Con­mo­cio­na que los Alba al­qui­len el pa­la­cio de Li­ria

La Ca­sa de Alba se ha vis­to obli­ga­da a abrir las puer­tas de su pa­la­cio pa­ra cóc­te­les y pre­sen­ta­cio­nes de­bi­do a la fal­ta de li­qui­dez de sus em­pre­sas.

Tiempo - - GENTE - JE­SÚS MARIÑAS

Hu­bo ca­si pa­ta­tús co­lec­ti­vo an­te el anun­cio que acer­ca al me­jor pos­tor los te­so­ros del pa­la­cio de Li­ria, lo de­más pa­re­ció un re­lan­za­mien­to de cuer­pa­zos glo­rio­sos tras el ex­ce­so na­vi­de­ño. To­das cual mo­de­los remarcadas con pan­ta­lo­nes re­em­pla­zan­do los ha­bi­tua­les, pa­re­ce que des­fa­sa­dos, tra­jes de cóc­tel. La tier­na y en­tra­ña­ble María Zu­ri­ta me­tió sus va­que­ros den­tro de las bo­tas negras has­ta la ro­di­lla y Oli­via de Bor­bón -re­do­ra­da con los jo­yo­nes que pro­mo­cio­na a ba­se de es­ti­lo- op­tó por un con­jun­to ne­gro re­mar­ca­dor de su me­le­na co­bri­za.

Ale­jan­dra Ro­jas he­re­dó re­fi­na­mien­to de la con­de­sa de Mon­tar­co, pa­re­cía ré­pli­ca de la en tiem­pos es­tu­pen­da Dia­ne Kea­ton, una es­pe­cie de es­pe­jo en el que tam­bién se mi­ró Noe­lia Ló­pez, la ex de Gu­ti, an­te una Ro­mi­na en pie de gue­rra. Pre­sen­ta­ba los pre­mios re­com­pen­sa­do­res de los me­jo­res pro­duc­tos de be­lle­za y eli­gió en­tre cin­co mo­de­los un Etro no de­ma­sia­do fa­vo­re­ce­dor que au­pa­ba su pa­re­ce que rehe­cha pe­chu­ga has­ta ex­tre­mos in­sul­tan­tes. El des­afor­tu­na­do tra­je era un ex­tra­ño puz­le: con­tras­ta­ba do­ra­dos y na­ran­jas don­de la en­tre­pier­na que­da­ba en an­ti­es­té­ti­co tras­luz. Lue­go se arre­pin­tió al acep­tar se­me­jan­te di­se­ño, buen so­por­te a su desafian­te be­lle­zón con me­le­na aho­ra en­ne­gre­ci­da pa­san­do pá­gi­na a sus con­sa­bi­das me­chas pla­ti­na­das. La ca­mi­so­la co­mo san­to y se­ña in­clu­so en la adel­ga­za­da Ame­lia Bono, mien­tras ma­má Ana Ro­drí­guez se res­guar­dó de fríos ba­jo una ca­pa pe­lu­da que ani­mó con guan­tes mo­ra­dos en an­te que lle­ga­ban al co­do. Acen­tuó su ele­gan­cia co­ru­ñe­sa aca­so por­que adel­ga­zó: “¡Igual es que me qui­té un gran pe­so de en­ci­ma!”, bro­mea­ba con re­tran­ca ga­lai­ca.

An­to­nio Cano, siem­pre con la son­ri­sa pues­ta mien­tras sus pro­duc­tos de Ave­ne o Re­ne Frus­ter no pa­de­cen cri­sis. Es un sec­tor en al­za, re­mar­ca­ban an­te Aran­cha del Sol ate­nua­da en vo­lan­tes cre­ma cer­ca de la siem­pre lla­ma­ti­va Jun­cal Ri­ve­ro, de quien so­bre­sa­lía el bol­so ama­zo­na de Loe­we de na­pa blan­ca. Es sím­bo­lo de la cen­te­na­ria fir­ma que si­gue ha­cien­do pe­le­te­ría co­mo po­cos.

Pre­mios a la be­lle­za.

