Ba­su­ra que no de­be­ría ser­lo

Se cal­cu­la que un ter­cio de los ali­men­tos que se pro­du­cen aca­ban en los con­te­ne­do­res a pe­sar de ser ap­tos pa­ra el con­su­mo. Un nue­vo free­ga­nis­mo, mo­vi­mien­to, el pro­po­ne apro­ve­char­los.

Tiempo - - SOCIEDAD - POR CA­RO­LI­NA VALDEHÍTA

es muy pro­ba­ble que el tér­mino free­ga­nis­mo no le di­ga na­da. Sin em­bar­go, ver a un gru­po de gen­te re­co­ger la co­mi­da desecha­da por los su­per­mer­ca­dos, le di­rá mu­chas co­sas. Si bien la ma­yor par­te de las per­so­nas que re­ci­clan la co­mi­da lo ha­cen de­bi­do a una si­tua­ción eco­nó­mi­ca pre­ca­ria, los free­ga­nis­tas lo ha­cen co­mo es­ti­lo de vi­da.

Su fi­lo­so­fía se ba­sa en el ve­ga­nis­mo -es­ti­lo de vi­da que de­fien­de el res­pe­to a los ani­ma­les y pro­pug­na el an­ti­con­su­mis­mo y el ve­ge­ta­ria­nis­mo- uni­do al tér­mino free (“gra­tis” en in­glés). Los free­ga­nis­tas se ali­men­tan de la co­mi­da en buen es­ta­do que re­ci­clan del ba­su­re­ro de los co­mer­cios. Na­ta­lia, de 25 años, afin­ca­da en Gra­na­da y free­ga­nis­ta por éti­ca, cuenta: “Me gus­ta pen­sar que co­la­bo­ro a que la co­mi­da no se ti­re. Bus­ca­mos huir del de­rro­che y del círcu­lo con­su­mis­ta que nos obli­ga a com­prar ali­men­tos de ba­ja ca­li­dad y al­te­ra­dos”. Ra­zón no le fal­ta: la ma­yor par­te de los pro­duc­tos bio o que cer­ti­fi­can su ca­li­dad y la muer­te dig­na de los ani­ma­les re­sul­tan mu­cho más ca­ros que los ali­men­tos nor­ma­les. Su ru­ta de re­ci­cla­je em­pie­za cuan­do los lo­ca­les echan el cie­rre. “Los pe­que­ños co­mer­cios co­la­bo­ran más, pe­ro nues­tro ma­yor su­mi­nis­tro pro­vie­ne de las gran­des su­per­fi­cies”, ex­pli­ca Na­ta­lia. Re­sul­ta im­pen­sa­ble eli­mi­nar el con­su­mis­mo de nues­tras vi­das pe­ro “hay que ser más res­pon­sa­bles y dar con un equi­li­brio ló­gi­co en­tre ofer­ta y de­man­da”, pro­cla­ma. A pe­sar de to­do, no se man­tie­ne al mar­gen de la ca­de­na de con­su­mo: “Sue­lo com­prar acei­te, azú­car, sal, arroz, pasta o le­che. Tam­bién pro­duc­tos bio o de pe­que­ños co­mer­cios, que son de me­jor ca­li­dad, aun­que re­sul­ten más ca­ros”.

Ini­cia­ti­vas des­de Eu­ro­pa.

“Cuan­do co­jo co­mi­da de la ba­su­ra la gen­te mi­ra pen­san­do, ‘po­bre gen­te, co­men de la ba­su­ra’, cuan­do gran par­te de los ali­men­tos se pue­de con­su­mir”. Na­ta­lia afir­ma que lo que co­me es­tá en buen es­ta­do y nun­ca ha da­ña­do su sa­lud. Los es­ta­ble­ci­mien­tos que tra­ba­jan con ali­men­tos se ven obli­ga­dos a desechar to­ne­la­das de co­mi­da que ha ca­du­ca­do, aun es­tan­do en buen es­ta­do. La ma­yo­ría ajus­tan sus pe­di­dos al má­xi­mo, pe­ro es inevi­ta­ble que siem­pre se ti­ren co­sas. Hay quien pen­sa­rá que lo ló­gi­co es que sean apro­ve­cha­dos por gen­te sin re­cur­sos, pe­ro “no in­tere­sa que se con­su­ma sin com­prar”, cri­ti­ca Na­ta­lia. Ella sue­le re­par­tir la co­mi­da con otros free­ga­nis­tas, pe­ro tam­bién con va­ga­bun­dos y gen­te hu­mil­de: “Ca­da vez hay más gen­te nor­mal que vie­ne a por co­mi­da y siem­pre la re­par­ti­mos en­tre todos”. Aun­que no sue­le tener al­ter­ca­dos “a ve­ces -di­ce- se pro­du­cen au­tén­ti­cas

