AÑOS DE PRO­FE­CÍAS

El 21 de di­ciem­bre de 2012 aca­ba­rá el mun­do se­gún una in­ter­pre­ta­ción de una pro­fe­cía maya. Tam­bién iba a ter­mi­nar­se en 2011, en 1999 o en el año 1000. Se es­pe­ran más apo­ca­lip­sis en 2029 y 2036.

Tiempo - - SOCIEDAD - CLA­RA PI­NAR

La com­pra de te­rre­nos que hi­zo ha­ce unos dos años un gru­po de ita­lia­nos en la pe­nín­su­la de Yu­ca­tán (Mé­xi­co), la cu­na del im­pe­rio maya, no fue ca­sual. Tam­po­co lo era su idea de cons­truir allí, no un com­ple­jo ho­te­le­ro co­mo los que abun­dan en la re­gión, sino un ar­ca de Noé don­de es­pe­rar la lle­ga­da del fin del mun­do, que una pro­fe­cía maya fi­jó pa­ra el día 21 de di­ciem­bre de 2012. Se­gún los ma­yas, ese día ter­mi­na­rá uno de los mun­dos en los que di­vi­die­ron el tiem­po, que em­pe­zó el 13 de agos­to del año 3114 a. de C. Se­gún su creen­cia, la Tie­rra se des­tru­ye y se re­nue­va con ca­da cam­bio de mun­do, y eso es pre­ci­sa­men­te lo que se es­pe­ra pa­ra fi­na­les de es­te año, bien con el efec­to de una gran des­car­ga ener­gé­ti­ca co­mo sos­tie­nen al­gu­nos o con un cam­bio ra­di­cal de men­ta­li­dad del hom­bre, se­gún otros cre­yen­tes en es­te fe­nó­meno.

La lle­ga­da del fin del mun­do ha si­do una es­pe­ra ca­si per­ma­nen­te a lo lar­go de la his­to­ria. Aun­que has­ta aho­ra to­das las pro­fe­cías han si­do des­men­ti­das y a pe­sar de que el mie­do que es­tas ge­ne­ran en­tre la po­bla­ción se ha ido re­du­cien­do no­ta­ble­men­te con el pa­so de los si­glos -y con la glo­ba­li­za­ción y, en las úl­ti­mas dé­ca­das, la nue­vas tec­no­lo­gías, que han ata­ca­do sin pie­dad y con mu­cho hu­mor el apo­ca­lip­sis pre­vis­to pa­ra 2012- has­ta la NA­SA se vio obli­ga­da ha­ce unos me­ses a re­fu­tar la po­si­bi­li­dad de que es­te mun­do sea des­trui­do y sus­ti­tui­do por otro nue­vo co­mo de­cían los ma­yas. No obs­tan­te, ofre­ció un su­ce­so al­ter­na­ti­vo que tam­po­co es de­ma­sia­do tran­qui­li­za­dor: la NA­SA y la Agen­cia Es­pa­cial Eu­ro­pea (ESA) fir­man un in­for­me en el que ad­vier­ten del ries­go de una ca­de­na de tor­men­tas so­la­res que po­dría pro­vo­car un fe­nó­meno mag­né­ti­co que afec­ta­ría a las co­mu­ni­ca­cio­nes en to­do el mun­do.

Tres in­ten­tos.

Sea cual sea el al­can­ce de los ma­los au­gu­rios pa­ra es­te 2012, lo cier­to es que el mun­do ya de­be­ría ha­ber ter­mi­na­do va­rias ve­ces, la úl­ti­ma ha­ce na­da, el 21 de oc­tu­bre de 2011. Es­ta es la ter­ce­ra fe­cha que ha va­ti­ci­na­do Ha­rold Cam­ping, un re­ve­ren­do evan­ge­lis­ta de Es­ta­dos Uni­dos que en los úl­ti­mos 17 años ha pre­di­cho la lle­ga­da del apo­ca­lip­sis en tres oca­sio­nes. Ade­más de su car­go es­pi­ri­tual, Cam­ping es fun­da­dor de la emi­so­ra Fa­mily Ra­dio, que le ha per­mi­ti­do di­fun­dir reite­ra­da­men­te la lle­ga­da del fin del mun­do. Es­ta de­be­ría ha­ber­se pro­du­ci­do en pri­mer lu­gar el 6 de di­ciem­bre de 1994, cuan­do, ba­sán­do­se en la Bi­blia, Cam­ping ase­gu­ró que ha­bría un gran te­rre­mo­to y que “Cris­to iba a re­gre­sar”. Fa­lló y el re­ve­ren­do fi­jó una nue­va fe­cha, el 21 de ma­yo de 2011, cuan­do tam­bién pre­di­jo un seís­mo a gran es­ca­la y el Día del Jui­cio Fi­nal. Co­mo tam­po­co fun­cio­nó, dio la ter­ce­ra y úl­ti­ma fe­cha, el 21 de oc­tu­bre del año pa­sa­do. Es­te ejer­ci­cio de pro­fe­tis­mo fa­lli­do no so­lo fue to­ma­do en se­rio por al­gu­nos de sus se­gui­do­res -que en todos es­tos año se cal­cu­la que han re­cau­da­do y do­na­do unos 100 mi­llo­nes de dó­la­res (77 mi­llo­nes de eu­ros) a Cam­ping, que aban­do­na­ron sus tra­ba­jos en pre­vi­sión del fin del mun­do y que el año pa­sa­do se pa­sea­ban por Es­ta­dos Uni­dos con car­te­les que lo anun­cia­ban-, sino tam­bién por el Va­ti­cano. El año pa­sa­do, el car­de­nal Ci­pria­ni tuvo que sa­lir al pa­so de lo que, di­jo, no eran más que “fan­ta­sías”.