Lo mag­ni­fi­ca­ba Mar­ta Ba­rro­so fir­me so­bre sus mí­ti­cas pier­nas ge­né­ti­cas pre­su­mien­do: “Es­toy con un pie en los 50”. Se no­ta y re­sul­ta trein­ta­ñe­ra, igual que su ca­si ge­me­la Te­re­sa de la Cier­va, que man­tie­ne mu­tis­mo acer­ca de su her­ma­na Fá­ti­ma de la Cier­va que rom­pió con el mar­qués de Gri­ñón tras su ma­tri­mo­nio de ca­si 20 años. Ofre­cía bron­cea­do san­lu­que­ño. Exac­ta, dis­cre­ta y siem­pre re­ser­va­da, la hi­ja de la in­fan­ta Mar­ga­ri­ta pu­so ca­ra de cir­cuns­tan­cias an­te el te­ma de Ur­dan­ga­rin y la úl­ti­ma bio­gra­fía de do­ña So­fía. Es su­pues­ta­men­te re­ve­la­do­ra, Pi­lar Ey­re de­mues­tra tener un par pe­se a múl­ti­ples inexac­ti­tu­des: “No en­tien­do có­mo pue­den to­mar­lo en se­rio”, sus­pi­ra­ba María do­li­da, qui­zá ne­ce­si­tan­do una fus­ta pa­ra qui­tar de en me­dio los in­fun­dios. Su fa­mi­lia –la fa­mi­lia del Rey, que no la Fa­mi­lia Real– pa­re­ce real­men­te afec­ta­da, sub­ra­yó la siem­pre es­plén­di­da Ale­jan­dra Ro­jas que tras rom­per con Luis Me­di­na tam­bién pa­re­ce li­be­ra­da. Te­nía mu­cha adic­ción y con­di­cio­na­mien­tos pa­re­ce que in­de­sea­bles, opi­na­ron en un gui­ri­gay amor­ti­gua­do por las flo­rea­das al­fom­bras del ho­tel Pa­la­ce con ta­pi­ce­ría re­no­va­da. Son vivas, ver­do­sas sin os­cu­re­cer y dan otro tono al enor­me sa­lón ba­jo su ca­rac­te­rís­ti­ca cú­pu­la que en­tu­sias­ma­ba al rey Alfonso XIII, im­pul­sa­dor del es­ta­ble­ci­mien­to. Mar­ta Ro­bles y Nuria March lle­ga­ron con el ges­to im­pe­rio­so que las ca­rac­te­ri­za y Noe­lia Ló­pez for­man­do tán­dem con Ele­na Bar­qui­lla pa­ra­da en el tiem­po. Pa­re­ce lis­ta a de­bu­tar nue­va­men­te en­fun­da­da en un ca­mi­se­ro Loe­we de an­te gris per­la de sen­ci­llez con­tras­ta­da por el enor­me cha­que­tón sin man­gas de zo­rro argenté. Una sim­ple co­le­ta acen­tua­ba su per­fil ca­si hin­dú.

Ma­rian Ca­mino ca­lló lo que pa­de­ce su her­mano Ra­fi con su ex re­cla­ma­do­ra, Pa­lo­ma La­go ex­hi­bió son­ri­sa pre­fa­bri­ca­da so­bre tweed gri­sá­ceo y Pi­lar Me­di­na Si­do­nia pu­so ca­ra de cir­cuns­tan­cias an­te el plei­to con la ale­ma­na ex de su ma­dre y el que tie­ne con su her­mano re­cla­ma­dor del du­ca­do de Fer­nan­di­na. In­ma del Mo­ral es­tá irre­co­no­ci­ble con el pe­lo os­cu­ro, buen con­tras­te de su afi­na­mien­to fí­si­co, y Mónica Mar­tí­nez, tan cau­ti­va­do­ra co­mo Ele­na Ba­lles­te­ros con fal­da do­ra­da por en­ci­ma de la ro­di­lla. Aun­que en es­to de la mi­ni ba­tió ré­cord Pa­tri­cia Ol­me­di­lla, du­que­sa de Te­rra­no­va, con­jun­tan­do gri­ses en pun­to. La

fal­da le lle­ga­ba a me­dio mus­lo des­ta­can­do unas mo­re­nas pier­nas pres­tas a es­ca­par a San­to Do­min­go pa­ra de­bu­tar en plan re­por­te­ra ha­cien­do la ca­sa de los Rai­nie­ri, tan ín­ti­mos de Fe­li­pe

Gon­zá­lez y so­cio do­mi­ni­cano de Ju­lio Igle­sias y Ós­car de la Ren­ta. Son los an­fi­trio­nes ex­cep­cio­na­les de nues­tros fa­mo­sos bus­can­do sol y con­fort ca­ri­be­ños.

