MA­LOS TIEM­POS PA­RA LOS FES­TI­VA­LES

Des­ti­tu­cio­nes, di­mi­sio­nes y, des­de lue­go, re­cor­tes de pre­su­pues­to. Los fes­ti­va­les de ci­ne es­tán su­frien­do la cri­sis con es­pe­cial vio­len­cia.

Tiempo - - CULTURA - POR JA­VIER MEMBA

En las úl­ti­mas se­ma­nas, la di­mi­sión de Ja­vier Mar­tín-do­mín­guez co­mo di­rec­tor del Fes­ti­val de Ci­ne Eu­ro­peo de Se­vi­lla y la sus­ti­tu­ción de su ho­mó­lo­go en el Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ci­ne de Gi­jón, Jo­sé Luis Cien­fue­gos, han pues­to de ma­ni­fies­to que los re­cor­tes pre­su­pues­ta­rios y las nue­vas po­lí­ti­cas cul­tu­ra­les tam­bién han lle­ga­do a es­tos cer­tá­me­nes.

En la ma­yo­ría de los ca­sos, los fes­ti­va­les de ci­ne son el even­to cul­tu­ral más im­por­tan­te de la ciu­dad que los or­ga­ni­za. Son ade­más la úni­ca opor­tu­ni­dad que tie­nen los afi­cio­na­dos de ver unas pe­lí­cu­las de or­di­na­rio ex­clui­das en la car­te­le­ra co­mer­cial y de la pro­gra­ma­ción de las te­le­vi­sio­nes. No obs­tan­te su in­te­rés artístico, las eco­no­mías que exi­ge la co­yun­tu­ra no atien­den a es­tas cues­tio­nes.

To­das las mues­tras de ci­ne que se or­ga­ni­zan en nues­tro país han vis­to re­du­ci­das drás­ti­ca­men­te tan­to sus sub­ven­cio­nes pú­bli­cas co­mo las can­ti­da­des apor­ta­das por los pa­tro­ci­na­do­res pri­va­dos: “La cri­sis es glo­bal”, re­cuer­da Án­gel Sa­la, di­rec­tor del fes­ti­val de Sit­ges. Fue la re­duc­ción de la apor­ta­ción mu­ni­ci­pal a la ci­ta his­pa­len­se pa­ra su edi­ción del pró­xi­mo oto­ño (que pa­sa­rá de los 700.000 eu­ros del pa­sa­do año a los 400.000 del pre­sen­te) el mo­ti­vo de la mar­cha de Mar­tín-do­mín­guez, quien di­jo no es­tar in­tere­sa­do en di­ri­gir un “even­to de ba­jo per­fil”.

Por su par­te, María del Mar Sán­chez, la de­le­ga­da de Cul­tu­ra del con­sis­to­rio se­vi­llano y ac­tual res­pon­sa­ble del fes­ti­val, ex­pli­ca: “El Ayun­ta­mien­to se en­car­ga de un 70% de las sub­ven­cio­nes, que es­te año se han re­du­ci­do en un 40% res­pec­to al an­te­rior. La Jun­ta de An­da­lu­cía no ha pues­to di­ne­ro, lo que no ha fa­ci­li­ta­do las co­sas. Es­ta­mos bus­can­do la ma­ne­ra de con­se­guir apor­ta­cio­nes pri­va­das pa­ra no ge­ne­rar tan­ta de­pen­den­cia de las sub­ven­cio­nes, y me­nos en es­tos mo­men­tos tan di­fí­ci­les”.

Los di­ne­ros del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra pa­ra la ci­ta se­vi­lla­na, a tra­vés de su Ins­ti­tu­to de Ci­ne­ma­to­gra­fía y de las Ar­tes Au­dio­vi­sua­les (ICAA), se re­du­je­ron a 40.000 eu­ros. De ahí que, pa­ra María del Mar Sán­chez, la es­pe­ran­za es­té en las ini­cia­ti­vas pri­va­das. “Pa­ra es­tas em­pre­sas se­ría muy ren­ta­ble. Es una de las op­cio­nes que ba­ra­ja­mos pa­ra que, en la pró­xi­ma edi­ción, el fes­ti­val pue­da fi­nan­ciar­se bien. El mi­nis­tro de Cul­tu­ra ya ha anun­cia­do las mo­di­fi­ca­cio­nes le­ga­les que ha­rán más atrac­ti­vo el pa­tro­ci­nio eco­nó­mi­co”.

Sin em­bar­go, a la es­pe­ra de que en­tre en vi­gor la es­pe­ra­da nue­va ley de me­ce­naz­go, has­ta don­de se sa­be los úni­cos be­ne­fi­cios que ob­tie­nen las em­pre­sas que pa­tro­ci­nan los fes­ti­va­les son pu­bli­ci­ta­rios. No hay cons­tan­cia de que exis­tan de­duc­cio­nes fis­ca­les. El ca­so de las ca­jas de aho­rros es di­fe­ren­te. “Es­tán obli­ga­das por ley a in­ver­tir en cul­tu­ra y obras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.