Bien­ve­ni­do, Mis­ter Mars­hall

IR­LAN­DA DEL NOR­TE, 26 DE ENERO DE 1942 · Lle­gan al Reino Uni­do las pri­me­ras tro­pas nor­te­ame­ri­ca­nas en­via­das pa­ra li­be­rar a Eu­ro­pa de los na­zis.

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA - LUIS RE­YES

To­da­vía no exis­tía el Plan Mars­hall que evo­ca es­te tí­tu­lo de la fa­mo­sa pe­lí­cu­la de Ber­lan­ga, pe­ro sí que exis­tía Mr. Mars­hall, o me­jor di­cho, el ge­ne­ral Geor­ge C. Mars­hall, je­fe de las fuer­zas ar­ma­das y má­xi­mo res­pon­sa­ble de la es­tra­te­gia nor­te­ame­ri­ca­na en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Y pa­ra los in­gle­ses, ase­dia­dos en su is­la tras la hu­mi­llan­te de­rro­ta en Eu­ro­pa, so­me­ti­dos al cruel cas­ti­go de la avia­ción y los sub­ma­ri­nos na­zis, ba­que­tea­dos en todos los fren­tes del Im­pe­rio Bri­tá­ni­co, la lle­ga­da de las tro­pas ame­ri­ca­nas al Reino Uni­do tra­jo un in­men­so ali­vio, su­pe­rior a la eu­fo­ria de nin­gún Plan Mars­hall.

In­gla­te­rra se ha­bía que­da­do so­la fren­te a Ale­ma­nia des­de ju­nio de 1940, cuan­do Fran­cia se rin­dió y Hitler do­mi­nó prác­ti­ca­men­te to­da Eu­ro­pa. La in­va­sión ale­ma­na de la URSS en el ve­rano del 41 le ha­bía pro­por­cio­na­do un alia­do que era, de mo­men­to, un las­tre. El ejér­ci­to ru­so ha­bía si­do aplas­ta­do, los ale­ma­nes ocu­pa­ban me­dia Ru­sia y Sta­lin no so­lo no po­día au­xi­liar a In­gla­te­rra, sino que re­cla­ma­ba de­ses­pe­ra­da­men­te ayu­da de to­do ti­po. Gran Bre­ta­ña es­ta­ba al bor­de del co­lap­so, aun­que el há­bil po­lí­ti­co que era Chur­chill se las in­ge­nia­se pa­ra man­te­ner al­ta la mo­ral con aren­gas ma­gis­tra­les, exa­ge­ra­cio­nes for­mi­da­bles y as­tu­tas men­ti­ras o me­dias ver­da­des. El pa­no­ra­ma cam­bia­ría, sin em­bar­go, con la en­tra­da de EEUU en la gue­rra.

“Se­ñor, los ja­po­ne­ses”.

El do­min­go 7 de di­ciem­bre de 1941, el día del ata­que a Pearl Har­bor, Chur­chill es­ta­ba reuni­do pre­ci­sa­men­te con el em­ba­ja­dor ame­ri­cano y con el en­via­do de Roo­se­velt, Eve­ret Ha­rri­man. Oye­ron en el bo­le­tín de la BBC, tras las no­ti­cias im­por­tan­tes, una breve y con­fu­sa re­fe­ren­cia a cier­to in­ci­den­te en Ha­wai, pe­ro no le die­ron im­por­tan­cia. Fue, co­mo en el teatro, el ma­yor­do­mo quien tra­jo la no­ti­cia: “Se­ñor, los ja­po­ne­ses han ata­ca­do Es­ta­dos Uni­dos”.

En sus me­mo­rias de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial Chur­chill re­co­ge su es­ta­do emo­cio­nal an­te es­te cam­bio de la si­tua­ción: “Ha­bía­mos ga­na­do la gue­rra”. Así de cla­ro lo veía el pri­mer mi­nis­tro in­glés, que aña­de: “El des­tino de Hitler es­ta­ba es­cri­to. El des­tino de Mus­so­li­ni es­ta­ba es­cri­to. En cuan­to a los ja­po­ne­ses, que­da­rían re­du­ci­dos a pol­vo. To­do el res­to no era más que la apli­ca­ción ade­cua­da de una fuer­za abru­ma­do­ra”.

