MU­CHAS TRAM­PAS

Tiempo - - ECONOMÍA -

El Go­bierno ya ha apro­ba­do su plan pa­ra que los ayun­ta­mien­tos y las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas pue­dan pa­gar a los em­pre­sa­rios a los que les de­ben fac­tu­ras pen­dien­tes. Quie­nes de es­to sa­ben mu­cho, los au­tó­no­mos, di­cen que la deu­da to­tal con pro­vee­do­res pue­de al­can­zar los 50.000 mi­llo­nes de eu­ros. En Ha­cien­da no dan da­tos, por­que di­cen es­tar a la es­pe­ra de que las cor­po­ra­cio­nes lo­ca­les les en­víen la lis­ta de lo que de­ben. Tie­nen de pla­zo has­ta el pró­xi­mo mes. Des­pués ven­drán las au­to­no­mías. Y pa­ra em­pe­zar, quie­nes ha­gan una re­ba­ja de la fac­tu­ra co­bra­rán antes. Los du­ros ajus­tes a los que Ha­cien­da va a so­me­ter a los ayun­ta­mien­tos tras el pa­go de las deu­das pen­dien­tes no con­ten­ta a todos los que, unos días antes de apro­bar­se la me­di­da, de­cían es­tar com­ple­ta­men­te a fa­vor. Pa­ra unos, no pa­re­ce ló­gi­co tener que es­pe­rar a que unas cor­po­ra­cio­nes arre­glen su si­tua­ción pa­ra em­pe­zar a ver la del si­guien­te gru­po de ad­mi­nis­tra­cio­nes mo­ro­sas. Pa­ra otros, es­to va a com­pli­car la vi­da a los ayun­ta­mien­tos du­ran­te mu­chos años. Se­gún da­tos a los que ha te­ni­do ac­ce­so Tiem­po, el con­jun­to de las cor­po­ra­cio­nes lo­ca­les es­pa­ño­las tie­nen que de­vol­ver­le al Es­ta­do 49,1 mi­llo­nes de eu­ros men­sua­les du­ran­te los pró­xi­mos diez años por las li­qui­da­cio­nes de 2008 y 2009, en las que re­ci­bie­ron di­ne­ro de más. Aho­ra tendrán que su­mar lo que le van a de­ber a los ban­cos por las fac­tu­ras. Cán­di­do Pé­rez, so­cio res­pon­sa­ble de Go­bierno, In­fra­es­truc­tu­ras y Sa­ni­dad de la con­sul­to­ra KPMG, coin­ci­de en lo bá­si­co. “A ve­ces –di­ce– las man­co­mu­ni­da­des se so­la­pan en sus ser­vi­cios”.

Pa­ra Nuria Bosch, “hay que plan­tear­se las fu­sio­nes de mu­ni­ci­pios des­de el ni­vel de 5.000 ha­bi­tan­tes pa­ra aba­jo”. Ella mis­ma di­ce que es­ta es una fron­te­ra orien­ta­ti­va, no rí­gi­da, “por­que las en­ti­da­des lo­ca­les de­ben tener un mí­ni­mo de ma­sa crí­ti­ca pa­ra po­der pres­tar ser­vi­cios con efi­cien­cia eco­nó­mi­ca al me­nor cos­te po­si­ble”. Pe­ro, ¿se pue­de? La pro­fe­so­ra de­ja un da­to so­bre la me­sa. En Di­na­mar­ca, en 2007, pa­sa­ron de 300 a 90 mu­ni­ci­pios de una ta­ca­da. Coin­ci­de con Pan­die­llo en que hay mu­cho mi­to con el aho­rro en per­so­nal, pe­ro es una fir­me de­fen­so­ra de in­cre­men­tar la efi­ca­cia eco­nó­mi­ca. “Po­dría­mos aho­rrar mu­cho di­ne­ro –se­ña­la– con un au­men­to de efi­cien­cia. Se tra­ta sen­ci­lla­men­te de que la en­ti­dad que lo ha­ga me­jor y con el me­nor pre­cio pres­te el ser­vi­cio a cua­tro, cin­co o diez mu­ni­ci­pios”.

Aho­ra, a die­ta.

