La re­for­ma la­bo­ral se­rá pro­fun­da

El pac­to en­tre sin­di­ca­tos y pa­tro­nal es una me­ra anéc­do­ta com­pa­ra­do con el al­can­ce que ten­dría la re­for­ma la­bo­ral que pre­pa­ra el Go­bierno.

Tiempo - - ECONOMÍA - JO­SÉ MARÍA VALS jm­vals.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

El pre­si­den­te del Go­bierno, Ma­riano Ra­joy, po­drá acu­dir por fin a la cum­bre de la Unión Eu­ro­pea con un com­pro­mi­so fir­ma­do por pa­tro­nal y sin­di­ca­tos pa­ra mo­de­rar los sa­la­rios en España. Pe­ro el nu­do gor­diano de la crea­ción de empleo de­pen­de, se­gún el con­sen­so de ana­lis­tas y au­to­ri­da­des, tan­to es­pa­ño­las co­mo eu­ro­peas, de que la re­for­ma la­bo­ral del Go­bierno dé por fin en el cla­vo. La que pre­pa­ra el Eje­cu­ti­vo es más pro­fun­da de lo que pa­re­cía en prin­ci­pio, y si las pre­vi­sio­nes se cum­plen va a mo­di­fi­car as­pec­tos cla­ve de la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va y de las mo­da­li­da­des de con­tra­tos.

Cons­cien­tes de que no po­dían que­dar­se al mar­gen de los pro­ble­mas reales de España una vez más, las pa­tro­na­les CEOE y CEIM, jun­to a los sin­di­ca­tos ma­yo­ri­ta­rios, CCOO y UGT, han pues­to su gra­ni­to de are­na al acor­dar subidas sa­la­ria­les de has­ta un 0,5% en 2012 y has­ta el 0,6% en 2013 y 2014, ade­más de al­gu­nas me­di­das de fle­xi­bi­li­dad in­ter­na de las em­pre­sas a la ho­ra de apli­car los con­ve­nios co­lec­ti­vos.

En el te­ma de los sa­la­rios, am­bas par­tes han in­tro­du­ci­do cláu­su­las de sal­va­guar­dia pa­ra el ca­so de que los ana­lis­tas in­ter­na­cio­na­les y na­cio­na­les fa­lla­sen en sus pro­nós­ti­cos y la economía es­pa­ño­la cre­cie­ra en 2013 más de lo que pre­vén los múl­ti­ples in­for­mes pu­bli­ca­dos en las úl­ti­mas se­ma­nas. En ese ca­so, los to­pes de subidas sa­la­ria­les ele­va­rían el lis­tón, aun­que nun­ca su­pe­raría el 1,5%, in­clu­so en el ca­so po­co pro­ba­ble de que el PIB de España cre­cie­ra por en­ci­ma del 2% el pró­xi­mo año.

Sin­di­ca­tos y pa­tro­nal han acor­da­do tam­bién que a par­tir de aho­ra los con- ve­nios co­lec­ti­vos in­clu­yan cláu­su­las de ac­tua­li­za­ción de sa­la­rios que ten­gan en cuenta la evo­lu­ción real de las em­pre­sas. De es­ta for­ma, de­jan so­bre la me­sa la po­si­bi­li­dad de que una par­te del suel­do de los tra­ba­ja­do­res de­pen­da de los be­ne­fi­cios, las ven­tas o los au­men­tos de pro­duc­ti­vi­dad de las em­pre­sas. Am­bas par­tes, eso sí, pro­po­nen que esa par­te de la nó­mi­na se in­te­gre den­tro de una re­tri­bu­ción va­ria­ble que man­ten­ga inal­te­ra­ble una par­te fi­ja.

Más allá del suel­do.

Pe­ro la re­for­ma la­bo­ral es al­go más que un pac­to sa­la­rial y las pe­ti­cio­nes pa­ra que el Go­bierno reali­ce un cam­bio pro­fun­do llue­ven en las úl­ti­mas se­ma­nas des­de to­das las es­qui­nas. Es­tos días se ha su­ma­do el Ban­co de España, que ha pe­di­do un vuel­co en las re­la­cio­nes la­bo­ra­les si la economía es­pa­ño­la quie­re ser ca­paz de crear empleo.

El acuer­do lo­gra­do es­tos úl­ti­mos días en­tre pa­tro­nal y sin­di­ca­tos in­clu­ye al­gu­nas me­di­das de fle­xi­bi­li­dad de las em­pre­sas a la ho­ra de apli­car los con­ve­nios co­lec­ti­vos, pe­ro de­jan pa­ra el Go­bierno la par­te du­ra de le­gis­lar so­bre los ti­pos de con­tra­tos y las me­di­das de fo­men­to del empleo.