Esa “fuer­za abru­ma­do­ra” era la de la pri­me­ra po­ten­cia mun­dial, pues Es­ta­dos Uni­dos lo era, aun­que la ma­yo­ría del mun­do –in­clu­yen­do a los pro­pios ame­ri­ca­nos- no se hu­bie­ra da­do cuenta. Ya en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial ha­bía si­do de­fi­ni­ti­va la in­ter­ven­ción nor­te­ame­ri­ca­na. La po­ten­cia de­mo­grá­fi­ca, in­dus­trial y eco­nó­mi­ca de EEUU des­hi­zo el em­pa­te téc­ni­co, con li­ge­ra ven­ta­ja ale­ma­na, en el que se ha­bía em­pan­ta­na­do la con­tien­da. Sin em­bar­go, tras es­ta en­tra­da con to­da la or­ques­ta en la es­ce­na mun­dial, Es­ta­dos Uni­dos se ha­bía re­ple­ga­do so­bre sí mis­mo, el ais­la­cio­nis­mo se ha­bía im­pues­to y ni si­quie­ra qui­so en­trar en la So­cie­dad de Na­cio­nes (la ONU de en­ton­ces), pe­se a que ha­bía si­do un in­ven­to del pre­si­den­te Wil­son.

Cuan­do co­men­zó la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, Roo­se­velt ha­bría que­ri­do vol­ver en au­xi­lio de In­gla­te­rra y Fran­cia, co­mo lo hi­cie­ra Wil­son en la Pri­me­ra, pe­ro el Con­gre­so y la opi­nión pú­bli­ca le te­nían ata­das las ma­nos. Ideó fór­mu­las pa­ra sos­te­ner a Gran Bre­ta­ña cuan­do se que­dó so­la an­te el pe­li­gro, co­mo la Ley de Prés­ta­mos y Arrien­dos, que era una trans­fu­sión de san­gre de la in­dus­tria nor­te­ame­ri­ca­na a In­gla­te­rra. In­gla­te­rra lo­gró así so­bre­vi­vir, pe­ro ganar le se­ría im­po­si­ble si los ame­ri­ca­nos no en­tra­ban en com­ba­te.

Con la ayu­da a los bri­tá­ni­cos la in­dus­tria es­ta­dou­ni­den­se se ha­bía con­ver­ti­do de he­cho en una in­dus­tria de gue­rra, pe­ro el Con­gre­so no per­mi­tía que se pre­pa­ra­se mi­li­tar­men­te. Las fuer­zas ar­ma­das ame­ri­ca­nas en vís­pe­ras de Pearl Har­bor eran de me­nos de 200.000 hom­bres, pa­ra un país tan gran­de y po­bla­do, una ci­fra ri­dí­cu­la com­pa­ra­da con las mag­ni­tu­des de los ejér­ci­tos de la épo­ca. Sin em­bar­go, el mis­mo día que Ale­ma­nia in­va­dió Po­lo­nia, Roo­se­velt to­mó una me­di­da mi­li­tar que es­ta­ba en sus ma­nos y se re­ve­la­ría vi­tal. Nom­bró a Geor­ge C. Mars­hall je­fe del Es­ta­do Ma­yor (chief of the Staff), es de­cir, má­xi­ma je­rar­quía mi­li­tar de to­das las fuer­zas de tie­rra, mar y ai­re.

