La his­to­ria de España en ho­ra y pi­co

La his­to­ria de España Una obra de teatro in­de­pen­dien­te, en 70 mi­nu­tos, de Er­nes­to Fi­lar­di, es una gran lec­ción de hu­mor y to­le­ran­cia que aba­rro­ta la sa­la en ca­da fun­ción.

Tiempo - - CULTURA -

Ma­drid, yo creo que to­da España, se es­tá lle­nan­do de teatros pe­que­ñi­tos, a ve­ces mi­núscu­los. Son lu­ga­res y com­pa­ñías que no bro­tan al amor de la lum­bre de la sub­ven­ción ofi­cial o de la bol­sa del ri­cohom­bre -ca­lo­res am­bos que ca­si han des­apa­re­ci­do, co­mo va­mos vien­do- sino que na­cen por la mis­ma na­tu­ra­le­za de las co­sas: por­que tie­nen que na­cer, por­que la gen­te si­gue ne­ce­si­tan­do el vie­jí­si­mo mi­la­gro de que al­guien in­ven­te una his­to­ria, otros la re­pre­sen­ten y todos los de­más la mi­ren con la bo­ca abier­ta y con la es­pe­ran­za de que les pa­sen co­sas. Eso es el teatro.

Ha­blá­ba­mos aquí ha­ce po­cas se­ma­nas del es­pec­ta­cu­lar mon­ta­je de Agos­to, de Tracy Letts, que se ha vis­to en el Cen­tro Dra­má­ti­co Na­cio­nal y cu­ya co­lum­na ver­te­bral era un due­lo a al­fan­je en­tre Car­men Ma­chi y Am­pa­ro Ba­ró. Mag­ní­fi­co, sin la me­nor du­da, pe­ro de nin­gu­na ma­ne­ra me­nos que es­to que hoy les cuen­to y que na­ce, lo aca­bo de de­cir, de la na­tu­ra­le­za de las co­sas, de la ne­ce­si­dad que te­ne­mos todos de que nos cuen­ten historias -bue­nas historias- pa­ra que nos las po­da­mos creer y así so­ñar, o re­fle­xio­nar, o en­fa­dar­nos, o caer­nos de asom­bro, o reír. Eso eran Aris­tó­fa­nes, Sha­kes­pea­re, Mo­liè­re, Lo­pe, Va­lle, Io­nes­co. Eso y na­da más. Y a todos los her­ma­na­ba una so­la co­sa: el ta­len­to.

Er­nes­to Fi­lar­di tie­ne ta­len­to. Es­te mu­cha­cho que no cum­ple aún 40 años, que a pe­sar de su ape­lli­do no es ar­gen­tino sino de Al­ca­lá de He­na­res (pe­ro na­ci­do en To­ron­to), y que aho­ra vi­ve en lu­ga­res in­com­pren­si­bles co­mo Vietnam o Laos, tie­ne un cu­rrícu­lo aca­dé­mi­co en Le­tras ca­paz de po­ner en pie a todos los ujie­res de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la, pe­ro todos sa­be­mos bien que eso no va­le de gran co­sa si fal­ta ta­len­to. Y a es­te hom­bre no le fal­ta. Le so­bra.

Fi­lar­di con­ci­bió la des­co­yun­ta­da idea de me­ter la his­to­ria de España, en­te­ra y des­de lue­go ver­da­de­ra, en una obra tea­tral de 70 mi­nu­tos. Co­mo lo oyen. Des­de Al­ta­mi­ra a Adol­fo Suá­rez. Nin­guno de no­so­tros ig­no­ra, ¡se­ño­res aca­dé­mi­cos!, que eso es im­po­si­ble, pe­ro tam­bién lo eran la lo­co­mo­to­ra, la ra­dio, la bom­bi­lla o el ae­ro­plano has­ta que al­guien los hi­zo. Eso es lo que ha lo­gra­do Fi­lar­di. Ha­cer­lo.

