He­ren­cias y men­ti­ras

Los di­ri­gen­tes del Par­ti­do Po­pu­lar han en­con­tra­do una jus­ti­fi­ca­ción uni­ver­sal pa­ra mo­di­fi­car cual­quier le­gis­la­ción, pa­ra re­du­cir o eli­mi­nar cual­quier de­re­cho: la he­ren­cia que les ha de­ja­do el an­te­rior Go­bierno so­cia­lis­ta.

Tiempo - - TURNO DE PALABRA -

exis­te una tra­di­ción no es­cri­ta que es­ta­ble­ce un pla­zo, una tre­gua de 100 días, antes de va­lo­rar la ges­tión que rea­li­za un nue­vo go­bierno. Se pre­ten­de con ese pa­rén­te­sis dar la po­si­bi­li­dad a un go­bierno que em­pie­za pa­ra que se si­túe, ana­li­ce con de­te­ni­mien­to la si­tua­ción y co­mien­ce a ex­po­ner sus pro­pó­si­tos. No es es­te el ca­so del Go­bierno del PP, apo­ya­do por la ma­yo­ría de los dipu­tados del Con­gre­so, ele­gi­dos en no­viem­bre pa­sa­do. El Go­bierno de Ma­riano Ra­joy ha en­tra­do a sa­co en todos los fren­tes des­de el mo­men­to de su cons­ti­tu­ción. El di­ri­gen­te del PP co­men­zó su cam­pa­ña elec­to­ral acu­san­do al Go­bierno an­te­rior, so­cia­lis­ta, de ha­ber pro­vo­ca­do la de­ca­den­cia eco­nó­mi­ca del país y anun­cian­do que su par­ti­do te­nía la cla­ve de la re­cu­pe­ra­ción: ba­ja­da de im­pues­tos y crea­ción de pues­tos de tra­ba­jo. Al fi­nal de la cam­pa­ña mo­di­fi­có al­go su pro­pues­ta: no ha­bría subida de im­pues­tos. Y man­tu­vo es­ta po­si­ción en el de­ba­te de in­ves­ti­du­ra: “No su­biré los im­pues­tos”. Po­cas ho­ras más tar­de anun­ció una fuer­te subida de im­pues­tos. Con­clu­sión, don Ma­riano ha­bía men­ti­do en se­de par­la­men­ta­ria. Pa­ra ta­par la men­ti­ra in­ven­ta­ron una se­gun­da men­ti­ra: nos ha­bían en­ga­ña­do, el dé­fi­cit es muy su­pe­rior al que nos ha­bía co­mu­ni­ca­do el Go­bierno an­te­rior. Pe­ro muy po­cos días antes don Ma­riano ha­bía ca­li­fi­ca­do de ejem­plar el tras­pa­so de po­de­res de un Go­bierno al otro, loan­do lo com­ple­ta que ha­bía si­do la in­for­ma­ción fa­ci­li­ta­da. Ítem más, aho­ra acha­ca­ban el in­cre­men­to del dé­fi­cit a la ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca, ma­yo­ri­ta­ria­men­te go­ber­na­da por el Par­ti­do Po­pu­lar; por lo tan­to, co­no­cían los da­tos. Los con­ser­va­do­res es­pa­ño­les, antes de las elec­cio­nes, ya sa­bían que su­birían los im­pues­tos, y a pe­sar de ello en­ga­ña­ron a los elec­to­res ofre­cién­do­les pri­me­ro una re­duc­ción y des­pués una con­ge­la­ción de los im­pues­tos.