Noe­lia y Ro­mi­na se ven las ca­ras.

A la fu­tu­ra de Gu­ti se la veía in­có­mo­da y no por­que fue­ra cons­cien­te de que po­día dar­se de bru­ces con Noe­lia Ló­pez la ex. Pa­re­ce que tie­ne muy su­pe­ra­da la rup­tu­ra de es­te oto­ño que dio prin­ci­pio al ro­man­ce del ju­ga­dor con la tu­cu­ma­na de ti­po im­pac­tan­te. Ba­jo ca­za­do­ra de vi­són ne­gro con des­te­llos ru­ti­lan­tes, Noe­lia ni se in­mu­tó cuan­do le ad­vir­tie­ron lo que po­dría en­con­trar­se. Rio y fue su­fi­cien­te ré­pli­ca a quie­nes tam­bién, o más que bien, desea­ban con­fron­ta­ción. Co­men­ta­ban de to­do vien­do sub­ra­yar los me­jo­res pro­duc­tos del año: lo mis­mo del fu­ne­ral por Ramón Ra­to, tam­bién rea­li­za­dor de do­lo­ri­dos sem­blan­tes co­mo el de Ana Bo­te­lla con bu­fan­da de vi­són muy pro­tec­to­ra pe­ga­da al cue­llo, y un

Jo­sé María Az­nar desafian­do a cuer­po gen­til el frío po­lar del ano­che­cer se­rrano. Se no­tan los ejer­ci­cios per­ma­nen­tes con Ber­nar­dino Lom­bao, de ahí su for­ma fí­si­ca ad­mi­ra­ble y una ca­be­za tan bien amue­bla­da co­mo la de

Cris­ti­na Ci­fuen­tes, nue­va de­le­ga­da del Go­bierno en los ma­dri­les. Mano du­ra con son­ri­sa de se­da, lo que de­be ser, tras otras pre­ce­den­tes pa­san­do del car­go y de la enor­me res­pon­sa­bi­li­dad. Tie­ne o trae al­bo­ro­za­da a la po­li­cía y a los joyeros por có­mo afron­ta su pro­ble­má­ti­ca na­da más po­se­sio­nar­se. Su lle­ga­da al­bo­ro­za com­ple­tan­do el triun­vi­ra­to fe­me­nino con man­do y ór­de­nes en la ca­pi­tal con las im­pa­ga­bles Es­pe­ran­za Agui­rre y Ana Bo­te­lla. Desean­do de­mos­trar que no so­lo es la es­po­sa de. Ci­fuen­tes dio pé­sa­me con bu­fan­da tur­que­sa rea­li­za­do­ra de lu­mi­no­si­dad fa­cial. Es­pe­ran de ella lo me­jor: “Me sa­lu­da­ron con al­bo­ro­zo pe­ro pron­to em­pe­za­rán a cues­tio­nar­me, soy cons­cien­te”, an­ti­ci­pó an­te un

Alfonso Cor­ti­na con abri­go a me­dia pier­na con­tras­tan­do con el más cor­to del ape­na­do Ro­dri­go Ra­to. Su so­bri­na

Pa­tri­cia y sus tres hi­jos, cual cua­dro do­lien­te. El ni­ño de Es­par­ta­co es­tá he­cho un hom­bre mien­tras que Nuria

Gon­zá­lez so­bre­sa­lió con un bol­són de Her­mes qui­zá de­ma­sia­do lla­ma­ti­vo.

Las pin­tu­ras de Pi­ti­ta Ri­drue­jo van de bo­de­go­nes flo­ra­les a in­ter­pre­ta­cio­nes más atre­vi­das

Fe­li­ces por la re­cu­pe­ra­ción de Te

re­lu Cam­pos tras ex­tir­par­le tu­mor mien­tras in­quie­ta el es­ta­do de La­rra

ña­ga y Pon­ce y Pa­lo­ma mues­tran a su re­cién na­ci­da. Con Bian­ca ya van dos.