Mars­hall era un ofi­cial de ca­rre­ra, con ex­pe­rien­cia bé­li­ca di­rec­ta aun­que fue­se de Es­ta­do Ma­yor, pues ha­bía ido con

Los dos años de re­la­ción de Íker Ca­si­llas y Sa­ra Car­bo­ne­ro han da­do pa­ra mu­cho. Ya vi­ven jun­tos des­de ha­ce tiem­po y su amor pa­re­ce ir vien­to en po­pa. Des­de que se co­no­cie­ran du­ran­te la Co­pa Fe­de­ra­cio­nes de Su­dá­fri­ca, don­de el fut­bo­lis­ta acu­dió a ju­gar con la se­lec­ción es­pa­ño­la y ella a cu­brir el cam­peo­na­to pa­ra Telecinco, la pa­re­ja no ha de­ja­do de dar ti­tu­la­res. El úl­ti­mo, el ni­di­to de amor que se han com­pra­do y con el que han da­do la bien­ve­ni­da a 2012. Se tra­ta de una dis­cre­ta ca­sa en La Fin­ca, una de las ur­ba­ni­za­cio­nes más eli­tis­tas de la ca­pi­tal, si­tua­da en el tér­mino mu­ni­ci­pal de Po­zue­lo de Alar­cón y don­de se en­cuen­tra la ren­ta per cá­pi­ta más ele­va­da de Ma­drid. Ex­clu­si­vo al cien por cien, es­te com­ple­jo re­si­den­cial es el lu­gar ele­gi­do por fut­bo­lis­tas de éli­te, su­per­mi­llo­na­rios y ros­tros fa­mo­sos pa­ra man­te­ner­se fue­ra de las cá­ma­ras de los pa­pa­raz­zi. Ale­ja­da del cen­tro, la zo­na les per­mi­te ade­más dis­fru­tar de la pri­va­ci­dad y la tran­qui­li­dad, eso sí, a un al­to pre­cio.

Ago­bia­dos por el aco­so me­diá­ti­co que su­fren dia­ria­men­te en la puer­ta de su ac­tual vi­vien­da en Boa­di­lla del Mon­te, Íker y Sa­ra quie­ren aban­do­nar es­ta re­si­den­cia cuan­to antes y tras­la­dar­se a es­te ex­clu­si­vo lu­gar, don­de les se­rá más fá­cil pre­ser­var su in­ti­mi­dad. La ca­si­ta que han ad­qui­ri­do es­tá si­tua­da en la ca­lle de Pra­do del Rey, una zo­na de 96 cha­lets ado­sa­dos cons­trui­dos por el ar­qui­tec­to Alberto Mar­tín Ca­ba­lle­ro, ex­ma­ri­do de la ac­triz Lydia Bosch. “Es una vi­vien­da dis­cre­ta, en re­la­ción a lo que es La Fin­ca. Des­de lue­go son muy bue­nas ca­sas, pe­ro no es lo me­jor que hay en la ur­ba­ni­za­ción”, ex­pli­ca a Tiem­po Gon­za­lo Ló­pez-van Dam, di­rec­tor de la in­mo­bi­lia­ria Pro­mo­ra. 1.800.000 eu­ros es lo que han des­em­bol­sa­do el por­te­ro del Real Ma­drid y la pe­rio­dis­ta por es­te in­mue­ble de 450 me­tros cua­dra­dos. La fa­mo­sa pa­re­ja ha de­ci­di­do re­mo­de­lar el cha­let a su gus­to y rea­li­zar al­gu­nas re­for­mas antes de tras­la­dar­se a vi­vir a allí. Muy im­pli­ca­dos en todos los de­ta­lles, es fá­cil ver­les en­trar en la ur­ba­ni­za­ción pa­ra se­guir de cer­ca el cur­so de las obras. Es­tá pre­vis­to que la nue­va ca­sa es­té lis­ta en breve y pue­dan rea­li­zar la mu­dan­za y to­mar po­se­sión de su nue­vo ho­gar lo antes po­si­ble.

La ur­ba­ni­za­ción que han ele­gi­do pa­re­ce in­fran­quea­ble. Una jau­la de oro con el ma­yor ni­vel de pri­va­ci­dad de España y Eu­ro­pa. Co­mo si de un bún­ker se tra­ta­ra, dis­po­ne de cá­ma­ras pe­ri­me­tra­les y pa­tru­llas de vi­gi­lan­cia que re­co­rren las ave­ni­das de la ur­ba­ni­za­ción las 24 ho­ras. Ade­más, cá­ma­ras noc­tur­nas y de­tec­to­res de in­fra­rro­jos con­tro­lan mi­nu­to a mi­nu­to cual­quier mo­vi­mien­to en la zo­na. To­do es po­co pa­ra pro­te­ger la in­ti­mi­dad de los pri­vi­le­gia­dos ve­ci­nos. Los amigos que deseen vi­si­tar­les so­lo po­drán ac­ce­der si los Car­bo­ni­llas, co­mo se les co­no­ce po-

