Iña­ki Ur­dan­ga­rin

Tiempo - - ZOOM -

DE­MA­SIA­DAS OJE­RAS Muy del­ga­do, de­ma­cra­do y con enor­mes oje­ras, el du­que de Pal­ma com­pa­re­ció por fin an­te el juez y fue so­me­ti­do a un in­te­rro­ga­to­rio de 22 ho­ras en dos días. La sín­te­sis de su ma­ra­to­nia­na de­cla­ra­ción fue de­cep­cio­nan­te. No se acuer­da de mu­chí­si­mas co­sas, hi­zo ne­go­cios pri­va­dos des­pués de que el Rey le prohi­bie­se ha­cer­los con ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y sos­pe­cha que su so­cio le ro­ba­ba. Co­mo le di­jo el juez: “Me­jor que no hu­bie­se ve­ni­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.