Run­rún per­ma­nen­te en­tre cre­mas, po­tin­gues y ai­re per­fu­ma­dor. Gla

mour quin­tae­sen­cia­do con an­sias re­cu­pe­ra­do­ras de mo­men­tos chic que el con­for­ta­ble ho­tel pro­pi­cia co­mo ha­ce el ba­rrio de Sa­la­man­ca con ex­po­si­cio­nes co­mo es­ta re­cu­pe­ra­do­ra de

Pi­ti­ta Ri­drue­jo co­mo apa­ci­ble pin­to­ra iné­di­ta o des­co­no­ci­da pa­ra mu­chos. Mien­tras Lo­la He­rre­ra, con­vo­ca lan­za­mien­to de su pri­me­ra lí­nea de ro­pa: “Es­tá pen­sa­da pa­ra se­ño­ras de mi edad -75 in­creí­bles años- que no en­con­tra­mos tra­jes ade­cua­dos. Sue­lo di­se­ñar lo que luz­co en es­ce­na”, su­po­ne otro atrac­ti­vo en las fun­cio­nes que pro­ta­go­ni­za y hay co­la in­te­rro­gán­do­la por el au­tor de su ro­pa. De ahí la ini­cia­ti­va com­ple­ta­da con al­ta bi­su­te­ría y has­ta mue­bles, mien­tras Mas­siel pre­pa­ra ren­trée con un mu­si­cal ma­de in Broad­way. Es el Fo­llies re­cien­te­men­te re­pues­to en Ti­mes Squa­re, es­tre­na­do en 1971 por los es­tre­llo­nes Ivon­ne de Car­los,

Ale­xis Smith y Ruby Kes­ler. Va de vie­jas glo­rias -Mas­siel es pe­ren­ne­que despiden el teatro de sus éxi­tos. Ha­bla de ren­co­res, me­lan­co­lía y una cier­ta nos­tal­gia. Di­ri­ge el acre­di­ta­do Ma­rio Gas, que siem­pre acierta en

el gé­ne­ro. En­ca­be­zan Vicky Pe­ña y

Car­los Hi­pó­li­to, nue­vo en es­tas lí­neas can­to­ras con un re­par­to de cua­ren­ta. “Yo tam­bién es­tre­na­ré My Fair Lady, el úni­co gran per­so­na­je que me que­da tras Evi­ta y El hom­bre de la Man­cha”, me an­ti­ci­pa Pa­lo­ma San Ba­si­lio a pun­to de lan­zar nue­vo dis­co ori­gi­nal de su hi­ja y pro­duc­to­ra.

Ho­me­na­je a una gran no­ve­la.

Lo hi­zo en la na­da nos­tál­gi­ca evo­ca­ción de La pa­sión tur­ca, no­ve­la de

An­to­nio Ga­la que lle­vó al ci­ne Ana Belén. Cum­ple 20 años de su pu­bli­ca­ción y lo con­me­mo­ra­ron en Fi­tur den­tro del stand tur­co. Aniver­sa­rio mon­ta­do por los crea­ti­vos Vi­to Mon­tu­rue­li, Si

nan Ufuck y Alfonso Llo­part, di­rec­tor de Shan­gay que no pu­do en­tre­gar sus con­me­mo­ra­ti­vos pre­mios por fal­ta de pa­tro­ci­na­do­res. “Es­tá fa­tal la es­pon

so­ri­za­ción y me su­gi­rie­ron po­ner ta­qui­lla, pe­ro me pa­re­ció ver­gon­zo­so”, jus­ti­fi­có.

Cuar­te­to ex­cep­cio­nal pa­ra leer, o más bien re­leer, las dis­qui­si­cio­nes de es­ta De­si­de­ria con ca­len­tón tras vi­si­tar el Gran Ba­zar y sus in­trin­ca­das ca­lle­jas, el bu­lli­cio olien­do a pes­ca­do del Puen­te Ga­la­ta, la to­rre vi­gía, el his­tó­ri­co ho­tel Pe­ra don­de Agat­ha

Ch­ris­tie es­cri­bió sus misterios, un re­cuer­do per­pe­tua­do por pla­ca con­me­mo­ra­do­ra, los atar­de­ce­res ro­jos en el ca­fé Lo­ti del cuerno de oro, sin na­da

El to­re­ro En­ri­que Pon­ce y su mu­jer, Pa­lo­ma Cue­vas, han pre­sen­ta­do a su se­gun­da hi­ja, Bian­ca

que ver con la nue­va zo­na pi­ja don­de Man­go ofre­ció un re­cien­te des­fi­le al

la­do del Rei­na, don­de era so­be­rano Gu­ti en las no­ches lo­cas hoy apla­ca­das por Ro­mi­na.