Lu­gar: ca­fé-teatro Are­nal, a dos pa­sos de la Puer­ta del Sol. Com­pa­ñía: Se­ven Inks. Cos­te del mon­ta­je: pue­de que pa­se de los 50 eu­ros (par­te del atrez­zo y del ves­tua­rio lo han con­fec­cio­na­do los pro­pios ac­to­res). Fun­cio­nes: los sá­ba­dos a las ocho de la tar­de, pe­ro en reali­dad eso da lo mis­mo por­que el bo­ca a ore­ja ha fun­cio­na­do co­mo era de es­pe­rar y el afo­ro es­tá ya ven­di­do más o me­nos has­ta el tiem­po en que el su­ce­sor de Ra­joy ter­mi­ne el ba­chi­lle­ra­to, se­gún me­mo­ra­ble fra­se de nues­tra Es­pe­ran­za. Pre­cio de la en­tra­da: do­ce eu­ró­bo­los. Y aquí lle­ga lo más im­por­tan­te: ac­to­res, Ja­vi Ro­de­nas, Car­los Fa­pres­to y Lu­na Pa­re­des. Del pri­me­ro ten­go es­cri­to que es uno de los me­jo­res ac­to­res que co­noz­co. De los otros dos de­be­ré de­cir­lo a par­tir de aho­ra. Ca­da uno de los tres in­ter­pre­ta, en los 70 mi­nu­tos ca­si exac­tos que du­ra la fun­ción, al­re­de­dor de 25 pa­pe­les dis­tin­tos. Quie­ro de­cir con es­to que se­me­jan­te mi­la­gro se­ría im­po­si­ble sin ellos. Y de­bo de­cir tam­bién que, aun­que Mar­cos Or­dó­ñez se en­fa­de con­mi­go, no lo­gro ima­gi­nar a otros ac­to­res en ca­da uno de esos 70 personajes. Es­tán per­fec­tos. Y ha­ce fal­ta ser muy bueno pa­ra me­ter­se en la piel, en na­da más que una ho­ra y pi­co, de -su­ce­si­va­men­te- un se­ñor del pa­leo­lí­ti­co, Es­ci­pión, Gau­dio­sa (la ab­ne­ga­da es­po­sa del rey Pe­la­yo), Fer­nan­do el Ca­tó­li­co, un des­ter­ni­llan­te in­qui­si­dor, Lo­pe de Ve­ga, Car­los María Isi­dro (el her­mano de Fer­nan­do VII), Prim, Cas­te­lar, Alfonso XII, Sagasta, Azaña, los exi­lia­dos es­pa­ño­les tras la Gue­rra Ci­vil (todos en uno) y el te­nien­te co­ro­nel Tejero. En­tre otros. Y todos el mis­mo ac­tor.

Ha­cer fá­cil lo di­fí­cil.

La idea es tan in­con­ce­bi­ble co­mo el hue­vo de Co­lón (quien, por cier­to, no sa­le en es­ce­na, pe­ro lla­ma mu­cho por te­lé­fono): par­tir de la evi­den­cia de que la his­to­ria de es­te país no es una yux­ta­po­si­ción de re­yes y ba­ta­llas suel­tas, sino un con­ti­nuum que a ve­ces se vuel­ve un per­pe­tuum mo­bi­le; lo de aho­ra vie­ne de lo an­te­rior y da pa­so a lo si­guien­te.

El len­gua­je es ac­tual y es­tá an­cla­do en el hu­mor, a ve­ces en la iro­nía, siem­pre en una do­cu­men­ta­ción y un co­no­ci­mien­to de la his­to­ria ex­tra­or­di­na­ria­men­te ri­gu­ro­sos y ja­más en la cho­ca­rre­ría, el par­ti­dis­mo po­lí­ti­co o el mi­tin.

Ese es el ver­da­de­ro pro­di­gio. Con­tar la his­to­ria de nues­tra na­ción de ma­ne­ra que na­die en su sano jui­cio pue­da en­fa­dar­se. Es­to es di­fi­ci­lí­si­mo en un mo­men­to co­mo el nues­tro, cuan­do la his­to­ria ca­si ha de­ja­do de ser una cien­cia pa­ra con­ver­tir­se en un ar­ma arro­ja­di­za con la que unos ati­zan a otros.

