Mon­to­ro, el dé­fi­cit y la mi­ni­fal­da

La se­ma­na de la mo­da de Nue­va York apues­ta otra vez por fal­das cor­tas. Crea­do en 1926, el Hem­li­ne in­dex pro­nos­ti­ca la evo­lu­ción eco­nó­mi­ca se­gún el lar­go de las fal­das. Aho­ra pre­vé re­cu­pe­ra­ción.

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - JE­SÚS RI­VA­SÉS di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Des­de 1926, el Hem­li­ne in­dex re­la­cio­na el lar­go de las fal­das con la si­tua­ción eco­nó­mi­ca

cris­tó­bal mon­to­ro, mi­nis­tro de Ha­cien­da y Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas, ha he­cho las cuen­tas y son pa­vo­ro­sas. La his­to­ria, co­mo com­pro­ba­ron Wins­ton Chur­chill y tan­tos otros, la es­cri­ben los ven­ce­do­res. El Go­bierno del PP, co­mo di­cen sus crí­ti­cos, pue­de ha­ber exa­ge­ra­do, pe­ro un dé­fi­cit pú­bli­co del 8,51% es un dis­pa­ra­te. Xa­vier Sa­la i Mar­tín, el eco­no­mis­ta es­pa­ñol -aun­que él di­ría que es ca­ta­lán- con más pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal, el hom­bre de las cha­que­tas fos­fo­res­cen­tes, po­si­ble fu­tu­ro premio No­bel de Economía, lo ha ex­pli­ca­do con mu­cha cla­ri­dad. El Es­ta­do re­cau­da 160.000 mi­llo­nes y se gas­ta 92.000 de más, es de­cir, 250.000. A par­tir de ahí, y tam­po­co im­por­ta que Mon­to­ro ha­ya afi­na­do un po­co más o un po­co me­nos, los co­men­ta­rios son ocio­sos. Sa­la re­cu­rre a otro ejem­plo im­ba­ti­ble. Una fa­mi­lia in­gre­sa 16.000 eu­ros/año y, con car­go a la tar­je­ta de cré­di­to, dis­po­ne de otros 9.200 eu­ros. En to­tal per­ci­be 16.000 y se gas­ta 25.200. In­via­ble. Esa es la reali­dad de las fi­nan­zas pú­bli­cas es­pa­ño­las en vís­pe­ras de la ela­bo­ra­ción de los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do pa­ra 2012. El ajus­te, pues, es de Pe­ro Gru­llo. Ma­riano Ra­joy y el PP apu­ran has­ta el úl­ti­mo mo­men­to por­que quie­ren ase­gu­rar­se la vic­to­ria -y la po­si­bi­li­dad- de go­ber­nar en An­da­lu­cía tras los co­mi­cios del 25 de mar­zo, que no pu­do re­tra­sar más Jo­sé An­to­nio Gri­ñán. Por pri­me­ra vez en 30 años los so­cia­lis­tas pue­den de­jar de go­ber­nar en la co­mu­ni­dad más ex­ten­sa y más po­bla­da de España, en su tra­di­cio­nal gra­ne­ro de vo­tos. No es se­gu­ro, cla­ro, pe­ro si al­gu­na vez ha si­do po­si­ble, es aho­ra. Y, qui­zá pa­ra ama­rrar, Ra­joy es­ti­ra los pla­zos pa­ra anun­ciar sus Pre­su­pues­tos. Go­bier­ne o no go­bier­ne el PP en An­da­lu­cía, otro re­cor­te, más aus­te­ri­dad, es­tán a la vuel­ta de la es­qui­na. Es inevi­ta­ble. Las ci­fras son con­tun­den­tes.

Ra­joy y su Go­bierno ne­go­cian más o me­nos en se­cre­to -pe­ro to­do el mun­do lo sa­be- con las au­to­ri­da­des eco­nó­mi­cas eu­ro­peas pa­ra que con­ce­dan a España al­go más de fle­xi­bi­li­dad es­te año en los ob­je­ti­vos de dé­fi­cit. Pa­sar del 8,51% al 4,4% no es im­po­si­ble -na­da hay im­po­si­ble-, pe­ro pue­de lle­gar a ser con­tra­pro­du­cen­te. Las eco­no­mías, co­mo los mo­to­res, tam­bién se gri­pan, y en­ton­ces el re­me­dio pue­de ser peor que la en­fer­me­dad. España ne­ce­si­ta cre­cer, ge­ne­rar ri­que­za, pa­ra po­der pa­gar sus deu­das, y eso es al­go que in­tere­sa a todos, tam­bién a los acree­do­res, que, sin em­bar­go, quie­ren ver sig­nos evi­den­tes y tan­gi­bles tan­to de arre­pen­ti­mien­to, en la me­jor tra­di­ción ca­tó­li­ca, co­mo de rec­ti­fi­ca­ción per­se­ve­ran­te, se­gún la pra­xis pro­tes­tan­te/cal­vi­nis­ta, que es la que en­tien­den An­ge­la Mer­kel y los mer­ca­dos.