Por muy ro­cam­bo­les­cas que pue­dan pa­re­cer aho­ra, las pro­fe­cías del fi­nal del mun­do li­ga­das a pa­sa­jes de la Bi­blia han si­do fre­cuen­tes des­de el prin­ci­pio de nues­tra era. La más im­por­tan­te fue el te­rror mi­le­na­rio que acom­pa­ñó a la lle­ga­da del año 1000, en el que el Apo­ca­lip­sis de San Juan si­tua­ba el fin del mun­do. En ple­na Edad Me­dia, la ig­no­ran­cia de la ma­yo­ría de la po­bla­ción eu­ro­pea, sus pe­nu­rias por los abu­sos del ré­gi­men feu­dal y la he­ge­mo­nía de la re­li­gión so­bre cual­quier otro ti­po de pen­sa­mien­to die­ron lu­gar a una épo­ca -for­ma­da por los años que ro­dea­ron al cam­bio de mi­le­nio- de pá­ni­co co­lec­ti­vo que al­gu­nos ex­per­tos creen que pue­de guar­dar re­la­ción con el he­cho de que el si­glo X se ha­ya ca­ta­lo­ga­do co­mo uno de los más vio­len­tos de la his­to­ria.

San Agustín ha­bía re­la­ta­do que si­glos antes, en el año 398, se pro­du­jo otro es­ta­lli­do de pá­ni­co en Cons­tan­ti­no­pla, que pu­do pro­du­cir­se por­que ha­bía quien creía que el fin del mun­do lle­ga­ría 365 años des­pués de la cru­ci­fi­xión de Je­su­cris­to, que se cum­plían en­ton­ces, o de­bi­do a una le­yen­da que in­di­ca­ba que San Pe­dro ha­bía pac­ta­do con el dia­blo que el cris­tia­nis­mo lle­ga­ría en ese mo­men­to. Ya en la Edad Mo­der­na, la coin­ci­den­cia de tres nú­me­ros seis el año 1666 pro­vo­có la alar­ma por el año del dia­blo, que, ade­más, coin­ci­dió con un gran in­cen­dio en Lon­dres. Sin des­an­dar tan­to la his­to­ria,

has­ta ha­ce po­co fue ex­ten­di­da en­tre los cre­yen­tes de las teo­rías del fin del mun­do la idea de que el ter­cer se­cre­to que la Vir­gen de Fá­ti­ma ha­bía re­ve­la­do en 1917 a tres ni­ños pas­to­res en la Cue­va de Iria te­nía que ver tam­bién con un su­ce­so así. Be­ne­dic­to XVI echó por tie­rra es­ta teo­ría cuan­do, en una vi­si­ta a Por­tu­gal en 2010, di­jo que guar­da­ba re­la­ción con los es­cán­da­los de pe­de­ras­tia que afron­ta­ba la Igle­sia ca­tó­li­ca en aquel mo­men­to.

De­jan­do a un la­do los apo­ca­lip­sis de te­má­ti­ca re­li­gio­sa, los ma­los au­gu­rios so­bre la con­ti­nui­dad de la ci­vi­li­za­ción han es­ta­do tam­bién muy li­ga­dos his­tó­ri­ca­men­te a fe­nó­me­nos as­tro­nó­mi­cos y me­teo­ro­ló­gi­cos. El profeta de la Edad Mo­der­na más co­no­ci­do, Nos­tra­da­mus, pre­di­jo en 1555 que el fin del mun­do lle­ga­ría en sep­tiem­bre de 1999. Se­gún su de­fi­ni­ción, es­te acon­te­ci­mien­to lle­ga­ría en for­ma de un gra­ve fe­nó­meno as­tro­nó­mi­co que aca­ba­ría con el mun­do en el

La úl­ti­ma vez que de­be­ría ha­ber­se aca­ba­do el mun­do fue el 21 de oc­tu­bre de 2011, se­gún un re­ve­ren­do de EEUU La NA­SA es­tu­dia có­mo evi­tar el cho­que de un as­te­roi­de con­tra la Tie­rra que ya pre­di­je­ron los su­me­rios

fra­gor de una gran gue­rra. A pe­sar de que los más em­pe­ña­dos in­clu­so lle­ga­ron a re­la­cio­nar es­ta pro­fe­cía con los ata­ques a las To­rres Ge­me­las, ocu­rri­dos dos años más tar­de, la hi­pó­te­sis con más fuer­za es que lo que Nos­tra­da­mus es­ta­ba pre­di­cien­do era el eclip­se to­tal de sol que ocu­rrió el 11 de agos­to de ese año.