Bosch es muy crí­ti­ca con el des­ba­ra­jus­te de ni­ve­les su­pra­mu­ni­ci­pa­les. Po­ne co­mo ejem­plo a Cataluña, el que me­jor co­no­ce, con mu­ni­ci­pios, co­mar­cas, dipu­tacio­nes y en­tes me­tro­po­li­ta­nos, más la Ge­ne­ra­li­tat y el Es­ta­do. “Un ca­ta­lán tie­ne por en­ci­ma seis ni­ve­les ad­mi­nis­tra­ti­vos, es­to es un des­pro­pó­si­to, y al­gu­nos de es­tos ni­ve­les de­ben ser su­pri­mi­dos sin más. Pue­de ser el ca­so de dipu­tacio­nes, en Bar­ce­lo­na es­tá cla­ro que so­bra su Dipu­tación y las co­mar­cas”, ase­gu­ra.

A pe­sar de to­do, los aca­dé­mi­cos son muy crí­ti­cos con los men­sa­jes sim­plis­tas de los par­ti­dos res­pec­to a es­te pro­ble­ma. Bosch y Pan­die­llo coin­ci­den ple­na­men- te en es­to. “Lan­zar men­sa­jes de re­du­cir a la mi­tad los mu­ni­ci­pios de España, o su­pri­mir las dipu­tacio­nes, por­que se aho­rra mu­cho, es una sim­ple­za mo­nu­men­tal”, ar­gu­men­tan. Por ello pi­den a los po­lí­ti­cos que es­tu­dien al­ter­na­ti­vas or­ga­ni­za­ti­vas, re­mo­de­len los ma­pas te­rri­to­ria­les y com­pe­ten­cia­les y ha­gan nú­me­ros. En tiem­pos de bo­nan­za, con la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria, los mu­ni­ci­pios se lan­za­ron a rea­li­zar mu­chos gas­tos que no les co­rres­pon­dían. Crea­ron em­pre­sas, fun­da­cio­nes, in­fra­es­truc­tu­ras y ser­vi­cios, al­gu­nos im­pro­pios de su fun­ción, co­le­gios, es­cue­las, po­li­de­por­ti­vos, mu­seos ru­ra­les y an­tro­po­ló­gi­cos, ser­vi­cios mé­di­cos, asis­ten­cia­les, ayu­das a in­mi­gran­tes, y lle­ga­ron has­ta a pa­gar va­ca­cio­nes de lu­jo a sus ciu­da­da­nos. “Aho­ra to­ca adel­ga­zar, y mu­cho”, se­gún Car­men Ló­pez, con­sul­to­ra se­nior de Fi­nan­zas Pú­bli­cas de Afi, em­pre­sa de­di­ca­da a ase­so­rar a mu­ni­ci­pios, pro­vin­cias y au­to­no­mías en ma­te­ria pre­su­pues­ta­ria. El 30% de los pre­su­pues­tos mu­ni­ci­pa­les van a gas­tos im­pro­pios, cuan­do se les ha caí­do más del 26% los in­gre­sos mu­ni­ci­pa­les or­di­na­rios.

Pe­ro tam­bién coin­ci­de en que hay que huir de los sim­plis­mos. “Fu­sio­nar mu­ni­ci­pios por fu­sio­nar no es la so­lu­ción. El te­ma es com­ple­jo y muy asi­mé­tri­co, España es muy va­ria­da. Tie­ne que ha­ber una po­bla­ción ob­je­ti­va, una po­bla­ción óp­ti­ma pa­ra ca­da ser­vi­cio, y ha­cer ges­tión pri­va­da o pú­bli­ca se­gún y có­mo”, con­clu­ye es­ta con­sul­to­ra. Se tra­ta, pues, de ges­tio­nar los ayun­ta­mien­tos co­mo lo que son, ad­mi­nis­tra­do­res de los ser­vi­cios más pró­xi­mos a los ciu­da­da­nos.

Ser­vi­cio pú­bli­co. Los ayun­ta­mien­tos tie­nen que dar ser­vi­cios. Se tra­ta de bus­car la ma­ne­ra de ha­cer­lo con ca­li­dad y a un pre­cio ra­zo­na­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.