¡Es la co­mu­ni­ca­ción, es­tú­pi­dos!

A la de­re­cha no le in­co­mo­da la fal­ta de plu­ra­li­dad. A la iz­quier­da, a lo que se ve, tam­po­co.

Tiempo - - ESPAÑA -

No es cier­to que ca­da vez que de­sa­pa­re­ce un me­dio de co­mu­ni­ca­ción la ca­li­dad de la de­mo­cra­cia se re­sien­ta. En la his­to­ria de España hay ca­sos so­bra­dos que de­mues­tran jus­to lo con­tra­rio. Pe­rió­di­cos que da­ñan la con­vi­ven­cia, alien­tan el en­fren­ta­mien­to y uti­li­zan la in­for­ma­ción co­mo ar­ma arro­ja­di­za los ha ha­bi­do, los hay y los ha­brá. La des­apa­ri­ción en tiem­pos pa­sa­dos de cier­tas ca­be­ce­ras que ali­men­ta­ron la con­fron­ta­ción so­cial fue pa­ra la ma­yo­ría un ali­vio. Lo im­por­tan­te, pues, no es el nú­me­ro, sino la plu­ra­li­dad de la ofer­ta y la ca­li­dad me­dia de los pro­duc­tos pe­rio­dís­ti­cos a dis­po­si­ción de los ciu­da­da­nos. Y es­ta­mos asis­tien­do a un de­te­rio­ro ace­le­ra­do de la una y de la otra. Por dis­tin­tos mo­ti­vos, no siem­pre exó­ge­nos, la plu­ra­li­dad y la ca­li­dad del pe­rio­dis­mo que se ha­ce en nues­tro país han su­fri­do un de­te­rio­ro alar­man­te. Si exis­tie­ran agencias de ca­li­fi­ca­ción de la sol­ven­cia pe­rio­dís­ti­ca en el mun­do, a España le hu­bie­ran re­ti­ra­do ha­ce mu­cho tiem­po la tri­ple A. La raíz del pro­ble­ma hay que bus­car­la en la de­bi­li­dad fi­nan­cie­ra de los pro­pios me­dios. Pe­ro de­trás hay una in­di­si­mu­la­ble res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca que no con­vie­ne ol­vi­dar.

Al po­der no le gus­tan los me­dios fuer­tes, ni si­quie­ra los que con­tro­la. Es­cu­dán­do­se en la bi­blia de la economía de mer­ca­do, los dis­tin­tos go­bier­nos siem­pre se han mos­tra­do re­mi­sos a im­pul­sar nor­mas que pro­te­gie­ran de verdad la in­de­pen­den­cia de pe­rió­di­cos, ra­dios y te­le­vi­sio­nes. La con­se­cuen­cia de esa “neu­tra­li­dad” es que mu­chos me­dios han ido ca­yen­do en ma­nos de em­pre­sas que po­co o na­da te­nían que ver con el ne­go­cio edi­to­rial; bas­tan­tes li­ga­das al sec­tor in­mo­bi­lia­rio, cu­yo in­te­rés úl­ti­mo era y es con­tar la verdad a los ciu­da­da­nos. Antes fue­ron los clu­bes de fút­bol, pa­ra con­se­guir re­le­van­cia so­cial y “re­gu­la­ri­zar” (bo­ni­to eu­fe­mis­mo) de­ter­mi­na­dos in­gre­sos. Lue­go le lle­gó el turno a los pe­rió­di­cos, ra­dios y te­les de pro­vin­cias. ¿Ob­je­ti­vos?; va­ria­dos: unos me­dios fue­ron com­pra­dos pa­ra po­ner fin a las crí­ti­cas que se ver­tían con­tra el que lue­go re­sul­tó ser el com­pra­dor; otros aca­ba­ron sien­do ad­qui­ri­dos si­guien­do las ins­truc­cio­nes del po­lí­ti­co de turno, harto de que le con­ta­ran en le­tra im­pre­sa, un día sí y otro tam­bién, las ver­da­des del bar­que­ro; y al­guno fue tras­pa­sa­do pa­ra ame­dren­tar al enemi­go, ya fue­ra el po­lí­ti­co ho­nes­to que no se de­ja com­prar o sen­ci­lla­men­te la com­pe­ten­cia.

Otra he­ren­cia de ZP.

En es­te con­tex­to, el cie­rre del dia­rio Pú­bli­co, co­mo ya ocu­rrie­ra con el de CNN+, pro­fun­di­za el im­pa­ra­ble de­te­rio­ro de la ca­li­dad de la in­for­ma­ción y de la plu­ra­li­dad de opi­nión en España. Y ello an­te la pa­si­vi­dad, y en al­gu­nos ca­sos sa­tis­fac­ción, de una cla­se po­lí­ti­ca in­ca­paz de aper­ci­bir­se de que es­tá ca­van­do su pro­pia tum­ba. Es­pe­cial­men­te gra­ve es la ce­gue­ra con que la iz­quier­da es­pa­ño­la ha ges­tio­na­do un asun­to en el que le va la vi­da, aun­que por dis­tin­tas ra­zo­nes no quie­ra dar­se por en­te­ra­da. Pa­ra­fra­sean­do a Ja­mes Car­vi­lle, ase­sor en su día de Bill Clin­ton, hoy es­ta­ría más que jus­ti­fi­ca­do de­cir­les a los po­lí­ti­cos de iz­quier­da, em­pe­zan­do por los del PSOE, aque­llo de “¡es la co­mu­ni­ca­ción, es­tú­pi­dos!”. Tam­bién se­ría muy fá­cil des­car­gar to­da la cul­pa de es­te fra­ca­so en las es­pal­das de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro. In­clu­so acep­tan­do que las fi­lias y fo­bias pe­rio­dís­ti­cas del ex­pre­si­den­te del Go­bierno (y los in­tere­ses par­ti­cu­la­res de sus ase­so­res) han con­du­ci­do a su par­ti­do a ni­ve­les de de­bi­li­dad me­diá­ti­ca des­co­no­ci­dos, es de jus­ti­cia re­co­no­cer que la co­sa vie­ne de atrás. La de­re­cha siem­pre ha si­do cons­cien­te de que la de­bi­li­dad de los me­dios fa­vo­re­ce a sus in­tere­ses. ¿Y la iz­quier­da? ¿Ha sa­bi­do va­lo­rar al­gu­na vez en la his­to­ria re­cien­te la im­por­tan­cia que tie­ne una pren­sa fuer­te y plu­ral pa­ra la sa­lud de­mo­crá­ti­ca del país?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.