El san­grien­to en­gra­na­je si­rio

Ca­da vier­nes los si­rios se ma­ni­fies­tan con­tra el des­po­tis­mo del ré­gi­men. El ejér­ci­to y la po­li­cía cor­tan el pa­so a los ma­ni­fes­tan­tes con un di­lu­vio de me­tra­lla.

Tiempo - - MUNDO -

Des­de que ha­ce 11 me­ses el ejér­ci­to de Ba­char Al As­sad em­pe­zó a re­pri­mir con im­pla­ca­ble vio­len­cia las ma­ni­fes­ta­cio­nes que pe­dían li­ber­tad si­guien­do la es­te­la de la lla­ma­da Pri­ma­ve­ra ára­be, Siria se ha con­ver­ti­do en un en­gra­na­je san­grien­to en don­de los muer­tos se su­man a los muer­tos. Y jun­to a los muer­tos, un co­ro de he­ri­dos, de de­ses­pe­ra­dos, de re­fu­gia­dos, de ham­brien­tos; la ima­gen perfecta de los con­de­na­dos de la Tie­rra.

El bru­tal es­tri­bi­llo se re­pi­te po­co más o me­nos ca­da se­ma­na: los vier­nes des­pués de la ora­ción los si­rios se ma­ni­fies­tan de for­ma ma­si­va con­tra el des­po­tis­mo del ré­gi­men y tan­to el ejér­ci­to co­mo la po­li­cía cor­tan el pa­so a los ma­ni­fes­tan­tes con un di­lu­vio in­dis­cri­mi­na­do de me­tra­lla. El re­sul­ta­do su­ma un abun­dan­te nú­me­ro de muer­tos y he­ri­dos; muer­tos y he­ri­dos que au­men­tan a lo lar­go de las ho­ras por­que mu­chos de los que van a so­co­rrer­les ter­mi­nan mu­rien­do o con al­gún miem­bro des­tro­za­do por la me­tra­lla. Al día si­guien­te, los fa­mi­lia­res y los opo­si­to­res al ré­gi­men los en­tie­rran en me­dio de la de­ses­pe­ra­ción pro­me­tien­do ven­gan­za y con­vir­tién­do­se en blan­co de las mi­li­cias de Al As­sad, que les dis­pa­ran des­de el ai­re, des­de bal­co­nes es­tra­té­gi­cos o des­de las es­qui­nas de las pla­zas. Así es­tá su­ce­dien­do en Homs, y más con­cre­ta­men­te en el ba­rrio de Ba­ba Am­ro, que ha ga­na­do el do­lo­ro­so tí­tu­lo de ciu­dad már­tir. Lo mis­mo es­tá ocu­rrien­do en Ha­ma, en Ba­nias, en De- raa, en Lat­ta­quié, en el su­bur­bio Du­ma de Da­mas­co y en tan­tos otros lu­ga­res de la geo­gra­fía siria.

Mien­tras la re­pre­sión se mul­ti­pli­ca, la re­be­lión se ex­tien­de y se ge­ne­ra­li­za fren­te a un po­der as­fi­xian­te y cri­mi­nal. Ca­da se­ma­na es peor que la an­te­rior y no se ve una sa­li­da que lle­ve a de­te­ner el ge­no­ci­dio ni los crí­me­nes con­tra la hu­ma­ni­dad. Las ci­fras fa­ci­li­ta­das por la ONU, por di­ver­sas ONG y por el Ob­ser­va­to­rio Si­rio de los De­re­chos Hu­ma­nos ha­blan de unos 7.600 muer­tos, al­re­de­dor de 15.000 he­ri­dos y unos 100.000 des­pla­za­dos y re­fu­gia­dos en los paí­ses ve­ci­nos, pe­ro es­tas ci­fras es­tán en un con­ti­nuo mo­vi­mien­to al al­za. En­tre los muer­tos fi­gu­ran sie­te pe­rio­dis­tas, a pe­sar de que hu­bo muy po­cos en­via­dos es­pe­cia­les en Siria por la ce­rra­da ne­ga­ti­va del Go­bierno de Da­mas­co a acep­tar la pre­sen­cia de los in­for­ma­do­res. Los dos úl­ti­mos re­por­te­ros que han per­di­do la vi­da, a la ho­ra en que es­cri­bo, son la corresponsal es­tre­lla del Sun­day Ti­mes, la nor­te­ame­ri­ca­na Ma­rie Col­vin, muy vi­si­ble en los más di­ver­sos pai­sa­jes bé­li­cos por el par­che a lo pi­ra­ta o a lo Da­yan que le cu­bría el ojo iz­quier­do, per­di­do ha­ce 11 años en el con­flic­to de Sri Lan­ka, y el cá­ma­ra fran­cés Re­mi Ochlik, tam­bién tes­ti­go de va­rias gue­rras.

Pre­ce­den­tes.

A los tres me­ses de ha­ber co­men­za­do las ma­ni­fes­ta­cio­nes con las vio­len­tas res­pues­tas del pre­si­den­te y su Go­bierno, la se­cre­ta­ria de Es­ta­do nor­te­ame­ri­ca­na, Hi­llary Clin­ton, ma­ni­fes­tó que Ba­char Al As­sad ha­bía per­di­do la le­gi­ti­mi­dad pa­ra se­guir en el po­der. ¡Co­mo si antes la hu­bie­ra te­ni­do! Su pa­dre, Ha­fez Al As­sad, se apo­de­ró de la pre­si­den­cia a lo­mos del ejér­ci­to y se man­tu­vo en ella con una dic­ta­du­ra im­pla­ca­ble con­tra cual­quier for­ma de di­si­den­cia. La le­gen­da­ria bru­ta­li­dad de Ha­fez de­jó su se­llo en la ciu­dad de Ha­ma, don­de ha­ce 30 años el ejér­ci­to del pre­si­den­te ma­tó a 25.000 su­níes. Ba­char no es­ta­ba pre­des­ti­na­do a he­re­dar al ti­rano, ha­bía es­tu­dia­do Of­tal­mo­lo­gía en la Uni­ver­si­dad de Da­mas­co y se tras­la­dó a Lon­dres pa­ra com­ple­tar sus es­tu­dios y ejer­cer co­mo ocu­lis­ta. Pe­ro su pa­dre re­cu­rrió a él cuan­do su her­mano Ba­sil, el pri­mo­gé­ni­to y he­re­de­ro, mu­rió en un ac­ci­den­te. Cuan­do a la muer­te de su pa­dre pro­cla­ma­ron pre­si­den­te a Ba­char, se pro­du­jo el es­pe­jis­mo de que las co­sas iban a cam­biar, de que co­men­za­ba el ca­mino ha­cia la de­mo­cra­cia, pe­ro el nú­cleo du­ro del par­ti­do Baaz y de la fa­mi­lia im­pi­die­ron cual­quier avan­ce, pa­san­do Ba­char a con­ver­tir­se en es­tan­dar­te de esos gru­pos.

En el en­tra­ma­do fa­mi­liar so­bre­sa­le el her­mano me­nor, Maher, co­man­dan­te de la cuar­ta di­vi­sión aco­ra­za­da, la más po­ten­te del ejér­ci­to si­rio, la que es­tá aplas­tan­do los ba­rrios de Homs y otras ciu­da­des. Maher es el nú­me­ro dos del ré­gi­men. Tam­bién co­mo du­ro en­tre los du­ros se pue­de ci­tar al ri­quí­si­mo cu-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.