Un ton­to error de Pe

En­tre un di­rec­tor ca­si ge­nial co­mo Lars von Trier y otro más o me­nos asea­do, Rob Mars­hall, la ac­triz pre­fi­rió al se­gun­do.

Tiempo - - VISIONES - SIAGNNTAICAIGOOXXXXX VRIDOANLC-AFGOLLICOHLO

Pe­né­lo­pe Cruz eli­gió dis­fra­zar­se de bu­ca­ne­ro y po­ner­se a las ór­de­nes de Rob Mars­hall

una de las co­sas más di­fí­ci­les de acep­tar, pa­ra los que no son ex­tre­ma­da­men­te in­te­li­gen­tes, es pre­ci­sa­men­te el he­cho de que otros sí lo son. Ahí no ri­ge la de­mo­cra­cia: unos son ton­tos, otros son lis­tos, y otros ex­tre­ma­da­men­te in­te­li­gen­tes...

De­por­ti­va­men­te acep­ta­mos que el otro es más gua­po; que es más ri­co o que tie­ne más suer­te; que es más jo­ven y que es más se­duc­tor. Pe­ro, ¿có­mo ad­mi­tir que el otro es más lis­to, y por con­si­guien­te tú eres más ton­to? ¡Es di­fí­cil! Es ases­tar­se un du­ro gol­pe al or­gu­llo. Es co­mo dar­se un pu­ñe­ta­zo en la pro­pia ca­ra.

Y sin em­bar­go, hay que re­co­no­cer­lo, por­que su­ce­de en todos los ám­bi­tos pro­fe­sio­na­les. Hay, por ejem­plo, pe­rio­dis­tas muy lis­tos, y otros en cam­bio son más ton­tos. Es fá­cil de ver, por­que es una pro­fe­sión muy ex­pues­ta. Lo mis­mo di­go de los es­cri­to­res, y, en fin, lo mis­mo en los de­más gre­mios.

Si uno, en vez de ser un po­co ton­to, fue­ra in­te­li­gen­te, lo que ha­ría al to­par­se con un co­le­ga ex­tre­ma­da­men­te in­te­li­gen­te se­ría tra­tar de pe­gar­se a él, pa­ra así apren­der al­go de quien es su su­pe­rior, y qui­zá, en la me­di­da de sus po­si­bi­li­da­des, emu­lar­le. Qui­zá se le pue­da co­piar al­gún há­bi­to men­tal, al­gún me­ca­nis­mo de pen­sa­mien­to, una pau­ta que tal vez se pue­da apli­car...

Pe­ro no lo ha­ce, en pri­mer lu­gar por­que co­mo es ton­to no se en­te­ra, y en se­gun­do lu­gar por­que no es fá­cil pe­gar­se a los más in­te­li­gen­tes: és­tos se abu­rren en com­pa­ñía de ton­tos y en con­se­cuen­cia pro­cu­ran za­far­se de ellos. Pe­ro de to­das ma­ne­ras a ve­ces, por ge­ne­ro­si­dad o por­que ne­ce­si­tan de los ser­vi­cios de los ton­tos, se po­nen a tiro; en­ton­ces no hay que de­jar es­ca­par la po­si­bi­li­dad de fre­cuen­tar­los.

¿A qué vie­ne es­to? A que aun­que no co­noz­co a Pe­né­lo­pe Cruz, me due­le el ton­to error que co­me­tió el año pa­sa­do. Me due­le co­mo si lo hu­bie­ra co­me­ti­do yo. A ve­ces no me de­ja dor­mir.

Vea­mos: Lars von Trier es in­dis­cu­ti­ble­men­te mu­cho más in­te­li­gen­te que Rob Mars­hall, el di­rec­tor de Pi­ra­tas del Ca­ri­be IV. Es una evi­den­cia uni­ver­sal, in­dis­cu­ti­ble. Y sin em­bar­go, el año pa­sa­do, la fa­mo­sa ac­triz es­pa­ño­la Pe­né­lo­pe Cruz, pues­ta an­te la fá­cil te­si­tu­ra de ele­gir en­tre dos ofer­tas, a sa­ber, ac­tuar en Me­lan­co­lía de Lars von Trier o en Pi­ra­tas del Ca­ri­be... ¡eli­gió dis­fra­zar­se de bu­ca­ne­ro y po­ner­se a las ór­de­nes de Mars­hall! ¡Pu­dien­do ele­gir en­tre un ti­po ca­si ge­nial –el au­tor de Eu­ro­pa, de Cin­co obs­truc­cio­nes, de El je­fe de to­do es­to y de tan­tas pe­lí­cu­las ex­tra­or­di­na­rias– o un di­rec­tor más o me­nos asea­do de pe­lí­cu­las de en­tre­te­ni­mien­to, pre­fi­rió a es­te! ¡Qué error, qué in­men­so error! Y por cier­to que no re­cuer­do que nin­guno de nues­tros crí­ti­cos la alec­cio­na­se, ni tra­ta­se de con­ven­cer­la de que re­con­si­de­ra­se tan equi­vo­ca­da de­ci­sión.

Su­pon­go que la Walt Disney pa­ga­ría por sus ser­vi­cios un es­ti­pen­dio ma­yor que Zen­tro­pa, pe­ro Von Trier le hu­bie­ra en­se­ña­do mu­cho ci­ne a Pe y le hu­bie­ra ga­ran­ti­za­do la in­mor­ta­li­dad de las obras de ar­te. En vez de ser ella, es Char­lot­te Gains­bourg quien, con dos pe­lí­cu­las de Lars von Trier ya en su his­to­rial, ha in­gre­sa­do en el Olim­po... Me te­mo que aquí Char­lot­te ha de­mos­tra­do más in­te­li­gen­cia que Pe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.