A los le­gis­la­do­res no les sien­ta bien que les pi­dan los pa­pe­les, se con­si­de­ran por en­ci­ma del bien y del mal

Tiempo - - OPINIÓN -

em­plea­dos tar­tu­fos que in­ten­ta­rán hur­gar en­tre los nú­me­ros, bus­car pe­tró­leo y ma­tar al pre­sun­to de­lin­cuen­te des­pre­cian­do el per­fil del de­li­to. Lo cier­to es que sus re­vol­to­sas se­ño­rías ya han de­ja­do de ti­rar la pie­dra y es­con­der la mano, y lo ve­nían ha­cien­do so­bre su te­ja­do de cris­tal. A los le­gis­la­do­res no les sien­ta bien que les pi­dan los pa­pe­les, pre­ci­sa­men­te a ellos que se con­si­de­ran por en­ci­ma del bien y del mal y que, an­te el re­que­ri­mien­to de cual­quier au­to­ri­dad, siem­pre es­tán ten­ta­dos a res­pon­der con el “no sa­be us­ted con quién es­tá ha­blan­do”. Pe­ro, des­de los ten­di­dos, el pue­blo asis­te de­sin­te­re­sa­do a esa de­cla­ra­ción de pi­sos y de co­ches, de di­ne­ro a pla­zo fi­jo y de deu­das pen­dien­tes, mien­tras que­dan a la som­bra las tra­mas fa­mi­lia­res o los des­víos in­con­fe­sa­bles. Qui­zá sean mu­chos los que di­gan la verdad, pe­ro ca­si na­die lo cree.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.