De es­ta for­ma, el acuer­do de los agen­tes so­cia­les ha­bla de dos ti­pos de fle­xi­bi­li­dad in­ter­na de las em­pre­sas. La or­di­na­ria, que de­be ser ob­je­to de ne­go­cia­ción en ca­da ca­so o en con­ve­nios de ám­bi­to

El Go­bierno quie­re po­ten­ciar no más de cua­tro ti­pos de con­tra­tos y al­guno más pa­ra ca­sos ex­cep­cio­na­les

su­pe­rior, y lo que ellos lla­man “fle­xi­bi­li­dad ex­tra­or­di­na­ria tem­po­ral”, que po­dría ser apli­ca­da por em­pre­sas con di­fi­cul­ta­des no pre­vis­tas de an­te­mano.

En la fle­xi­bi­li­dad or­di­na­ria, pa­tro­nal y sin­di­ca­tos han pues­to el én­fa­sis en la re­gu­la­ción de jor­na­das la­bo­ra­les y han mos­tra­do ini­cial­men­te su acuer­do a que los em­pre­sa­rios pue­dan mo­di­fi­car has­ta el 10% de la jor­na­da en cómpu­to anual ( aho­ra el to­pe le­gal es el 5%), lo que quie­re de­cir que las em­pre­sas po­drán cam­biar has­ta el 10% de las ho­ras tra­ba­ja­das a ho­ra­rios dis­tin­tos de los pac­ta­dos con ca­rác­ter ge­ne­ral, de­pen­dien­do de las ne­ce­si­da­des de ca­da mo­men­to.

Pa­ra las oca­sio­nes en las que las em­pre­sas tu­vie­ran ne­ce­si­dad de re­par­tir de for­ma irre­gu­lar más del 10% de las jor­na­das la­bo­ra­les anua­les, el pac­to pre­vé que en­tre en fun­cio­na­mien­to la “fle­xi­bi­li­dad ex­tra­or­di­na­ria tem­po­ral”, pa­ra lo que de­be­rán exis­tir ra­zo­nes eco­nó­mi­cas, téc­ni­cas, or­ga­ni­za­ti­vas y de pro­duc­ción que lo jus­ti­fi­quen, pe­ro siem­pre sin au­men­tar la jor­na­da anual apli­ca­ble.

Tras una se­rie de acuer­dos téc­ni­cos de me­nor ca­la­do, CEOE, CEIM, CCOO y UGT tam­bién han lle­ga­do a la con­clu­sión de que pa­ra ayu­dar a que el des­pi­do sea de verdad el úl­ti­mo re­cur­so de los em­pre­sa­rios, so­bre to­do en las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas, es ne­ce­sa­rio re­gu­lar la for­ma en la que es­tos cen­tros

de tra­ba­jo pue­den des­col­gar­se de los con­ve­nios sec­to­ria­les en cues­tio­nes tan im­por­tan­tes co­mo ho­ra­rios, dis­tri­bu­ción de la jor­na­da, ré­gi­men de tra­ba­jo a tur­nos, sa­la­rios, sis­te­mas de tra­ba­jo y ren­di­mien­to, así co­mo las fun­cio­nes a desem­pe­ñar por ca­da tra­ba­ja­dor.

Pa­tro­nal y sin­di­ca­tos coin­ci­den en se­ña­lar que es­tos des­cuel­gues de­ben es­tar jus­ti­fi­ca­dos por pa­rá­me­tros ob­je­ti­vos ta­les co­mo la dis­mi­nu­ción de re­sul­ta­dos, de ven­tas o de pro­duc­ti­vi­dad de la em­pre­sa en el úl­ti­mo ejer­ci­cio o en los úl­ti­mos do­ce me­ses en ca­so de que los ejer­ci­cios fis­ca­les no coin­ci­dan con el año na­tu­ral co­mo ocu­rre en al­gu­nos sec­to­res. El acuer­do ge­ne­ral no fi­ja ci­fras, pe­ro ya hay un ejem­plo en el pac­to fir­ma­do ha­ce días por em­pre­sas y sin­di­ca­tos de la cons­truc­ción, don­de se pre­vé el des­cuel­gue si las ven­tas o el be­ne­fi­cio de ex­plo­ta­ción ba­jan más de un 12% en el úl­ti­mo año o en los úl­ti­mos do­ce me­ses.

Coin­ci­den­cia.