Los di­ri­gen­tes del PP han en­con­tra­do una jus­ti­fi­ca­ción uni­ver­sal pa­ra mo­di­fi­car cual­quier le­gis­la­ción, pa­ra re­du­cir o eli­mi­nar de­re­chos: la he­ren­cia que les ha de­ja­do el Go­bierno so­cia­lis­ta. Pe­ro es­ta ex­pli­ca­ción no ca­sa bien con la pro­pa­gan­da que hi­cie­ron du­ran­te la cam­pa­ña: “Los so­cia­lis­tas han pro­vo­ca­do un desas­tre de la economía, no­so­tros te­ne­mos la so­lu­ción”. Se­gún cla­ma­ban pú­bli­ca­men­te “todos los pro­ble­mas se re­sol­ve­rán con la sa­li­da del Go­bierno so­cia­lis­ta”. Pues pa­re­ce que no; aho­ra que los da­tos eco­nó­mi­cos ne­ga­ti­vos y los nue­vos des­em­plea­dos co­rres­pon­den a la po­lí­ti­ca del Go­bierno del PP in­sis­ten en la gro­se­ra ex­pli­ca­ción: “To­do se de­be a la he­ren­cia”.

Y, ar­gu­men­tan, con­tra la he­ren­cia te­ne­mos que ac­tuar, te­ne­mos que ha­cer re­for­mas. He se­ña­la­do al­gu­na vez que la pa­la­bra re­for­ma ha vis­to cam­bia­do su sig­ni­fi­ca­do eti­mo­ló­gi­co. Has­ta ha­ce so­lo unos años to­da re­for­ma se em­pren­día pa­ra me­jo­rar aque­llo que se re­for­ma­ba. Hoy, cuan­do oi­go ha­blar de re­for­ma, ya se que van a em­peo­rar las con­di­cio­nes de vi­da de al­guien. el co­mo­dín pa­ra ex­hi­bir en­tre los co­le­gas de otros paí­ses y an­te los mer­ca­dos es siem­pre la re­for­ma la­bo­ral (ya se sa­be, los cul­pa­bles son los tra­ba­ja­do­res y, más cla­ra­men­te, los sin­di­ca­tos). Les he­mos oí­do pre­su­mir en Bru­se­las de ser hom­bres de­ci­di­dos, in­ca­pa­ces de arre­drar­se an­te na­da (Ra­joy: “Ha­ré una re­for­ma la­bo­ral que me cos­ta­rá una huel­ga”; De Guin­dos: “Ha­re­mos una re­for­ma la­bo­ral ex­tre­ma­da­men­te agre­si­va”). Es com­pren­si­ble que an­te el es­ce­na­rio tan es­pe­cial de des­em­pleo en España –el do­ble de la me­dia eu­ro­pea cuan­do la economía no cre­ce y tam­bién cuan­do cre­ce- el Go­bierno in­ten­te mo­di­fi­car las re­glas de la con­tra­ta­ción la­bo­ral en bus­ca de la crea­ción de nue­vos em­pleos. La re­for­ma del PP no tie­ne ese ob­je­ti­vo. Lo que pre­ten­de es des­re­gu­lar las con­di­cio­nes de la con­tra­ta­ción pa­ra de­jar las ma­nos li­bres al con­tra­ta­dor. No re­pug­na­ría que la re­for­ma es­ta­ble­cie­ra fa­ci­li­da­des pa­ra el des­pi­do en una em­pre­sa que du­ran­te un tiem­po pro­lon­ga­do tu­vie­se pér­di­das y aca­ba­se gra­ve­men­te en­deu­da­da. Pe­ro no es es­to lo que ha de­ci­di­do el Go­bierno del PP. Han le­gis­la­do que una em­pre­sa que dis­mi­nu­ya sus in­gre­sos du­ran­te tres tri­mes­tres pue­de des­pe­dir, des­pla­zar geo­grá­fi­ca­men­te y re­du­cir los sa­la­rios de los tra­ba­ja­do­res. Ob­sér­ve­se que no se tra­ta de una em­pre­sa con pér­di­das. Es de­cir, que una em­pre­sa que ob­ten­ga muy al­tos be­ne­fi­cios pe­ro ha­ya re­du­ci­do sus in­gre­sos pue­de dis­po­ner li­bre­men­te del pues­to de tra­ba­jo de sus em­plea­dos. Es la anu­la­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.