De fu­sio­nes “po­lí­ti­cas” y del re­le­vo en la ban­ca

En la por aho­ra des­men­ti­da fu­sión de Cai­xabank y Ban­kia, Ra­joy po­dría op­tar por an­te­po­ner la po­lí­ti­ca a otros in­tere­ses.

Tiempo - - ECONOMÍA - AGUSTÍN VA­LLA­DO­LID

Ha­ce tiem­po que en la se­de cen­tral de La Cai­xa, o Cai­xaBank, se vi­gi­lan con la má­xi­ma aten­ción todos los mo­vi­mien­tos que pu­die­ran tener que ver con el fu­tu­ro del que has­ta aho­ra ha si­do su com­pe­ti­dor más di­rec­to, Ban­kia. En la Diagonal se ma­ne­ja in­for­ma­ción de pri­me­ra y sus má­xi­mos res­pon­sa­bles, Isi­dro Fai­né y Juan María Nin, sa­ben que la co­yun­tu­ra po­lí­ti­ca y la bue­na quí­mi­ca que con­tra to­do pro­nós­ti­co exis­te en­tre Ma­riano Ra­joy y Ar­tur Mas pue­de aca­rrear sor­pre­sas. ¿Es­ta­bi­li­dad y for­ta­le­za po­lí­ti­ca en es­ta com­ple­ja le­gis­la­tu­ra a cam­bio de ce­der a la en­ti­dad ca­ta­la­na, por la vía de la ab­sor­ción de la ma­dri­le­ña, el num­ber one de las fi­nan­zas es­pa­ño­las? To­do es po­si­ble. Por eso des­de ha­ce se­ma­nas asis­ti­mos a un go­teo cons­tan­te de in­for­ma­cio­nes que aler­tan acer­ca de la de­li­ca­dí­si­ma si­tua­ción de la ca­ja-ban­co que pre­si­de Ro­dri­go Ra­to. Perfecta es­tra­te­gia de co­mu­ni­ca­ción que pre­pa­ra el te­rreno “por lo que pue­da pa­sar”, y re­blan­de­ce las opi­nio­nes con­tra­rias a la inevi­ta­ble y as­tro­nó­mi­ca can­ti­dad de di­ne­ro pú­bli­co que ha­bría que com­pro­me­ter pa­ra lle­var a ca­bo la ope­ra­ción.

La re­for­ma inaca­ba­da del sis­te­ma fi­nan­cie­ro pa­trio obli­ga a nue­vas fu­sio­nes-ab­sor­cio­nes, y la ra­zón de Es­ta­do otor­ga

a la po­lí­ti­ca po­de­ro­sos ar­gu­men­tos pa­ra do­blar, por una vez, el pul­so a la dic­ta­du­ra de los mer­ca­dos. En con­di­cio­nes nor­ma­les, una bo­da por lo ci­vil (en es­te ca­so se po­dría muy bien de­cir que por lo mi­li­tar) en­tre Cai­xabank y Ban­kia se­ría en es­tos mo­men­tos inasu­mi­ble: so­la­pa­mien­to de la red, cho­que de culturas, des­equi­li­brio en las cuen­tas y opo­si­ción del Par­ti­do Po­pu­lar de Ma­drid. Pe­ro las co­sas no es­tán pa­ra mi­nu­cias, y los im­pon­de­ra­bles eco­nó­mi­cos so­lo en­cuen­tran con­tra­pe­so en las ur­gen­cias po­lí­ti­cas. De ahí que Ra­joy no pa­re­ce ha­cer­le as­cos a un mo­vi­mien­to que pue­de ayu­dar a pa­ci­fi­car la cues­tión ca­ta­la­na y traer so­sie­go a la vi­da po­lí­ti­ca cuan­do es­ta más lo ne­ce­si­ta. A cam­bio, el pre­si­dent Ar­tur Mas se apun­ta­ría un éxi­to in­du­da­ble: co­lo­ca a Cai­xabank en lo más al­to del ran­quin, re­cu­pe­ra pres­ti­gio pa­ra las fi­nan­zas ca­ta­la­nas y ayu­da a re­sol­ver un se­rio pro­ble­ma con­so­li­dan­do la ima­gen de po­lí­ti­co de pe­so, de los que han ve­ni­do pa­ra que­dar­se.