El im­pe­rio su­me­rio y la NA­SA.

Mu­cho tiem­po antes, al­re­de­dor de los años 2000 y 3000 a. de C., tuvo lu­gar el pe­rio­do de es­plen­dor del im­pe­rio su­me­rio en Me­so­po­ta­mia, con­si­de­ra­do el más an­ti­guo y que, antes que los ma­yas, in­ven­tó el ca­len­da­rio. Los su­me­rios de­ja­ron es­cri­to en su Có­di­go de Ham­mu­ra­bi la exis­ten­cia de lo que se ha lla­ma­do Pla­ne­ta X, en re­fe­ren­cia a un as­tro que se en­cuen­tra a gran dis­tan­cia de la Tie­rra pe­ro que vi­si­ta nues­tro sis­te­ma so­lar pe­rió­di­ca­men­te. Ca­da una de sus vi­si­tas ha coin­ci­di­do con la des­truc­ción de la ci­vi­li­za­ción. Es­ta teo­ría, que da­ta de ha­ce en­tre 4.000 y 5.000 años, qui­zá no ten­dría más im­por­tan­cia si no fue­ra por­que la NA­SA, la ESA y la agen­cia es­pa­cial ru­sa es­tu­dian des­de ha­ce años có­mo des­viar la ór­bi­ta de un cuer­po ce­les­te de unos 46 mi­llo­nes de to­ne­la­das que em­pe­za­ría a acer­car­se a la Tie­rra en 2029 y co­li­sio­na­ría con­tra ella en 2036.

No se re­fie­ren a es­te as­tro co­mo el Pla­ne­ta X de los su­me­rios, sino co­mo el as­te­roi­de Apo­fis, el cuer­po ce­les­te del que tam­bién ha ha­bla­do el as­tro­nau­ta es­pa­ñol Pe­dro Du­que. En unas jor­na­das ce­le­bra­das en mar­zo de 2007 en Ecua­dor, di­jo que exis­te “una cer­te­za ma­te­má­ti­ca ab­so­lu­ta” de que el as­te­roi­de Apo­fis pa­sa­rá “enor­me­men­te cer­ca” de la Tie­rra el 14 de abril de 2029 y que hay gran­des po­si­bi­li­da­des de que de­rri­be sa­té­li­tes co­mer­cia­les. En 2036, atraí­do por el cam­po gra­vi­ta­cio­nal de la Tie­rra, po­dría caer al océano y pro­vo­car un “in­men­so tsu­na­mi, in­fi­ni­ta­men­te más gran­de” que el que aso­ló In­do­ne­sia en 2004.

Ade­más de es­tos gran­des ca­ta­clis­mos, la en­tra­da en la ór­bi­ta te­rres­tre del co­me­ta Ha­lley en 1983 no fue pa­ra na­da com­pa­ra­ble con lo que ocu­rrió la vez an­te­rior -es­te fe­nó­meno ocu­rre ca­da 73 años–, en 1910. La ma­yor in­ten­si­dad con la que pu­do ver­se, uni­do a un ma­yor gra­do de co­no­ci­mien­to de es­tos fe­nó­me­nos, hi­zo que su pa­seo cer­ca de la Tie­rra a co­mien­zos del si­glo XX pro­vo­ca­ra otro epi­so­dio de pa­vor an­te el fin del mun­do.

Al fi­nal del si­glo XX, coin­ci­dien­do con otra cri­sis del mi­le­nio al es­ti­lo de la que afec­tó a Eu­ro­pa en el año 1000, el te­mi­do efec­to 2000, las po­si­bles di­fi­cul­ta­des in­for­má­ti­cas que po­drían de­ri­var­se del cam­bio de gua­ris­mos que se te­mían con mo­ti­vo del úl­ti­mo cam­bio de si­glo y de mi­le­nio, de­ri­va­ron tam­bién pa­ra mu­chos en una cues­tión más exis­ten­cial, li­ga­da tam­bién al fin del mun­do, o al me­nos al fin del mun­do tal y co­mo lo co­no­ce­mos.

Tras el fin del mun­do que no fue en 2000 ni en 2011 –de­jan­do a un la­do su­pers­ti­cio­nes li­ga­das a los años pa­lín­dro­mo, co­mo 2002, o al 11-11-11 del año pa­sa­do-, ya so­lo nos que­da pe­dir si­tio en el ar­ca de Noé a prue­ba de Apo­ca­lip­sis que se cons­tru­ye en Yu­ca­tán. Si no, qui­zá, ha­brá que es­pe­rar has­ta 2036.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.