Se­gún la ONU se pier­den o des­per­di­cian al año 1.300 mi­llo­nes de to­ne­la­das de co­mi­da en to­do el mun­do

ba­ta­llas cam­pa­les, ini­cia­das ge­ne­ral­men­te por los gi­ta­nos”. Ellos, jun­to con al­gu­nos opor­tu­nis­tas que co­gen los pro­duc­tos caducados pa­ra po­ner una que­ja y lle­var­se la in­dem­ni­za­ción, “es­tán des­vir­tuan­do la fi­lo­so­fía y con­si­guien­do que a ve­ces se vier­tan pro­duc­tos tó­xi­cos en la co­mi­da o se lle­ven los re­si­duos sin dar opor­tu­ni­dad a que la gen­te mi­re en la ba­su­ra”. Es más, al­gu­nas ciu­da­des pe­na­li­zan que se bus­que en las ba­su­ras. En Ma­drid se mul­ta has­ta con 750 eu­ros a quie­nes se lle­ven des­per­di­cios, aun­que la ley es­tá más en­fo­ca­da a “los ac­tos vandálicos y a los pi­ra­tas del car­tón, y to­da­vía no se ha mul­ta­do ni se va a mul­tar a na­die”, se­gún in­for­ma el Ayun­ta­mien­to.

Se­gún el úl­ti­mo in­for­me de la agen­cia pa­ra la Agri­cul­tu­ra y la Ali­men­ta­ción (FAO) de la Or­ga­ni­za­ción de Na­cio­nes Uni­das, “un ter­cio de los ali­men­tos que se pro­du­cen al año se pier­den”, lo que equi­va­le a 1.300 mi­llo­nes de to­ne­la­das de co­mi­da -670 mi­llo­nes en paí­ses in­dus­tria­li­za­dos y 630 en paí­ses en desa­rro­llo-. A raíz de los da­tos en Eu­ro­pa (89 mi­llo­nes de to­ne­la­das des­per­di­cia­das al año), el Par­la­men­to ha pre­sen­ta­do una se­rie de me­di­das pa­ra re­du­cir el des­pil­fa­rro antes de 2025, co­mo la di­ver­si­fi­ca­ción de los en­va­ses, la re­duc­ción del pre­cio de los ali­men­tos fres­cos cuan­do es­tén pró­xi­mos a la ca­du­ci­dad y el es­ta­ble­ci­mien­to de dos fe­chas en ca­da en­va­se que es­pe­ci­fi­quen los lí­mi­tes pa­ra la ven­ta y el con­su­mo. Y tra­ta­rá de reorien­tar los pro­gra­mas de dis­tri­bu­ción en­tre los des­fa­vo­re­ci­dos. La ini­cia­ti­va fue im­pul­sa­da por España en sep­tiem­bre, cuan­do mos­tró la ne­ce­si­dad de “abor­dar el pro­ble­ma del des­apro­ve­cha­mien­to de ali­men­tos en la ca­de­na ali­men­ta­ria glo­bal con el fin de lo­grar la re­duc­ción de los desechos y la ges­tión sos­te­ni­ble de los re­si­duos ali­men­ti­cios inevi­ta­bles”. Des­de 1986 el Mi­nis­te­rio de Me­dio Am­bien­te, con otras en­ti­da­des, eje­cu­ta un plan de su­mi­nis­tro de ali­men­tos a per­so­nas ne­ce­si­ta­das, cu­ya pre­vi­sión en 2011 fue el re­par­to de 130 mi­llo­nes de kilos de ali­men­tos en­tre 8.000 en­ti­da­des be­né­fi­cas, lle­gan­do a más de un mi­llón y me­dio de per­so­nas.

Ne­ce­si­dad. Con la cri­sis, los ba­su­re­ros se han vuel­to im­pres­cin­di­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.