Por una iz­quier­da sin com­ple­jos

Fra­nçois Ho­llan­de lan­za su cam­pa­ña co­mo can­di­da­to so­cia­lis­ta a la Pre­si­den­cia de Fran­cia im­pul­sa­do por el de­cli­ve de Ni­co­las Sar­kozy.

Tiempo - - MUNDO - ALFONSO S. PA­LO­MA­RES as­pa­lo­ma­res@as­pa­lo­ma­res.com

Fal­tan 80 días pa­ra la pri­me­ra vuel­ta de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les fran­ce­sas y el líder so­cia­lis­ta, Fra­nçois Ho­llan­de, ha sa­li­do en trom­ba pa­ra ha­cer­se con la agen­da de la cam­pa­ña. Sor­pren­dió a pro­pios y ex­tra­ños con un dis­cur­so, en­tre prag­má­ti­co y lí­ri­co, que pro­nun­ció en Le Bour­get mar­can­do el tono del de­ba­te. Sos­tie­nen sus se­gui­do­res que re­cor­dó al me­jor Mit­te­rrand, a sus ad­ver­sa­rios les co­gió por sor­pre­sa y por eso lla­man la aten­ción cier­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes de gen­tes cer­ca­nas a Ni­co­las Sar­kozy que han ca­li­fi­ca­do el dis­cur­so co­mo fal­to de pro­pues­tas, lo que in­di­ca que esas ma­ni­fes­ta­cio­nes fue­ron es­cri­tas antes de es­cu­char­lo.

El gran eje del mi­tin fue el de la lu­cha que man­ten­drá pa­ra rom­per las ar­go­llas del ac­tual sis­te­ma fi­nan­cie­ro que es­cla­vi­za la economía y la po­lí­ti­ca. “En es­ta ba­ta­lla que comienza quie­ro de­ci­ros que mi ver­da­de­ro ad­ver­sa­rio no tie­ne nom­bre, tam­po­co ros­tro, ni par­ti­do, ja­más pre­sen­ta­rá su can­di­da­tu­ra a las elec­cio­nes, por tan­to no se­rá ele­gi­do. Ese ad­ver­sa­rio es el mun­do de las fi­nan­zas. De­lan­te de nues­tros ojos, a lo lar­go de los úl­ti­mos veinte años, el mun­do fi­nan­cie­ro ha to­ma­do el con­trol de la economía, de la so­cie­dad y de nues­tras pro­pias vi­das”. El diag­nós­ti­co fue re­ci­bi­do con fuer­tes aplau­sos por par­te de los 20.000 en­fer­vo­ri­za­dos asis­ten­tes, aplau­sos que se mul­ti­pli­ca­ban al ir des­gra­nan­do las me­di­das que iba a to­mar des­de la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca. Pa­ra po­ner fin a la es­pe­cu­la­ción pro­mul­ga­rá una ley que obli­gue a se­pa­rar los cré­di­tos de las ope­ra­cio­nes es­pe­cu­la­ti­vas. So­lo es­te anun­cio ha alar­ma­do a una bue­na par­te de los ban­que­ros, pe­ro anun­ció otras me­di­das que sin du­da le­van­ta­rán agrias y apa­sio­na­das po­lé­mi­cas. Pien­sa su­pri­mir o re­gu­lar de una ma­ne­ra muy pre­ci­sa y res­tric­ti­va las stocks op­tions y la in­ter­mi­na­ble ga­ma de bo­nos que be­ne­fi­cian de una ma­ne­ra es­can­da­lo­sa a cier­tos eje­cu­ti­vos. Pa­ra lu­char con­tra la ar­bi­tra­rie­dad de las agencias de ca­li­fi­ca­ción que con­tri­bu­yen a fa­ci­li­tar el tra­ba­jo a los mer­ca­de­res de la es­pe­cu­la­ción pro­po­ne crear una agen­cia de no­ta­ción eu­ro­pea. Y aca­bar con el des­po­tis­mo de la Stan­dard & Poor’s y sus dos her­ma­nas ge­me­las. Tam­bién pien­sa po­ner en mar­cha una ban­ca pú­bli­ca de in­ver­sio­nes e im­pon­drá a las transac­cio­nes fi­nan­cie­ras un ca­non, el desa­rro­llo de có­mo va a ser su ca­non va a ser di­fe­ren­te del que pro­po­ne Sar­kozy.

Prio­ri­da­des y sue­ños.