To­das es­tas me­di­das, con las que Ma­riano Ra­joy ya po­drá ha­blar de cam­bios en el mer­ca­do la­bo­ral es­pa­ñol, aun­que su apro­ba­ción en Consejo de Mi­nis­tros se re­tra­se una se­ma­na más, es­ta­ban ya con­tem­pla­das de al­gu­na for­ma en las ideas que ma­ne­ja el Go­bierno pa­ra su ley de re­for­ma la­bo­ral. Tan es así, que en los do­cu­men­tos que ma­ne­ja el Go­bierno ya se di­ce que cuan­do con­cu­rran cau­sas eco­nó­mi­cas, téc­ni­cas, or­ga­ni­za­ti­vas o pro­duc­ti­vas, “por acuer­do en­tre la em­pre­sa y los re­pre­sen­tan­tes de los tra­ba­ja­do­res le­gi­ti­ma­dos pa­ra ne­go­ciar un con­ve­nio co­lec­ti­vo, se po­drá pro­ce­der a mo­di­fi­car la re­gu­la­ción con­ven­cio­nal apli­ca­ble en la em­pre­sa re­fe­ri­da a jor­na­da, ho­ra­rio y dis­tri­bu­ción del tiem­po de tra­ba­jo, ré­gi­men de tra­ba­jo a tur­nos, sis­te­ma de re­mu­ne­ra­ción, ré­gi­men sa­la­rial, sis­te­ma de tra­ba­jo y ren­di­mien­to, fun­cio­nes y me­jo­ras vo­lun­ta­rias de la Se­gu­ri­dad So­cial”.

Tras es­ta coin­ci­den­cia ca­si exac­ta con lo que han pac­ta­do pa­tro­nal y sin­di­ca­tos, la idea del Go­bierno con­cre­ta al­gu­nas co­sas más y se­ña­la que pa­ra es­te des­cuel­gue de los con­ve­nios “se en­ten­de­rá que con­cu­rren las cau­sas le­gal­men­te exi­gi­das cuan­do la adop­ción de las me­di­das pro­pues­tas con­tri­bu­ya a me­jo­rar la si­tua­ción de la em­pre­sa a tra­vés de una más ade­cua­da or­ga­ni­za­ción de sus re­cur­sos, que fa­vo­rez­ca su po­si­ción com­pe­ti­ti­va en el mer­ca­do o una me­jor res­pues­ta a las exi­gen­cias de la de­man­da”.

Otra de las me­di­das que los do­cu­men­tos del Go­bierno con­tem­pla co­mo an­tí­do­to pa­ra el des­pi­do es la po­si­bi­li­dad de que los cen­tros de tra­ba­jo re­duz­can la jor­na­da la­bo­ral de una par­te de los tra­ba­ja­do­res en­tre un 10% y un 70% cuan­do pa­sen di­fi­cul­ta­des pun­tua­les. En es­tos ca­sos, el tex­to en es­tu­dio de la nue­va nor­ma­ti­va pre­vé que las em­pre­sas ob­ten­gan du­ran­te ese pe­rio­do una bo­ni­fi­ca­ción de la cuo­ta pa­tro­nal a la Se­gu­ri­dad So­cial pro­por­cio­nal al tiem­po en el que los tra­ba­ja­do­res no acu­den a su pues­to.

Pe­ro lo que real­men­te ha le­van­ta­do po­lé­mi­ca du­ran­te las úl­ti­mas se­ma­nas ha si­do, sin du­da, la for­ma en que el Go­bierno plan­tea­rá la re­for­ma in­te­gral de las mo­da­li­da­des de con­tra­to. En­tre los agen­tes so­cia­les tam­po­co hay con­sen­so, ya que mien­tras unos miem­bros de la pa­tro­nal ha­blan de con­tra­to úni­co, otros se­ña­lan que lo ideal se­ría la exis­ten­cia de me­dia do­ce­na de for­mas de con­tra­tar tra­ba­ja­do­res. Y en cuan­to a los des­pi­dos ba­ra­tos, el Eje­cu­ti­vo de Ma­riano Ra­joy ha re­cha­za­do pú­bli­ca­men­te la po­si­bi­li­dad de ex­ten­der los 20 días por año tra­ba­ja­do co­mo in­dem­ni­za­ción ti­po pa­ra todos los des­pi­dos.

Lo que sí es­tá cla­ro es que en los pla­nes del Go­bierno sí en­tra una im­por­tan­te re­duc­ción en el nú­me­ro de con­tra­tos po­si­bles pa­ra aca­bar con el ma­ras­mo que hay en es­tos mo­men­tos. Pa­ra ello pro­fun­di­za­rá en la idea del an­te­rior Eje­cu­ti­vo de ex­ten­der lo más po­si­ble el con­tra­to de fo­men­to del empleo, con 33 días por año tra­ba­ja­do de in­dem­ni­za­ción por des­pi­do

y con un má­xi­mo que no po­drá so­bre­pa­sar las dos anua­li­da­des de sa­la­rio bru­to. Uno de los con­tra­tos que la re­for­ma pre­vé po­ten­ciar es el de obra o ser­vi­cio, pe­ro con du­ra­cio­nes más am­plias que en la ac­tua­li­dad. Así, en los tex­tos ma­ne­ja­dos por el Eje­cu­ti­vo se di­ce que “es­tos con­tra­tos no po­drán tener una du­ra­ción su­pe­rior a cua­tro años, am­plia­bles has­ta do­ce me­ses más por con­ve­nios co­lec­ti­vos de ám­bi­to es­ta­tal o, en su de­fec­to, por con­ve­nio co­lec­ti­vo de em­pre­sa. Trans­cu­rri­dos es­tos pla­zos, los tra­ba­ja­do­res ad­qui­ri­rán la con­di­ción de tra­ba­ja­do­res fi­jos de la em­pre­sa”.