El Go­bierno, con más o me­nos com­pren­sión de Bru­se­las, no tie­ne más re­me­dio que apli­car un re­cor­te se­ve­ro a las cuen­tas pú­bli­cas. Las au­to­no­mías se des­ma­dra­ron en 2011 y tie­nen gran par­te de la cul­pa del ex­ce­so del dé­fi­cit. Los da­tos son evi­den­tes, pe­ro tam­bién hay otros nú­me­ros re­ve­la­do­res. Xa­vier Sa­la los ha he­cho, pe­ro no es el úni­co. De los 92.00o mi­llo­nes de dé­fi­cit, 55.000 co­rres­pon­den al Go­bierno cen­tral; ca­si 32.000, a las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas; 4.000, a los ayun­ta­mien­tos; y ca­si 1.000, a la Se­gu­ri­dad So­cial. Otra vez la con­tun­den­cia de las ci­fras im­po­ne su reali­dad. El fes­ti­val de gas­to au­to­nó­mi­co tie­ne que ter­mi­nar, pe­ro tam­bién el es­ta­tal, e in­clu­so el lo­cal, mien­tras que los pro­ble­mas de la Se­gu­ri­dad So­cial pro­ce­den de una mer­ma de in­gre­sos por cul­pa del des­cen­so de la ac­ti­vi­dad, me­nos co­ti­zan­tes y más pa­ra­dos. La re­ce­ta de la aus­te­ri­dad, la pre­di­quen Ra­joy, Mon­to­ro o An­ge­la Mer­kel es inevi­ta­ble. Las ape­la­cio­nes a más gas­to pa­ra sa­lir del ho­yo son fan­ta­sías. Ro­bert Ski­delsky, el bió­gra­fo y key­ne­siano por ex­ce­len­cia, lo aca­ba de es­cri­bir: “Los dé­fi­cits es­ta­ta­les de­bi­dos al gas­to co­rrien­te son ma­los; los dé­fi­cit re­sul­tan­tes del gas­to de ca­pi­tal son bue­nos”. Otros van más le­jos y ex­pli­can que una po­lí­ti­ca key­ne­sia­na, co­mo re­cla­man al­gu­nos que ni tan si­quie­ra le­ye­ron a Key­nes, en una economía abier­ta co­mo la es­pa­ño­la fra­ca­sa­ría, por­que fo­men­ta­ría las im­por­ta­cio­nes y de­pri­mi­ría más la ac­ti­vi­dad en España.

El Go­bierno de Ra­joy, con Mon­to­ro y Luis de Guin­dos de arie­tes eco­nó­mi­cos, aun­que no siem­pre coin­ci­den­tes en to­do, es­tá de­ci­di­do a avan­zar por la vía de la aus­te­ri­dad. Sa­be que se la jue­ga, pe­ro tam­bién es­tá con­ven­ci­do de que no tie­ne otra op­ción. Los más ago­re­ros com­pa­ran a Ra­joy con Ed­ward Heath, aquel ca­si fu­gaz pre­mier bri­tá­ni­co de los años se­ten­ta al que se lle­vó por de­lan­te el po­der sin­di­cal y de la ca­lle, que dio pa­so a un breve Go­bierno la­bo­ris­ta, que tam­bién fra­ca­só, y que per­mi­tió el ac­ce­so al po­der de Mar­ga­ret That­cher,

con su exi­to­sa re­vo­lu­ción con­ser­va­do­ra. Ra­joy, sin em­bar­go, sa­be que la pro­pia

That­cher es­tu­vo al bor­de del pre­ci­pi­cio, con la po­pu­la­ri­dad por los sue­los, y que la gue­rra de las Mal­vi­nas le dio otra ma­yo­ría que nun­ca se sa­brá si hu­bie­ra con­se­gui­do sin aquel con­flic­to.

Los ex­per­tos de fue­ra del Go­bierno que ase­so­ran a Ra­joy y Mon­to­ro no ven re­cu­pe­ra­ción, en el me­jor es­ce­na­rio, has­ta 2014, antes de las pró­xi­mas elec­cio­nes, pe­ro sin mu­cho mar­gen. Mien­tras, Mon­to­ro es­pe­ra que el Hem­li­ne

in­dex, crea­do por Geor­ge Tay­lor en 1926 en la Whar­ton School de la Uni­ver­si­dad de Pen­sil­va­nia -don­de es­tu­dió

Án­gel Cor­cós­te­gui, por ejem­plo-, acier­te. Tam­bién es co­no­ci­do co­mo el

Ín­di­ce de la mi­ni­fal­da y es­ta­ble­ce una re­la­ción en­tre el lar­go de las fal­das y la economía. El re­su­men es sim­ple, fal­das lar­gas, cri­sis; fal­das cor­tas, re­cu­pe­ra­ción y au­ge eco­nó­mi­co. San­dro Pozzi se ha fi­ja­do y ha des­cu­bier­to que la ten­den­cia en la úl­ti­ma se­ma­na de la mo­da de Nue­va York, la NY Fas­hion Week, del 9 al 16 de fe­bre­ro, era fal­das más cor­tas. Es de­cir, re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca, al me­nos en EEUU. Mon­to­ro, sin du­da, ha­brá to­ma­do no­ta.

2000

1500

1000

600

500

400

300

200

100

90

80

70

60

50

40

30 20 15

El Ín­di­ce de la

mi­ni­fal­da. Mon­to­ro es­pe­ra que el Hem­li­ne in­dex acier­te en sus pro­nós­ti­cos y que triun­fen las ten­den­cias de la NY

Fas­hion Week.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.