Lo­li­ta Flo­res acu­dió a Fi­tur pa­ra re­pa­sar los ca­pí­tu­los de es­ta in­creí­ble no­ve­la y pa­re­ce que la ac­triz quie­re po­ner a la ven­ta su ca­sa de La Mo­ra­le­ja. Pa­blo Du­rán pro­cu­ra­ba no ha­cer­se no­tar in­clu­so em­pu­ja­do por Be­lin­da

Was­hing­ton en es­ta­do de gra­cia fí­si­ca, lo real­za­ba con ca­za­do­ra avi­so­na­da de ca­pu­cha en­tre­mez­cla­da de na­pa. “Es un di­se­ño mío”, re­ve­ló a una

Pau­la Váz­quez sin atis­bo al­guno de una inexis­ten­te anore­xia pa­re­ce que in­ven­ta­da por otros pa­ra qui­tár­se­la de en me­dio: “Reapa­rez­co el mes pró­xi­mo, ya con un pro­gra­ma que ha­ré en Bar­ce­lo­na co­mo nue­vo fi­cha­je de An­te­na-3”, ade­lan­tó sin de­jar de con­cre­tar pró­xi­ma vi­si­ta a la ca­pi­tal tur­ca don­de su Ba­zar Egip­cio ofre­ce sen­sa­cio­na­les ofer­tas de ca­viar ira­ní. Na­ti

Abas­cal es ha­bi­tual y vuel­ve car­ga­da co­mo otros de ré­pli­cas des­cu­bier­tas en el Gran Ba­zar.

Co­men­ta­ban eso y que los Alba en­ca­be­za­dos por Ca­ye­tano, aho­ra con man­do en plaza, pro­yec­tan al­qui­lar el pa­la­cio de Li­ria pa­ra cóc­te­les o pre­sen­ta­cio­nes aun­que con la sal­ve­dad de que evi­ta­rán los ban­que­tes. Son ma­los tiem­pos pa­ra la lí­ri­ca aris­to­crá­ti­ca tras re­nun­ciar la du­que­sa a su in­cal­cu­la­ble pa­tri­mo­nio, ya dis­tri­bui­do en­tre los hi­jos. El pa­la­cio de Li­ria co­mo Due­ñas y Mon­te­rrey, in­te­gran la fundación y pa­re­cían in­to­ca­bles. Un cier­to de­sen­can­to so­bre­vue­la la

jet ma­dri­le­ña, que pa­re­ce afec­ta­da con tal me­di­da re­cau­da­do­ra an­te lo de “te­ne­mos pa­tri­mo­nio pe­ro fal­ta efec­ti­vo”.

No de­ja­ron de oír­se la­men­ta­cio­nes so­te­rra­das en la ci­ta de Pi­ti­ta Ri­drue­jo pa­ra mos­trar sus pin­tu­ras que van des­de có­mo­dos bo­de­go­nes flo­ra­les has­ta más atre­vi­das in­ter­pre­ta­cio­nes de si­llas so­bre sue­los aje­dre­za­dos.

Jai­me de Ma­ri­cha­lar no se lo per­dió re­to­man­do rit­mo des­pués de pa­sar las fies­tas en Car­ta­ge­na de In­dias con sus hi­jos Froi­lán y Vic­to­ria. Evi­tó pro­nun­ciar­se so­bre el ver­gon­zo­so

ca­so Iña­ki Ur­dan­ga­rin tan aten­ta­dor con­tra la fa­mi­lia del Rey. Siem­pre hay al­go que co­men­tar por en­ci­ma del re­mar­ca­do fi­gu­rón es­bel­te­ci­do en pan­ta­lo­nes de dis­tin­to cor­te co­mo la im­pro­vi­sa­da pa­sa­re­la de jó­ve­nes

vips coin­ci­den­tes en los pre­mios de be­lle­za.

Te­re­lu Cam­pos con su no­vio, Car­los

Jai­me de Ma­ri­cha­lar con Pi­ti­ta Ri­drue­jo

Nuria Gon­zá­lez

En­ri­que Pon­ce con Pa­lo­ma Cue­vas

y su hi­ja Bian­ca

Noe­lia Ló­pez con Ele­na Bar­qui­lla

Ro­mi­na Be­llus­cio

Cris­ti­na Ci­fuen­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.