An­te el ro­sa­rio de no­ti­cias ne­ga­ti­vas, se em­pie­za a ha­blar de un re­le­vo ge­ne­ral en la cú­pu­la de la ban­ca

Así vis­to, el li­bre­to tie­ne to­do el sen­ti­do. Sin em­bar­go hay fac­to­res que antes de dar el pa­so con­vie­ne me­dir. Mi­li­mé­tri­ca­men­te. Co­men­zan­do por ex­pli­car el por­qué, el có­mo, y el cuán­to (di­ne­ro de todos los es­pa­ño­les) de la ope­ra­ción. El acuer­do de mo­de­ra­ción sa­la­rial al­can­za­do por sin­di­ca­tos y em­pre­sa­rios ape­nas re­du­ce otros ries­gos de con­tes­ta­ción so­cial que atis­ba el in­qui­lino de La Mon­cloa. El ro­sa­rio de no­ti­cias ne­ga­ti­vas en los que se han vis­to en­vuel­tos ban­que­ros o di­rec­ti­vos de las an­ti­guas ca­jas, léa­se in­dul­tos, fu­gas de ca­pi­ta­les o in­dem­ni­za­cio­nes mul­ti­mi­llo­na­rias, no van a ser por mu­cho tiem­po com­pa­ti­bles con la in­fi­ni­ta su­ce­sión de em­bar­gos, desahu­cios o el cie­rre ma­si­vo de pe­que­ñas em­pre­sas por fal­ta de li­qui­dez. Tam­po­co con el uso in­de­fi­ni­do de nues­tros im­pues­tos pa­ra sa­near las cuen­tas, pri­va­das, de aque­llos que no su­pie­ron pa­rar a tiem­po. Con la economía en re­ce­sión y el pa­ro sin lle­gar aún al fon­do del po­zo, Ra­joy sa­be de la im­por­tan­cia que van a ad­qui­rir las apa­rien­cias en es­tos dos pri­me­ros años de su man­da­to. Antes de que se co­noz­ca el pró­xi­mo ca­so Lu­zón (que se co­no­ce­rá a no mu­cho tar­dar y se­rá aún más im­pac­tan­te: tres dí­gi­tos de in­dem­ni­za­ción-pen­sión), el Go­bierno de­be­ría tener he­chos al­gu­nos de­be­res y si­tua­dos es­tra-té­gi­ca­men­te los di­ques de con­ten­ción.

Me re­fie­ro (de­be­res) a la ur­gen­te ne­ce­si­dad de com­ple­tar la rec­ti­fi­ca­ción le­van­tan­do el pie del freno a la in­ver­sión, desa­cra­li­zan­do el cum­pli­mien­to a cor­to del dé­fi­cit y po­nien­do en mar­cha un plan creí­ble de re­cu­pe­ra­ción del empleo, con es­pe­cial én­fa­sis en el juvenil. Pe­ro tam­bién ha­blo (di­ques) de lo que en cier­tos círcu­los se em­pie­za a su­su­rrar con ex­tre­ma pru­den­cia: la re­no­va­ción ca­si al com­ple­to de la cú­pu­la de la ban­ca es­pa­ño­la; apro­ve­chan­do la cul­mi­na­ción de la re­for­ma fi­nan­cie­ra. En to­do ca­so, se ar­gu­men­ta, antes de que los re­le­vos se con­vier­tan, por la fuer­za de los he­chos, en des­ti­tu­cio­nes “ejem­pla­res”.

Na­da se sa­be de lo que opi­na Ra­joy a es­te res­pec­to -y pue­de que nun­ca lo lle­gue­mos a sa­ber-, pe­ro sin du­da su anuen­cia es vi­tal pa­ra lo que al­gu­nos ya per­ge­ñan: nue­vas ca­ras pa­ra re­cu­pe­rar cre­di­bi­li­dad, nue­va ima­gen y nue­vas for­mas pa­ra una ban­ca que por dis­tin­tos erro­res (¡ay la ban­ca de in­ver­sión!) y cir­cuns­tan­cias, ha­ce de­ma­sia­do tiem­po que a ojos de mu­chos em­pre­sa­rios y tra­ba­ja­do­res de­jó de ser el ins­tru­men­to cer­cano y efi­caz que era.

Pre­si­den­tes. Ro­dri­go Ra­to (iz­quier­da), de Ban­kia, e Isi­dro Fai­né,

de Cai­xabank.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.