Con­si­de­ran los téc­ni­cos del Go­bierno que la am­plia­ción de tres has­ta cin­co años de los con­tra­tos por obra o ser­vi­cio da­rá más es­ta­bi­li­dad a am­bas par­tes (em­pre­sas y tra­ba­ja­do­res) y ha­rá po­si­ble aco­mo­dar más los pla­zos de di­cha con­tra­ta­ción a la du­ra­ción real de los con­tra­tos de pres­ta­ción de ser­vi­cios o a la rea­li­za­ción de de­ter­mi­na­das obras de in­fra­es­truc­tu­ra. Con ello pre­ten­den fa­vo­re­cer la crea­ción de empleo y la trans­pa­ren­cia de los con­tra­tos.

Otra de las apues­tas que pa­re­ce que va a traer con­si­go la re­for­ma la­bo­ral es la del con­tra­to en prác­ti­cas co­mo mé­to­do pa­ra sa­car a los jó­ve­nes del pa­ro. Ahí, la jus­ti­fi­ca­ción de los redactores del pro­yec­to no pue­de ser más cla­ra: “Cual­quier pues­to de tra­ba­jo –di­cen– pue­de ser ob­je­to del con­tra­to en prác- ti­cas siem­pre que se cum­pla la fi­na­li­dad de es­te con­tra­to”, que por otra par­te el ar­ti­cu­la­do de la ley de­fi­ne co­mo un pues­to de tra­ba­jo que “de­be­rá per­mi­tir la ob­ten­ción de la prác­ti­ca pro­fe­sio­nal ade­cua­da al ni­vel de es­tu­dios o de for­ma­ción cur­sa­dos”.

La nue­va nor­ma pre­vé in­clu­so que es­te con­tra­to en prác­ti­cas pue­da ser uti­li­za­do por per­so­nas que, en­tre los 16 y los 25 años de edad, no ten­gan si­quie­ra la ti­tu­la­ción o el cer­ti­fi­ca­do de pro­fe­sio­na­li­dad re­que­ri­do pa­ra ello.

Va­can­tes y pa­ra­dos.

Jun­to a la po­ten­cia­ción de es­tas dos for­mas de con­tra­tos (obra y prác­ti­cas), la re­for­ma tam­bién in­ci­di­rá ca­si con to­da se­gu­ri­dad en los que se pue­dan ce­le­brar a tiem­po par­cial. De he­cho, una de las mo­di­fi­ca­cio­nes le­ga­les con­sis­ti­rá en ex­ten­der las bo­ni­fi­ca­cio­nes en las cuo­tas em­pre­sa­ria­les a la Se­gu­ri­dad So­cial a los con­tra­tos a tiem­po par­cial que ten­gan ca­rác­ter in­de­fi­ni­do, pues­to que los redactores del pro­yec­to creen que es­te ti­po de con­tra­ta­ción, en la que am­bas par­tes (em­pre­sa y tra­ba­ja­dor) pac­tan una jor­na­da la­bo­ral re­du­ci­da con un sa­la­rio tam­bién me­nor es una for­ma de sa­car de las lis­tas del pa­ro a mu­chos jó­ve­nes que po­drían con ello com­pa­ti­bi­li­zar sus úl­ti­mas eta­pas de for­ma­ción aca­dé­mi­ca con un tra­ba­jo re­mu­ne­ra­do que les ayu­de a in­de­pen­di­zar­se.

Por úl­ti­mo, la re­for­ma la­bo­ral, al me­nos en lo que a pro­pues­tas se re­fie­re, con­tie­ne otra por la que las em­pre­sas que ten­gan a al­guno de sus tra­ba­ja­do­res con el con­tra­to de tra­ba­jo sus­pen­di­do por es­tar rea­li­zan­do cur­sos de for­ma­ción, po­drán sus­ti­tuir­los du­ran­te el tiem­po en que du­re di­cha si­tua­ción por tra­ba­ja­do­res ins­cri­tos en el pa­ro que es­tén per­ci­bien­do pres­ta­ción por des­em­pleo. Si una em­pre­sa lo pi­de, pa­ra el pa­ra­do se­rá obli­ga­to­rio cu­brir la va­can­te de for­ma tem­po­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.