Nue­vas muer­tes por en­ve­ne­na­mien­to

El 12 de enero se en­con­tra­ron los ca­dá­ve­res de seis águilas im­pe­ria­les ibé­ri­cas en­ve­ne­na­das con al­di­carb, un in­sec­ti­ci­da prohi­bi­do des­de 2003.

Tiempo - - MEDIO AMBIENTE - POR LU­CÍA REY

de cuer­po fuer­te y ga­rras ro­bus­tas, el águi­la im­pe­rial ibé­ri­ca es la ra­paz más ame­na­za­da de Eu­ro­pa. Aun­que su po­bla­ción se es­tá re­cu­pe­ran­do en los úl­ti­mos años, to­da­vía se en­cuen­tra en pe­li­gro de ex­tin­ción, se­gún el Ca­tá­lo­go Na­cio­nal de Es­pe­cies Ame­na­za­das. Sus prin­ci­pa­les ame­na­zas son la elec­tro­cu­ción en ten­di­dos eléc­tri­cos, el uso ile­gal de ve­neno, la fal­ta de ali­men­to y la des­truc­ción de su há­bi­tat. Pre­ci­sa­men­te, una de las ame­na­zas an­te­rio­res es la res­pon­sa­ble de que el pa­sa­do 12 de enero mu­rie­ran seis ejem­pla­res. Un ve­neno muy tó­xi­co fue el cau­san­te.

El pa­sa­do 18 de enero, los in­for­mes to­xi­co­ló­gi­cos con­fir­ma­ron lo que to­do el mun­do es­pe­ra­ba: las seis águilas im­pe­ria­les en­con­tra­das en la En­co­mien­da de Mu­de­la, Ciu­dad Real, mu­rie­ron a cau­sa de la in­ges­tión de al­di­carb. Es­te pro­duc­to es un po­ten­te in­sec­ti­ci­da cu­ya co­mer­cia­li­za­ción es­tá prohi­bi­da des­de el año 2003 de­bi­do a su pe­li­gro­si­dad pa­ra la sa­lud hu­ma­na y el me­dio am­bien­te.

Seo/bird­li­fe, a tra­vés del Li­fe+ Ve­neno, man­tie­ne que el uso ile­gal de ve­neno en España de­be erra­di­car­se de­fi­ni­ti­va­men-

Tan so­lo cin­co gra­mos de al­di­carb po­drían cau­sar la muer­te de más de 150 per­so­nas

te y fo­men­ta el desa­rro­llo de ini­cia­ti­vas pa­ra aca­bar con es­te ti­po de pro­duc­tos. Es­te pro­yec­to tie­ne co­mo ob­je­ti­vo lo­grar una dis­mi­nu­ción sig­ni­fi­ca­ti­va del uso de ve­neno en España. Cuenta con un pre­su­pues­to de 1,6 mi­llo­nes de eu­ros, de los que la Co­mi­sión Eu­ro­pea co­fi­nan­cia el 40%, y se desa­rro­lla en­tre 2010 y 2014.

Un ve­neno muy pe­li­gro­so.

El al­di­carb es uno de los pro­duc­tos que más se si­guen uti­li­zan­do pa­ra pre­pa­rar ce­bos en­ve­ne­na­dos, lo que in­di­ca que es pro­ba­ble que ha­ya un im­por­tan­te stock, así co­mo un co­mer­cio clan­des­tino de es­ta sus­tan­cia. La ma­ni­pu­la­ción de es­te pro­duc­to con­lle­va un gra­ve ries­go pa­ra la sa­lud, ya que tan so­lo cin­co gra­mos de al­di­carb po­drían cau­sar la muer­te de más de 150 per­so­nas o 3.300 águilas im­pe­ria­les. Es por ello que el pro­yec­to Li­fe+ Ve­neno ins­ta a las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas a que to­men to­das las me­di­das opor­tu­nas pa­ra evi­tar que es­te ti­po de sus­tan­cias si­gan es­tan­do dis­po­ni­bles pa­ra los en­ve­ne­na­do­res.

Por otra par­te, es­te epi­so­dio es es­pe­cial­men­te gra­ve por­que los ejem­pla­res muer­tos eran re­pro­duc­to­res. Es po­si­ble que se ha­yan per­di­do va­rias pa­re­jas en la pró­xi­ma tem­po­ra­da de cría, con el con­si­guien­te des­cen­so de jó­ve­nes en la po­bla­ción.

Hay que re­cor­dar que el en­ve­ne­na­mien­to es­tá ti­pi­fi­ca­do co­mo de­li­to en el Có­di­go Pe­nal. Los ce­bos en­ve­ne­na­dos se uti­li­zan pa­ra eli­mi­nar ani­ma­les con­si­de- ra­dos da­ñi­nos pa­ra dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des co­mo la ca­za, la ga­na­de­ría o la agri­cul­tu­ra. En oca­sio­nes tam­bién se uti­li­za pa­ra eli­mi­nar pe­rros y ga­tos asil­ves­tra­dos. El ve­neno es un mé­to­do no se­lec­ti­vo y ma­si­vo, por lo que afec­ta a mu­chos ejem­pla­res a los que no va di­ri­gi­do, en­tre ellos es­pe­cies ame­na­za­das y ani­ma­les do­més­ti­cos. Tam­bién su­po­ne un gra­ve ries­go pa­ra la sa­lud pú­bli­ca, ya que las sus­tan­cias con las que se pre­pa­ran los ce­bos son de ele­va­da to­xi­ci­dad. Por to­do ello es­tá prohi­bi­do por la le­gis­la­ción na­cio­nal y eu­ro­pea y ti­pi­fi­ca­do en el Có­di­go Pe­nal. De es­ta ma­ne­ra, Seo/bird­li­fe y nu­me­ro­sas ins­ti­tu­cio­nes pi­den que se in­ves­ti­guen a fon­do es­tos ca­sos pa­ra aca­bar, de una vez, con es­ta gran la­cra.

Pe­li­gro. Aun­que su po­bla­ción se es­tá re­cu­pe­ran­do en los úl­ti­mos años, el águi­la im­pe­rial ibé­ri­ca si­gue sien­do la ra­paz más ame­na­za­da de Eu­ro­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.