Cuan­do el yo­ga te ha­ce su­dar

bi­kram yo­ga El es una in­no­va­do­ra prác­ti­ca en la que cuer­po y men­te tra­ba­jan y se to­ni­fi­can a 40 gra­dos.

Tiempo - - OCIO - POR CA­RO­LI­NA VALDEHÍTA

si se ob­ser­va des­de el cris­tal una cla­se de yo­ga en el Bi­kram Yo­ga Cen­ter de Ma­drid na­da lla­ma­rá, en prin­ci­pio, la aten­ción. Es al en­trar en la sa­la de ejer­ci­cio cuan­do una bo­ca­na­da de ca­lor mar­ca la di­fe­ren­cia con otras prác­ti­cas co­no­ci­das. El bi­kram yo­ga, yo­ga ca­lien­te, pre­sen­ta un va­lor aña­di­do pa­ra la pre­pa­ra­ción del cuer­po antes del ejer­ci­cio. Se prac­ti­ca a 40 gra­dos con una hu­me­dad del 40%-50% y re­sul­ta “la me­jor com­bi­na­ción pa­ra tra­ba­jar cuer­po y men­te”, se­gún el di­rec­tor del cen­tro, Randy Da­nis.

El bi­kram de­ri­va de la dis­ci­pli­na de­no­mi­na­da hat­ha yo­ga, en la que el ca­lor ayu­da a la to­ni­fi­ca­ción mus­cu­lar. El en­tre­na­mien­to du­ra ho­ra y me­dia y se re­co­mien­dan tres se­sio­nes se­ma­na­les pa­ra ver los re­sul­ta­dos. Du­ran­te el ejer­ci­cio se rea­li­zan 26 pos­tu­ras con dos me­di­ta­cio­nes -al prin­ci­pio y al fi­nal- que al­ter­nan ejer­ci­cios de res­pi­ra­ción, fle­xi­bi­li­dad y fuer­za fí­si­ca y re­quie­ren de un es­ta­do de gran con­cen­tra­ción. “El ca­lor y la hu­me­dad eli­mi­nan to­xi­nas y to­do lo que el cuer­po no ne­ce­si­ta –ex­pli­ca Da­nis–. Ade­más, co­la­bo­ra a la elas­ti­ci­dad y al sa­nea­mien­to de los múscu­los”.

El bi­kram no re­quie­re nin­gún re­qui­si­to es­pe­cí­fi­co, por lo que cual­quier per­so­na pue­de ani­mar­se a prac­ti­car­lo. El yo­ga en­cie­rra en sí mis­mo to­da una fi­lo­so­fía de cui­da­do del cuer­po y el ca­lor co­la­bo­ra a en­ten­der esas de­man­das que pre­sen­ta el or­ga­nis­mo. “Hu­bo un ca­so de una chi­ca muy fu­ma­do­ra que tras las cla­ses co­men­zó a eli­mi­nar to­xi­nas con olor a ta­ba­co, lo que le mar­có pa­ra de­jar de fu­mar –re­la­ta Da­nis–. El yo­ga es un es­ti­lo de vi­da en el que tu cuer­po te va pi­dien­do una se­rie de há­bi­tos”.

Otros be­ne­fi­cios de la al­ta tem­pe­ra­tu­ra son que “se su­mi­nis­tra oxí­geno fresco y nu­trien­tes a las zo­nas es­tan­ca­das del cuer­po y pu­ri­fi­ca la piel”, a la vez que co­la­bo­ra al equi­li­brio y for­ta­le­ci­mien­to de la mus­cu­la­tu­ra. Y no so­lo eso: tam­bién fa­vo­re­ce la pér­di­da de pe­so, la re­gu­la­ción del sue­ño y la dis­mi­nu­ción del es­trés. “Es muy im­por­tan­te la vi­sua­li­za-

Emilio Bu­tra­gue­ño, Ele­na Sal­ga­do y María Te­re­sa Fer­nán­dez de la Ve­ga son al­gu­nos fa­mo­sos que lo prac­ti­can

ción de ca­da uno, ya que es pre­ci­sa­men­te es­ta me­di­ta­ción la que ayu­da a con­se­guir los ob­je­ti­vos mar­ca­dos por ca­da cual”, ma­ti­za Da­nis, y pro­si­gue: “Su pro­pul­sor, Bi­kram Choud­hury, di­se­ñó el pro­gra­ma tras una le­sión, por lo que es muy re­co­men­da­ble pa­ra gen­te que tie­ne o ha te­ni­do pro­ble­mas en los múscu­los o que bus­ca pre­ve­nir le­sio­nes”.

Cuer­po y al­ma.

El io­ga, co­mo se de­no­mi­na en sáns­cri­to, se es­tá con­vir­tien­do en una dis­ci­pli­na ca­da vez más prac­ti­ca­da por la so­cie­dad oc­ci­den­tal. Es­te tér­mino, que con­no­ta con­cep­tos co­mo me­di­ta­ción, es­pi­ri­tua­li­dad, re­la­ja­ción o co­ne­xión tie­ne co­mo me­ta lle­gar a la unión de la pro­pia al­ma con Dios. O, si nos li­mi­ta­mos a un es­ta­dio me­nos ele­va­do, a “man­te­ner el equi­li­brio y bie­nes­tar en­tre el cuer­po y el al­ma”. La fi­lo­so­fía del yo­ga ba­sa la sa­tis­fac­ción y la ar­mo­nía del ser hu­mano en torno a tres pi­la­res: lo fí­si­co, lo psi­co­ló­gi­co y lo es­pi­ri­tual, me­dian­te la au­to­dis­ci­pli­na y la me­di­ta­ción.

Mul­ti­tud de es­cue­las mo­der­nas han asi­mi­la­do los pre­cep­tos del yo­ga an­ti­guo y son las que aho­ra se ofre­cen a la so­cie­dad. Le­jos que­da de la ima­gen po­pu­la­ri­za­da du­ran­te los 70 por los ha­re krish­na, se­gui­do­res del bhak­ti yo­ga, más de­vo­cio­nal, eso­té­ri­co y en­tre­ga­do. Aho­ra la va­rian­te más di­fun­di­da es el hat­ha yo­ga, que po­ne el én­fa­sis en de­ter­mi­na­das pos­tu­ras que co­la­bo­ran a la re­la­ja­ción. Por otro la­do, el ash­tan­ga yo­ga es el más fí­si­co y ac­túa ade­cuan­do la res­pi­ra­ción a una se­rie de pos­tu­ras del cuer­po que re­quie­ren fuer­za y elas­ti­ci­dad. Sue­le ser el más se­gui­do por aque­llos que quie­ren to­ni­fi­car sus múscu­los y per­der al­go de pe­so. Mien­tras que la va­rian­te del khun­da­li­ni yo­ga re­quie­re me­nos exi­gen­cia fí­si­ca, ya que se cen­tra más en po­ten­ciar la vi­ta­li­dad y tran­qui­li­dad men­tal, me­dian­te pos­tu­ras más sen­ci­llas y con res­pi­ra­cio­nes di­ná­mi­cas. Es­ta neo­con­cep­ción del yo­ga, tan­to en su prác­ti­ca co­mo en el es­ti­lo de vi­da y creen­cias, es­tá cau­ti­van­do a par­te de la so­cie­dad que bus­ca cui­dar­se a ni­vel fí­si­co y es­pi­ri­tual. Personajes co­mo Da­vid Beck­ham, Emilio Bu­tra­gue­ño o las po­lí­ti­cas Ele­na Sal­ga­do y María Te­re­sa Fer­nán­dez de la Ve­ga lo prac­ti­can.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.