Efec­tos irre­pa­ra­bles

Una de las con­se­cuen­cias más fu­nes­tas de la re­ce­sión son los re­cor­tes en I+D, que provocan una fu­ga de ce­re­bros ma­si­va.

Tiempo - - TAL COMO SOMOS - NATIIVEL PRECIIADO

se ha es­ta­ble­ci­do un im­pla­ca­ble or­den de prio­ri­da­des que per­mi­te po­cas su­ti­le­zas. Los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos de­di­can ca­si todos sus es­fuer­zos pri­me­ro a re­du­cir el dé­fi­cit, tal co­mo mar­can las exi­gen­cias in­ter­na­cio­na­les, y des­pués a in­ten­tar dis­mi­nuir las pa­vo­ro­sas ci­fras del pa­ro. Es cier­to que se en­fren­tan a pro­ble­mas tan acu­cian­tes que se sien­ten au­to­ri­za­dos pa­ra pos­ter­gar to­do lo de­más, co­mo si vi­vié­ra­mos en una economía de gue­rra don­de so­lo se atien­de al fun­cio­na­mien­to de lo in­dis­pen­sa­ble. Al­gu­nos au­to­res sos­tie­nen que es­ta­mos in­mer­sos en la Ter­ce­ra Gue­rra Mun­dial, aun­que sean in­ca­pa­ces de iden­ti­fi­car con pre­ci­sión dón­de se en­cuen­tra el es­ce­na­rio bé­li­co ni las ar­mas de des­truc­ción ma­si­va. Pa­ra que nos va­ya­mos ha­cien­do a la idea, los más ago­re­ros ase­ve­ran que la Gran Re­ce­sión se pro­lon­ga­rá du­ran­te va­rios años.

El Ban­co de España ha ra­ti­fi­ca­do es­ta se­ma­na los negros pro­nós­ti­cos del FMI y nos va­ti­ci­na una nue­va re­caí­da pa­ra es­te año, con una re­ce­sión del 1,5% del PIB, la des­truc­ción de me­dio mi­llón de pues­tos de tra­ba­jo, lo que ele­va­rá la ta­sa de pa­ro has­ta el 23%... y así, has­ta me­dia­dos de 2013, cuan­do se re­gis­tra­rá una le­ve o ca­si in­sig­ni­fi­can­te me­jo­ría, en ca­so de que acep­te­mos la co­rres­pon­dien­te do­sis de sa­cri­fi­cios. La anun­cia­da subida del IRPF fre­na­rá el con­su­mo pri­va­do y agra­va­rá la re­ce­sión, así que, fren­te al im­pla­ca­ble de­te­rio­ro de la economía el Ban­co de España pro­po­ne una re­ce­ta aún más se­ve­ra que la que ve­ni­mos so­por­tan­do. A lo an­te­rior ha­bría que aña­dir una ma­yor mo­de­ra­ción sa­la­rial y una con­tun­den­te re­for­ma la­bo­ral.

Ca­da vez son más los ciu­da­da­nos que no se re­sig­nan y se car­gan de ar­gu­men­tos pa­ra re­cha­zar las cre­cien­tes apre­tu­ras eco­nó­mi­cas, so­bre to­do, por­que cua­tro años de ajus­tes no han ser­vi­do pa­ra ini­ciar la re­cu­pe­ra­ción. Por el con­tra­rio, los re­sul­ta­dos han pro­vo­ca­do

Cua­tro años de ajus­tes no han ser­vi­do pa­ra ini­ciar la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca sino to­do lo con­tra­rio

más des­em­pleo y una di­fe­ren­cia cre­cien­te de la de­sigual­dad en la dis­tri­bu­ción de la ri­que­za. La ren­ta me­dia del 10% que más ga­na­ba en 2008 (al co­mien­zo de la cri­sis) era 12 ve­ces su­pe­rior al 10% de los que te­nían una ren­ta me­nor, se­gún da­tos de la OCDE. Y la bre­cha si­gue au­men­tan­do. Otros efec­tos in­de­sea­dos han si­do la dis­mi­nu­ción del gas­to pú­bli­co y la pri­va­ti­za­ción de los ser­vi­cios o los re­cor­tes en I+D. Es­tos úl­ti­mos han im­pul­sa­do una cam­pa­ña pa­ra que los con­tri­bu­yen­tes exi­jan una ca­si­lla en su de­cla­ra­ción de la ren­ta pa­ra de­di­car a la Cien­cia el 0,7% de sus im­pues­tos. (Se pue­de fir­mar en In­ter­net has­ta el 1 de fe­bre­ro). El Go­bierno no so­lo ha re­cor­ta­do 600 mi­llo­nes del pre­su­pues­to, sino las pla­zas de­di­ca­das a la in­ves­ti­ga­ción. Una de las con­se­cuen­cias más fu­nes­tas ha si­do la fu­ga ma­si­va de ce­re­bros. El per­fil del que bus­ca tra­ba­jo en el ex­tran­je­ro es el de un jo­ven de al­re­de­dor de 25 años, al­ta­men­te cua­li­fi­ca­do y sin car­gas fa­mi­lia­res. El nú­me­ro de es­tos emi­gran­tes se ha du­pli­ca­do des­de que co­men­zó la cri­sis y se ha in­cre­men­ta­do aún más en los dos úl­ti­mos años.

Al­gún día lle­ga­rá el mo­men­to de la reac­ti­va­ción eco­nó­mi­ca, pe­ro si antes no se im­pi­de se­me­jan­te de­te­rio­ro, se­rá más du­ro re­cons­truir un país so­bre las rui­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.