La ta­sa so­bre ren­tas se ele­va­rá al 45% pa­ra quie­nes ga­nen más de 150.000 eu­ros al año. En su dis­cur­so al­ter­na­ba es­tas pro­pues­tas con alu­sio­nes a los sen­ti­mien­tos, a los pen­sa­mien­tos ín­ti­mos y a las vi­ven­cias fa­mi­lia­res y per­so­na­les. En un mo­men­to ba­jó la voz pa­ra de­cir: “Ten­go que con­fia­ros un se­cre­to que he guar­da­do mu­cho tiem­po: yo amo a las per­so­nas con la pa­sión con la que otros aman el di­ne­ro”. No ha­bló de Sar­kozy, pe­ro todos pen­sa­ron en él al po­ner­le ca­ra a quie­nes aman el di­ne­ro. So­bre to­do en los pri­me­ros años de su man­da­to, el ac­tual pre­si­den­te ex­hi­bió su gran co­lec­ción de amigos mul­ti­mi­llo­na­rios. No ci­tó a Ni­co­las Sar­kozy ni una so­la vez por su nom­bre, pe­ro es­tu­vo pre­sen­te por una ra­zón o por otra a lo lar­go de la ho­ra y me­dia que du­ró el dis­cur­so. En el cer­co a los mer­ca­dos es­pe­cu­la­ti­vos de­jó muy cla­ro que prohi­bi­rá los pro­duc­tos fi­nan­cie­ros que no ten­gan re­la­ción con la vi­da real.

Sus prio­ri­da­des se­rán: la igual­dad, la jus­ti­cia y los jó­ve­nes. Sus sue­ños, pro­cla­mó, son la jus­ti­cia y la so­li­da­ri­dad hu­ma­nas, pe­ro ad­vir­tió a con­ti­nua­ción de que la igual­dad no era el igua­li­ta­ris­mo. En­tre las gran­des cau­sas na­cio­na­les alu­dió a la ju­ven­tud y pro­me­tió crear 60.000 pues­tos de tra­ba­jo en educación, prin­ci­pal­men­te en la es­cue­la pri­ma­ria y se­cun­da­ria. Pien­sa re­du­cir en un 30% las re­mu­ne­ra­cio­nes del pre­si­den­te y de los mi­nis­tros, así co­mo las de otros al­tos car­gos de la ad­mi­nis­tra­ción. Re­du­ci­rá tam­bién la acu­mu­la­ción de man­da­tos de los par­la­men­ta­rios. Obli­ga­rá a los mu­ni­ci­pios a cons­truir el 20% de las vi­vien­das y el Es­ta­do fa­ci­li­ta­rá te­rre­nos pa­ra so­la­res. Quie­re ins­ta­lar una iz­quier­da so­cial

y du­ra­de­ra pa­ra ar­ti­cu­lar una con­vi­ven­cia más hu­ma­na. Es su sue­ño fran­cés, y ci­tó a Sha­kes­pea­re pa­ra ase­gu­rar que no fra­ca­sa­rá por­que ha em­pe­za­do a cons­truir des­de los sue­ños. Al de­cir­lo, ele­vó el tono de voz y del li­ris­mo. Quie­re ser el pre­si­den­te que mar­que el fin de los pri­vi­le­gios y el im­pla­ca­ble lu­cha­dor con­tra la co­rrup­ción.

En ge­ne­ral la pren­sa fran­ce­sa ha aco­gi­do bien el dis­cur­so. Ya han co­men­za­do los aná­li­sis y las crí­ti­cas so­bre ca­da uno de los pun­tos, pe­ro ha lo­gra­do po­la­ri­zar la aten­ción so­bre él y con­ver­tir­lo en el cen­tro del de­ba­te. Todos sa­be­mos que las pro­me­sas son una co­sa y la prác­ti­ca es otra, por eso los ana­lis­tas de iz­quier­da se lo van a de­man­dar y a exi­gir. Los de la de­re­cha re­sal­tan la di­fi­cul­tad pa­ra con­ver­tir sus teo­rías en reali­da­des, pa­ra dar tri­go hay que tener bue­nas co­se­chas y no es el ca­so de la Fran­cia ac­tual. Aun­que la si­tua­ción es bas­tan­te me­jor que la de Ita­lia o la de España, tam­po­co se pue­de de­cir que sea es­plen­do­ro­sa con una deu­da de 1,8 bi­llo­nes de eu­ros que siem­bra in­quie­tu­des y cu­yo di­fe­ren­cial de los bo­nos a diez años, com­pa­ra­dos con los de Ale­ma­nia, se ele­va a 170 pun­tos. La ci­fra de tres mi­llo­nes de pa­ra­dos y otros pa­rá­me­tros ma­cro­eco­nó­mi­cos siem­bran du­das so­bre el Es­ta­do del bie­nes­tar.

Gi­ro a la iz­quier­da.