El ar­qui­tec­to que cons­tru­yó es­tos cha­lets ado­sa­dos es el ex­ma­ri­do de la ac­triz Lydia Bosch

pu­lar­men­te, les es­tán es­pe­ran­do, ya que na­die pue­de en­trar en es­te re­cin­to si pre­via­men­te no es­tá anun­cia­do. Aquí la re­la­ción en­tre los re­si­den­tes es prác­ti­ca­men­te inexis­ten­te, ape­nas se co­no­cen en­tre sí. De he­cho, en la ma­yo­ría de los ca­sos se des­co­no­ce quién es el ve­cino de al la­do. Sin em­bar­go, los que han tras­pa­sa­do es­te gla­mu­ro­so bún­ker ha­blan de que es un lu­gar aco­ra­za­do, pe­ro sin du­da muy agra­da­ble. Vi­vien­das que se es­con­den tras se­tos ba­jos, ár­bo­les que di­si­mu­lan las cá­ma­ras de vi­gi­lan­cia, am­plias ave­ni­das por las que es po­si­ble pa­sear sin que na­die te mo­les­te y en las que no se en­cuen­tra ni un co­che apar­ca­do. En de­fi­ni­ti­va, un lu­gar per­fec­to pa­ra dis­fru­tar de su amor sin es­tar ex­pues­tos a los ojos de los cu­rio­sos.

Vi­vir de lu­jo.

A es­ta nue­va re­si­den­cia del por­te­ro y la re­por­te­ra de­por­ti­va no le fal­ta detalle. Cuenta con 450 me­tros cua­dra­dos dis­tri­bui­dos en tres plan­tas, más el só­tano. La pri­me­ra es­tá di­vi­di­da en dos zo­nas: una pa­ra la am­plia co­ci­na y otra pa­ra el sa­lón, que tie­ne dos al­tu­ras, una de ellas, des­ti­na­da a la zo­na del co­me­dor y la otra con una aco­ge­do­ra chi­me­nea y gran­des ven­ta­na­les con sa­li­da al jar­dín. En la se­gun­da plan­ta se en­cuen­tra la zo­na de des­can­so que cons­ta de tres ha­bi­ta­cio­nes y dos cuar­tos de ba­ño. En la buhar­di­lla es­tá el dor­mi­to­rio prin­ci­pal, con un enor­me ba­ño, du­cha y ba­ñe­ra de hi­dro­ma­sa­je, un pe­que­ño des­pa­cho y un gran ves­ti­dor. Ade­más, cuenta con un bo­ni­to hall, tras­te­ro, des­pen­sa, bo­de­ga y só­tano. La pro­pie­dad tie­ne un jar­dín de

120 me­tros cua­dra­dos y pis­ci­na pri­va­da, aun­que no muy gran­de. Se­gún ex­pli­ca la in­mo­bi­lia­ria Gil­mar a Tiem­po, “la pa­re­ja ten­drá que des­em­bol­sar 500 eu­ros al mes de gas­tos de co­mu­ni­dad, can­ti­dad en la que es­tán in­clui­dos los ser­vi­cios de jar­di­ne­ría y lim­pie­za”.

Ro­dea­dos de amigos.