Sa­be­mos que a los ni­ños, en de­ter­mi­na­das co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, se les es­tán con­tan­do en cla­se pu­ras in­ven­cio­nes pa­trió­ti­cas o ma­ni­pu­la­cio­nes mi­se­ra­bles de lo que sa­be­mos que su­ce­dió. Lo mis­mo, exac­ta­men­te lo mis­mo, se ha­cía en tiem­pos de Fran­co (es­te sí sa­le en la fun­ción, ¡y có­mo!), cuan­do los ni­ños apren­día­mos una pa­la­bra má­gi­ca que era no­so­tros. Y no­so­tros eran (éra­mos), su­ce­si­va­men­te, los ro­ma­nos, los vi­si­go­dos, los cris­tia­nos pe­ro no los mo­ros, des­de lue­go los Re­yes Ca­tó­li­cos, los con­quis­ta­do­res pe­ro no los in­dios, los Aus­trias pe­ro mu­cho me­nos los Bor­bo­nes o los ilus­tra­dos, la In­qui­si­ción pe­ro no los he­re­jes, los car­lis­tas pe­ro no los li­be­ra­les, Jo­sé An­to­nio pe­ro no Azaña, y por ahí has­ta el in­fla­ma­dí­si­mo se­ñor cu­ra que nos da­ba cla­se. Sa­be­mos tam­bién que hoy hay re­vi

sio­nis­tas de nues­tra his­to­ria que sen­ci­lla­men­te mien­ten, por más pías y más

moas que sean sus in­ven­cio­nes, tra­pa­ce­rías y fal­si­fi­ca­cio­nes.

Fi­lar­di no lo ha­ce. Fi­lar­di trans­for­ma a Fe­li­pe III en un des­ca­cha­rran­te va­go pa­so­ta (lo ha­ce Lu­na Pa­re­des) que de­ja el go­bierno en ma­nos del du­que de Ler­ma, y ahí que­da cla­ro que los prin­ci­pios de la co­rrup­ción, el man­go­neo y el gur­te­lis­mo son, por su pro­pia esen­cia, per­ma­nen­tes e inal­te­ra­bles, co­mo otros prin­ci­pios que pu­sie­ron más tar­de. Cuan­do al­guien di­ce que el Go­bierno es­tá tra­tan­do mal a vas­cos y ca­ta­la­nes, y que al­gu­nos se es­tán de­jan­do de sen­tir es­pa­ño­les, Fi­lar­di le ha­ce de­cir a Cá­no­vas (si­glo XIX) que “eso es un ca­len­tón que se les pa­sa en dos días”, y la gen­te se ti­ra por el sue­lo de la ri­sa. Cuan­do hay que ex­pli­car la Re­pú­bli­ca y la Gue­rra Ci­vil, su­ce­de al­go pro­di­gio­so que... Ah, per­dón, no de­bo des­tri­par­les a us­te­des la obra.

No es una bro­ma. O no so­lo eso. Es mu­cho más, es nues­tra his­to­ria vis­ta des­de el ángulo bur­lón y ri­gu­ro­so que per­mi­te que Fer­nan­do el Ca­tó­li­co bai­le una jo­ta inol­vi­da­ble, que to­do el mun­do lo­gre en­ten­der la su­ce­sión de Car­los IV y que Alfonso XIII, en ma­nos del in­men­so Fa­pres­to... Pe­ro ya bas­ta. Es teatro. Del me­jor. Una obra que todos los es­pa­ño­les de­be­ría­mos ver. Y lo bien que nos iba a sen­tar en es­tos tiem­pos. Por Jú­pi­ter.

Tres por todos. Arri­ba, Ja­vi Ro­de­nas (Gau­dio­sa) y Car­los Fa­pres­to (Pe­la­yo). Aba­jo, el in­qui­si­dor, el bu­ró­cra­ta y Fe­li­pe II (Lu­na Pa­re­des).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.