Ho­llan­de ha im­pues­to la pa­la­bra má­gi­ca del cam­bio y él se iden­ti­fi­ca con el cam­bio ne­ce­sa­rio. Así co­mo en­tre no­so­tros el cam­bio gi­ra­ba ha­cia la de­re­cha, en Fran­cia gi­ra ha­cia la iz­quier­da, pues la de­re­cha es la que es­tá ges­tio­nan­do la cri­sis y los ges­to­res de la cri­sis lo es­tán pa­gan­do en las ur­nas. El cli­ché de Sar­kozy es el de un hi­per­ac­ti­vo ner­vio­so, un pre­si

den­te zig-zag, por eso Ho­llan­de ofre­ce la es­tam­pa de ser siem­pre un pre­si­den­te digno, sin los cam­bios es­tri­den­tes de su ri­val. En las im­pa­cien­tes re­la­cio­nes de Sar­kozy con An­ge­la Mer­kel son mu­chos los fran­ce­ses que le ven más en el pa­pel de pa­je que en el de un líder co­rres­pon­sa­ble. Por eso, Ho­llan­de ha pro­me­ti­do dar­le un gi­ro a esas re­la­cio­nes y ofre­cer por la iz­quier­da puer­tas de sa­li­da a la cri­sis. Da el to­que na­cio­na­lis­ta al afir­mar que Eu­ro­pa es una idea fran­ce­sa, ima­gi­na­da por Mo­net y Schu­mann, ben­de­ci­da por De Gau­lle y pro­te­gi­da por Gis­card D’es­taing y Fra­nçois Mit­te­rrand.

Ho­llan­de ha im­pues­to la pa­la­bra má­gi­ca del cam­bio y él se iden­ti­fi­ca con el cam­bio ne­ce­sa­rio De mo­men­to hay 15 as­pi­ran­tes a ocu­par el Elí­seo, pe­ro la ba­ta­lla es­tá en­tre Sar­kozy, Le Pen y Ho­llan­de

El paisanaje de los as­pi­ran­tes a ocu­par el Elí­seo es de 15, pe­ro se re­du­ci­rá bas­tan­te, ya que son va­rios los que no ob­ten­drán la fir­ma re­gla­men­ta­ria de 50 al­cal­des pa­ra es­tar en la pis­ta de sa­li­da apar­te de los dos gran­des te­no­res y la ul­tra­de­re­chis­ta Ma­ri­ne Le Pen, a la que los son­deos le dan in­clu­so po­si­bi­li­da­des de co­lar­se en la se­gun­da vuel­ta, co­mo su­ce­dió con su pa­dre en 2002. En aque­lla oca­sión fue a cos­ta del so­cia­lis­ta Jos­pin. En es­ta oca­sión, el des­pla­za­do po­dría ser el mis­mo Sar­kozy, aun­que hay que de­cir in­me­dia­ta­men­te que no es pro­ba­ble. A Sar­kozy le pue­den ha­cer me­lla en la pri­me­ra vuel­ta: el eterno as­pi­ran­te cen­tris­ta Fra­nçois Bay­rou, que tie­ne un por­cen­ta­je im­por­tan­te de se­gui­do­res que le vo­ta in­con­di­cio­nal­men­te; por su­pues­to que tam­bién le res­ta­rá vo­tos su fer­vo­ro­so enemi­go Dominique de Vi­lle­pin; y la in­te­gris­ta ca­tó­li­ca Ch­ris­ti­ne Bou­tin, que le ata­ca­rá sin pie­dad por su ti­bie­za en los asun­tos re­li­gio­sos.

La re­li­gión va a es­tar muy pre­sen­te en es­ta cam­pa­ña, ya que en el mi­tin de Le Bour­get Ho­llan­de di­jo que ins­cri­bi­ría en la Cons­ti­tu­ción una ley de 1905 en la que se con­sa­gra la se­pa­ra­ción de la Igle­sia y el Es­ta­do. El có­mo se lle­va­rá a ca­bo se­rá pro­ble­má­ti­co, ya que se­rá di­fí­cil de apli­car a cau­sa del Con­cor­da­to que afec­ta de una ma­ne­ra es­pe­cial a la Al­sa­cia y a Mosela, en don­de la re­li­gión ca­tó­li­ca tie­ne un pa­pel pre­pon­de­ran­te y los cu­ras son pa­ga­dos por el Es­ta­do. Los asun­tos re­li­gio­sos en­cien­den siem­pre apa­sio­na­das ho­gue­ras y aho­ra no se­rá una ex­cep­ción. La cam­pa­ña pro­me­te ser to­do me­nos abu­rri­da.

Mi­tin. Ho­llan­de sor­pren­dió con su dis­cur­so en Le Bour­get el 22 de enero, en­tre prag­má­ti­co y lí­ri­co, y que mar­có el tono del de­ba­te elec­to­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.