Málaga y Se­vi­lla han in­cre­men­ta­do su nú­me­ro con la cri­sis. En el la­do con­tra­rio, las pro­vin­cias que re­ci­bían ma­yor nú­me­ro de emi­gran­tes de otros lu­ga­res de España eran en 2006 Ma­drid, Bar­ce­lo­na, Va­len­cia, Alicante y Málaga. En 2010 to­das, sal­vo Ma­drid, ha­bían vis­to des­cen­der es­te nú­me­ro. El he­cho de que des­cien­da el nú­me­ro de per­so­nas que emi­gran des­de otros pun­tos de España a Bar­ce­lo­na in­di­ca que, a pe­sar del in­cre­men­to de mu­dan­zas a es­te des­tino en­tre las pro­vin­cias que ha­bi­tual­men­te en­vían a sus ve­ci­nos a la ca­pi­tal ca­ta­la­na, a los que se su­man los in­cre­men­tos de emi­gran­tes des­de las pro­vin­cias con más pa­ro, es­ta can­ti­dad no com­pen­sa el des­cen­so de va­ria­cio­nes de re­si­den­cia des­de el res­to de España. El mie­do a la cri­sis ha de­ja­do a mu­chos en ca­sa.

Sal­do mi­gra­to­rio in­te­rior.

Otro da­to a tener en cuenta es el sal­do mi­gra­to­rio in­te­rior. La di­fe­ren­cia en­tre los que se que­dan y los que se van. Na­va­rra y Ála­va, en­tre los más ba­jos ni­ve­les de pa­ro, de al­re­de­dor del 11%, ade­más de La Co­ru­ña, ex­pe­ri­men­tan un

Inex­pli­ca­ble­men­te, las pro­vin­cias con me­nos pa­ro no son un des­tino ma­si­vo pa­ra los pa­ra­dos

in­cre­men­to muy fuer­te de es­te sal­do. Aun­que son pro­vin­cias que no son el des­tino pre­fe­ri­do, sí lo son lo su­fi­cien­te pa­ra me­jo­rar de for­ma tan lla­ma­ti­va es­tos nú­me­ros (Ála­va lo ha mul­ti­pli­ca­do por diez). Ade­más, la cri­sis pa­re­ce ha­ber de­ja­do en ca­sa a sus ha­bi­tan­tes.

El res­to de pro­vin­cias que antes de la cri­sis te­nían los ma­yo­res sal­dos mi­gra­to­rios in­te­rio­res po­si­ti­vos, co­mo To­le­do, Gua­da­la­ja­ra, Málaga o Se­vi­lla, ven có­mo es­tos des­cien­den de for­ma lla­ma­ti­va. To­le­do, que en 2006 te­nía un sal­do de 12.380 ve­ci­nos, lo ha de­ja­do en 4.684.

Tam­bién es des­ta­ca­ble que pro­vin­cias que es­ta­ban en los pues­tos más al­tos de España en sal­do mi­gra­to­rio po­si­ti­vo en 2006, co­mo Alicante, Va­len­cia, Ge­ro­na o Cas­te­llón, en 2010 la cri­sis ha vuel­to del re­vés sus ci­fras y tie­nen un sal­do ne­ga­ti­vo. Va­len­cia por ejem­plo, pa­sa de un sal­do po­si­ti­vo de 4.615 en 2006 a -2.444 en 2010. Cas­te­llón, que en la épo­ca de bo­nan­za fue un po­lo de atrac­ción de mano de obra a su in­dus­tria azu­le­je­ra, lo que le da­ba un sal­do po­si­ti­vo de ca­si 4.000 ve­ci­nos, hoy tie­ne uno ne­ga­ti­vo de 1.303.

La ma­yo­ría de las pro­vin­cias con más pa­ro em­peo­ra su sal­do mi­gra­to­rio in­te­rior. En­tre ellas des­ta­ca Cá­diz, la úni­ca que te­nía un sal­do po­si­ti­vo en 2006, de 1.319 ve­ci­nos, y que en 2010 lo tuvo ne­ga­ti­vo en 5. En­tre es­tas pro­vin­cias con más pa­ro, al­gu­nas co­mo Al­me­ría o Jaén me­jo­ran es­te sal­do. En es­te ca­so, el fe­nó­meno de aque­llos que fue­ron des­de es­tas pro­vin­cias a tra­ba­jar a la cons­truc­ción en otros des­ti­nos y que vuel­ven a tra­ba­jar en el cam­po en pro­pie­da­des fa­mi­lia­res en su pro­vin­cia de ori­gen pue­den ayu­dar a ex­pli­car­lo.

Por otra par­te, las pro­vin­cias con me­nos pa­ro, co­mo Gui­púz­coa, Ála­va o Na­va­rra, me­jo­ran su sal­do mi­gra­to­rio in­te­rior. Ála­va des­ta­ca al pa­sar de tener un sal­do po­si­ti­vo de 186 ha­bi­tan­tes en 2006 a al­can­zar los 1.721 en 2010. Bar­ce­lo­na y Ma­drid, que te­nían en 2006 sal­dos ne­ga­ti­vos, lo re­du­cen ca­si to­tal­men­te al pa­sar de apro­xi­ma­da­men­te -25.000 a so­lo unos mil ne­ga­ti­vos.

Antes de la cri­sis, Bar­ce­lo­na, Ma­drid, Viz­ca­ya y Al­me­ría eran las pro­vin­cias con ma­yor sal­do mi­gra­to­rio ne­ga­ti­vo. Hoy es­tas son Las Pal­mas, Va­len­cia, Te­ne­ri­fe y Cas­te­llón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.