La otra ca­ra de Pu­tin

Hi­jo de su­per­vi­vien­tes, ado­les­cen­te pen­den­cie­ro, jo­ven dis­ci­pli­na­do, es­pía frus­tra­do… A las puer­tas de su más que po­si­ble ter­cer man­da­to ape­nas se sa­be na­da del agen­te se­cre­to que lle­gó a pre­si­den­te de Ru­sia.

Tiempo - - MUNDO - POR MAS­HA GES­SEN (News­week)

Sus pri­me­ros años es­tán ro­dea­dos por un au­ra de mis­te­rio, atra­ve­sa­dos por su le­yen­da de ma­tón sur­gi­do de las ce­ni­zas de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. To­do em­pe­zó en 1952, en Le­nin­gra­do, so­lo ocho años des­pués del si­tio de los na­zis. Los pa­dres de Vla­di­mir Pu­tin, María y Vla­di­mir, ha­bían so­bre­vi­vi­do al ase­dio. Su pa­dre, de he­cho, ha­bía in­gre­sa­do en el ejér­ci­to du­ran­te los pri­me­ros días de la gue­rra y re­sul­tó gra­ve­men­te he­ri­do en una ba­ta­lla. En 1952 el fu­tu­ro de los pa­dres del pre­si­den­te era po­co pro­me­te­dor. Te­nía la for­ma de un hom­bre tu­lli­do y de una mu­jer que ha­bía es­ta­do cer­ca de mo­rir de ham­bre y que ade­más ya ha­bía per­di­do a un hi­jo pe­que­ño, mu­chos años antes de la gue­rra. Y sin em­bar­go, se­gún los es­tán­da­res de la pos­gue­rra so­vié­ti­ca, el ma­tri­mo­nio Pu­tin po­día con­si­de­rar­se afor­tu­na­do: aún se te­nían el uno al otro. Ha­ber pa­sa­do por aque­lla gue­rra y aquel ase­dio y aun así con­ser­var la ca­sa y al cón­yu­ge era, sim­ple­men­te, un mi­la­gro.

De­bi­do a que se ca­ta­pul­tó al po­der des­de las som­bras, y a que pa­só bue­na par­te de su vi­da adul­ta en una or­ga­ni­za­ción her­mé­ti­ca y se­cre­ta, la KGB, Pu­tin ha po­di­do es­ta­ble­cer un enor­me con­trol so­bre lo que se sa­be de él. Se ha for­ja­do una ima­gen mí­ti­ca de ni­ño cria­do en el Le­nin­gra­do de la pos­gue­rra, un lu­gar mi­se­ra­ble, ham­brien­to y des­tro­za­do que en­gen­dra­ba ni­ños igual­men­te mi­se­ra­bles y ham­brien­tos, y a me­nu­do fe­ro­ces. Uno en­tra en el edi­fi­cio en el que se crió Pu­tin a tra­vés de un pa­tio. Fal­tan pe­da­zos de ba­ran­di­lla, y el edi­fi­cio en ge­ne­ral tie­ne un as­pec­to en­de­ble. Los Pu­tin vi­vie­ron en el quin­to pi­so de aquel edi­fi­cio, com­par­tien­do con otras dos fa­mi­lias una co­ci­na de gas y un fre­ga­de­ro si­tua­dos en un es­tre­cho re­ci­bi­dor. Ocu­pa­ban el dor­mi­to­rio más gran­de (unos 20 me­tros cua­dra­dos) de los tres de que te­nía aquel pi­so, que pa­ra los es­tán­da­res de la épo­ca ca­si po­día con­si­de­rar­se una vi­vien­da de lu­jo. Es más: los Pu­tin lle­ga­ron a tener un equi­po de televisión, un te­lé­fono y una pe­que­ña da­cha o ca­sa ru­ral. El pa­dre del fu­tu­ro pre­si­den­te tra­ba­ja­ba co­mo obre­ro es­pe­cia­li­za­do en una plan­ta don­de se fa­bri­ca­ban co­ches y tre­nes, mien­tras que su ma­dre desem­pe­ñó una se­rie de tra­ba­jos ago­ta­do­res y no cua­li­fi­ca­dos (vi­gi­lan­te noc­tur­na, lim­pia­do­ra, des­car­ga­do­ra) que le per­mi­tían pa­sar tiem­po con su hi­jo. En aquel con­tex­to de la Unión So­vié­ti­ca de la pos­gue­rra, ca­si po­día de­cir­se que eran ri­cos.

De ni­ño, Pu­tin no creía que el éxi­to pa­sa­ra por una bue­na educación; el éxi­to re­que­ría, más bien, for­jar­se una ima­gen de ti­po du­ro, pa­ra lo que con­ta­ba con la ple­na co­la­bo­ra­ción de sus amigos de la in­fan­cia. Y es que las historias de pe­leas a pu­ñe­ta­zos re­pre­sen­tan bue­na par­te de su in­for­ma­ción bio­grá­fi­ca au­to­ri­za­da de aque­llos años. Pe­se a que era más jo­ven y me­nos cor­pu­len­to que otros ma­to­nes, Pu­tin siem­pre in­ten­ta­ba ha­cer­se res­pe­tar. “Si al­guien le in­sul­ta­ba de al­gu­na for­ma –re­cuer­da un ami­go- Vo­lod­ya se aba­lan­za­ba in­me­dia­ta­men­te so­bre él, gol­peán­do­le, ara­ñán­do­le, ti­rán­do­le del pe­lo... Ha­cía lo que fue­ra pa­ra im­pe­dir que le hu­mi­lla­ran”. Sus amigos cuen­tan mu­chas historias de aque­llos años, y el ar­gu­men­to siem­pre es el mis­mo.

A los 10 u 11 años Pu­tin ha­bía em­pe­za­do a bus­car un si­tio don­de mol­dear su cla­ra pre­dis­po­si­ción a pe­lear. El boxeo re­sul­tó de­ma­sia­do do­lo­ro­so, ya que le rom­pie­ron

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.