No es sos­te­ni­ble una opo­si­ción in­ter­na ac­ti­va a la par que se es­tá en la opo­si­ción real

Tiempo - - OPINIÓN -

En ello es­tá Rbcb. Agru­pa­ción a agru­pa­ción. Pa­sa­do el mo­men­to de la pug­na, no es sos­te­ni­ble una opo­si­ción in­ter­na ac­ti­va a la par que se es­tá en la opo­si­ción real. Ya se sa­be que es ten­den­cia, pe­ro tam­bién que es un sui­ci­dio. Per­di­da la par­ti­da por dos ve­ces, no ca­be aga­za­par­se pa­ra in­ten­tar la ter­ce­ra a car­go de la irre­le­van­cia de un par­ti­do lla­ma­do a la vuel­ta al po­der. O sí ca­be y en ese ca­so... the roof is on fi­re!

La fi­la va au­men­tan­do. Los con­gre­sos re­gio­na­les se van su­man­do. Fo­llow the li­der, li­der, li­der ¡sí­gue­me! Cu­rio­sa­men­te las ma­yo­res du­das se pro­du­cen allí don­de los re­sis­ten­tes han ido en­ca­de­nan­do las de­rro­tas ca­la­mi­to­sas has­ta cuan­do la ola iba de subida. Aque­llos que si­guen co­rean­do: left, left... un pa­so a la iz­quier­da a sa­bien­das de que la mor­di­da se pe­ga por el cen­tro. Así que si bus­can el se­cre­to del éxi­to, ya sa­ben... every­body!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.