Ur­dan­ga­rin y el fu­tu­ro de la mo­nar­quía

En mu­chos ho­ga­res es­pa­ño­les se pre­gun­tan a me­dia voz si la Co­ro­na aguan­ta­rá los em­ba­tes de un ca­so que se ha des­ta­pa­do en una eta­pa cla­ve pa­ra la su­ce­sión.

Tiempo - - LA CRÓNICA -

los re­yes, y la ca­sa real, han vi­vi­do ex­pec­tan­tes y con preo­cu­pa­ción la pri­me­ra se­ma­na de lo que Tiem­po, en su por­ta­da nú­me­ro 1.543, ha bau­ti­za­do co­mo “el vía cru­cis del du­que”, es de­cir, la in­ter­mi­na­ble de­cla­ra­ción an­te el juz­ga­do nú­me­ro 3 de Pal­ma de Ma­llor­ca de Iña­ki Ur­dan­ga­rin, es­po­so de la in­fan­ta Cris­ti­na, por su su­pues­ta im­pli­ca­ción en de­li­tos de trá­fi­co de in­fluen­cias, fal­si­fi­ca­ción de do­cu­men­tos, frau­de a la Ad­mi­nis­tra­ción, frau­de a Ha­cien­da y blan­queo de ca­pi­ta­les, que le pue­den cos­tar has­ta 15 años de pri­sión.

Es­ta pri­me­ra de­cla­ra­ción del du­que de Pal­ma, que ha si­do ex­haus­ti­va y que ha du­ra­do más de 22 ho­ras, es so­la­men­te el pri­mer epi­so­dio de un lar­go pro­ce­so ju­di­cial que pue­de du­rar me­ses; que pue­de ver­se com­pli­ca­do con ca­reos en­tre el du­que de es la pri­me­ra vez que un miem­bro de la Fa­mi­lia Real (su bio­gra­fía y su tra­yec­to­ria si­guen apa­re­cien­do en la pá­gi­na web del pa­la­cio de la Zar­zue­la) se sien­ta en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos pa­ra res­pon­der de gra­ves de­li­tos y es tam­bién la pri­me­ra vez que, de­bi­do a la alar­ma so­cial que ha pro­du­ci­do el es­cán­da­lo, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción han en­tra­do de lleno en los de­ta­lles más mor­bo­sos y lla­ma­ti­vos del ca­so, con­tri­bu­yen­do de­ci­si­va­men­te a la con­de­na so­cial de un per­so­na­je que el pro­pio pa­la­cio de la Zar­zue­la ha ca­li­fi­ca­do de “po­co ejem­plar” y que, co­mo di­ce el líder de Iz­quier­da Uni­da, Ca­yo La­ra, se ha con­ver­ti­do ya en el prin­ci­pal im­pul­sor y ha­ce­dor de nue­vos re­pu­bli­ca­nos en el país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.