La me­diá­ti­ca pa­re­ja po­drá ha­cer vi­da so­cial sin sa­lir de la ur­ba­ni­za­ción y dis­fru­tar de la cer­ca­nía de sus gran­des amigos en su nue­va ca­sa. Ale­jan­dro Sanz y Ra­quel Pe­re­ra vi­ven muy cer­ca, tam­bién Pe­né­lo­pe Cruz y Ja­vier Bar­dem, Nuria Ro­ca, Fon­si Nie­to o Bor­ja Thys­sen y Blan­ca Cues­ta son al­gu­nos de sus ve­ci­nos fa­mo­sos. Pe­ro co­mo en­tre los ri­cos tam­bién hay cla­ses, La Fin­ca es­tá dis­tri­bui­da en dis­tin­tas ur­ba­ni­za­cio­nes con di­fe­ren­tes ni­ve­les y pre­cios. En con­cre­to, el cos­te de las vi­vien­das en la zo­na don­de han com­pra­do Íker Ca­si­llas y Sa­ra Car­bo­ne­ro os­ci­la en­tre 1.500.000 y 1.800.000 eu­ros. Te­nien­do en cuenta los nue­ve mi­llo­nes de eu­ros que ga­na el guar­da­me­ta al año, sin con­tar lo que se em­bol­sa por pu­bli­ci­dad, más los in­gre­sos de la pe­rio­dis­ta por su tra­ba­jo en Telecinco, sus co­la­bo­ra­cio­nes y sus con­tra­tos pu­bli­ci­ta­rios, que as­cien­den a la na­da des­pre­cia­ble su­ma to­tal de un mi­llón de eu­ros al año, no pa­re­ce que su­pon­ga un gran pro­ble­ma es­te des­em­bol­so pa­ra la pa­re­ja.

De he­cho, se han com­pra­do una de las ca­sas más mo­des­tas de la zo­na. Qui­zá con el tiem­po se tras­la­den a la zo­na más ex­clu­si­va de la ur­ba­ni­za­ción, la de Los Lagos, tal y co­mo hi­zo el fut­bo­lis­ta Raúl, que co­men­zó vi­vien­do en uno de los ado­sa­dos y pos­te­rior­men­te se cam­bió a es­te pa­raí­so de más lu­jo don­de las par­ce­las tie­nen más de 3.000 me­tros y cues­tan en­tre cua­tro y cin­co mi­llo­nes de eu­ros. Aquí tie­nen su ca­sa al­gu­nos com­pa­ñe­ros de equi­po co­mo Jo­sé Mou­rin­ho, Ben­ze­ma o Cris­tiano Ro­nal­do.

Lo que no tendrán en ca­sa es gim­na­sio, tam­po­co lo hay den­tro de las zo­nas co­mu­nes de la ur­ba­ni­za­ción. Aun­que se­gu­ro que no tie­nen nin­gún pro­ble­ma en ac­ce­der al ex­clu­si­vo cen­tro de­por­ti­vo que se en­cuen­tra cer­ca, el Ree­bok Sports Club, de 25.000 me­tros cua­dra­dos. Uno de sus due­ños es el co­rre­dor de co­ches Car­los Sainz, y es don­de se pue­de en­con­trar a más mi­llo­na­rios po­nién­do­se en for­ma por me­tro cua­dra­do de Ma­drid. Allí es ha­bi­tual ver su­dan­do la ca­mi­se­ta a ce­le­bri­ties co­mo el to­re­ro Fran­cis­co Ri­ve­ra o Gon­za­lo Mi­ró.

Es­tá cla­ro que el por­te­ro de la se­lec­ción ha en­con­tra­do en la pe­rio­dis­ta de­por­ti­va a la mu­jer de su vi­da y que am­bos tie­nen un pro­yec­to de vi­da en común. Y aun­que la re­la­ción va de ma­ra­vi­lla, de bo­da pa­re­ce que, de mo­men­to, na­da. Lo que sí se ha desata­do es el ins­tin­to pa­ter­nal

La pa­re­ja ten­drá que des­em­bol­sar 500 eu­ros al mes en gas­tos de co­mu­ni­dad En La Fin­ca vi­ven tam­bién otros com­pa­ñe­ros de equi­po co­mo Ro­nal­do, Ben­ze­ma o Mou­rin­ho

del fut­bo­lis­ta, quien ha de­cla­ra­do: “En un fu­tu­ro me veo en una ca­sa de cam­po con mi pa­re­ja y mis ni­ños”. Pa­ra que es­te sue­ño se ha­ga com­ple­ta­men­te reali­dad pri­me­ro de­be con­ven­cer a su chi­ca, que to­da­vía no pa­re­ce es­tar por la la­bor de am­pliar la fa­mi­lia. Pe­ro si un día el ca­pi­tán del Real Ma­drid lo­gra sus pro­pó­si­tos pa­ter­na­les, en el mis­mo ba­rrio en el que van a vi­vir cuen­tan con di­ver­sos co­le­gios pri­va­dos, en­tre ellos el Bri­tá­ni­co, don­de po­drán dar a su fu­tu­ra pro­le una educación in­ter­na­cio­nal.

Y si al­guien es­tá pen­san­do en vi­vir ro­dea­do de ce­le­bri­ties en es­te te­rri­to­rio de

gla­mour y no le sa­len las cuen­tas pa­ra ad­qui­rir uno de es­tos ca­so­plo­nes, siem­pre que­da se­guir el ejem­plo de Mou, el en­tre­na­dor del Real Ma­drid, quien pa­ga 20.000 eu­ros al mes por el al­qui­ler de su ca­sa con op­ción a com­pra. Aun­que antes tie­ne que pa­sar una cri­ba, ya que una ca­sa en La Fin­ca no se la en­se­ñan a cual­quie­ra. Pa­ra po­der com­prar hay que su­pe­rar pre­via­men­te una en­tre­vis­ta per­so­nal con los co­mer­cia­les.

Su se­gun­da re­si­den­cia, en Ávi­la.

Pa­re­ce que los tiem­pos de cri­sis que es­ta­mos vi­vien­do han ani­ma­do al fut­bo­lis­ta a in­ver­tir en la­dri­llo, ya que no so­lo ha ad­qui­ri­do la ca­sa de Ma­drid, tam­bién ha aña­di­do a su pa­tri­mo­nio una vi­vien­da ru­ral en Na­va­la­cruz, un mu­ni­ci­pio a 44 ki­ló­me­tros de Ávi­la. Es­te pue­blo tie­ne un sen­ti­do muy es­pe­cial pa­ra el fut­bo­lis­ta, pues allí pa­só muy bue­nos mo­men­tos du­ran­te su ni­ñez e hi­zo tam­bién sus pri­me­ros pi­ni­tos co­mo guar­da­me­ta en la plaza del pue­blo. Siem­pre ha pre­su­mi­do de es­tar muy uni­do a es­ta tie­rra, ya que es el pue­blo

de sus pa­dres y don­de vi­ven sus abue­los. Es­tá tan or­gu­llo­so, y los lu­ga­re­ños de él, que en 2010 fue nom­bra­do hi­jo pre­di­lec­to por el ca­ri­ño que le tie­ne a es­te lu­gar. La ca­sa que se ha cons­trui­do cuenta con tres plan­tas, tres te­rra­zas y una gran buhar­di­lla. Una vi­vien­da si­tua­da en me­dio de un pa­ra­je na­tu­ral don­de la pa­re­ja des­co­nec­ta cuan­do sus obli­ga­cio­nes pro­fe­sio­na­les se lo per­mi­ten. Ade­más, Sa­ra se ha adap­ta­do per­fec­ta­men­te a Na­va­la­cruz, don­de le en­can­ta dis­fru­tar de ro­mán­ti­cos fi­nes de se­ma­na con su chi­co y su pe­rro de ra­za Gol­den Re­trie­ver. Sin ir más le­jos, en lu­gar de ele­gir un des­tino exó­ti­co pa­ra dar la bien­ve­ni­da al nue­vo año, ha si­do aquí don­de los Car­bo­ni­llas han pa­sa­do la No­che­vie­ja en com­pa­ñía de al­gu­nos amigos y fa­mi­lia­res.

El jar­dín. En sus 120 me­tros no fal­ta una pe­que­ña pis­ci­na. El ba­ño. En la sui­te prin­ci­pal, abuhar­di­lla­do y con hi­dro­ma­sa­je.

La co­ci­na. Es­tá equi­pa­da con los úl­ti­mos avan­ces en do­mó­ti­ca. Dor­mi­to­rio. La vi­vien­da cuenta con cua­tro am­plias ha­bi­ta­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.