En to­das par­tes

Tiempo - - CULTURA -

La­la se lla­ma así o qui­zá no, es po­si­ble que se lla­me de cual­quier otro mo­do; en la tie­rra don­de na­ció, que hoy se lla­ma Su­dán del Sur, es cos­tum­bre po­ner a los re­cién na­ci­dos un nom­bre lo­cal y lue­go uno en in­glés, y así La­la usa ha­bi­tual­men­te un Karen que se com­pa­de­ce muy po­co con su as­pec­to y con su ex­tra­or­di­na­ria be­lle­za. Se me an­to­ja que, a sus vein­ti­tan­tos años, La­la tie­ne as­pec­to nu­bio. Es­ta cur­si­la­da que aca­bo de es­cri­bir es fru­to, sin du­da, de tan­ta bo­ba­di­na co­mo uno ha leí­do so­bre Egip­to y de tan­tos do­cu­men­ta­les so­bre el Al­to Ni­lo co­mo uno se ha tra­se­ga­do en el Ca­nal His­to­ria; bo­ba­di­nas y do­cu­men­ta­les que, en su in­men­sa ma­yo­ría, han si­do ela­bo­ra­dos por oc­ci­den­ta­les que pa­re­cen ha­ber ido por allí to­da­vía en bus­ca del doc­tor Li­vings­to­ne. Su­pon­go.

Nu­bia o no, La­la es gua­pí­si­ma, al­ta, ne­gra y tie­ne un as­pec­to per­ma­nen­te­men­te tris­te. Des­con­fía de todos. Tam­bién de mí: por eso ima­gino que el nom­bre que me da es in­ven­ta­do, aun­que no me im­por­ta. Pe­ro des­con­fía con es­pe­cial cui­da­do de sus com­pa­trio­tas, de los su­da­ne­ses y saha­ria­nos que vi­ven en el ba­rrio ma­dri­le­ño de La­va­piés, don­de ella ha per­ma­ne­ci­do has­ta que le con­si­guie­ron plaza en la ca­sa de aco­gi­da don­de aho­ra se re­fu­gia. No tie­ne tra­ba­jo. Lo que sí tie­ne, y en abun­dan­cia, es mie­do.

La­la se vino de Su­dán ella so­la, sin fa­mi­lia, pa­ra huir del ham­bre, co­mo tan­tos. Aquí co­me­tió tres erro­res. El pri­me­ro fue tener una ni­ña pre­cio­sa antes de ca­sar­se, lo cual es­tá muy mal vis­to en­tre los su­yos, aun­que lue­go sí con­tra­jo ma­tri­mo­nio. El se­gun­do error fue man­dar a la mier­da al ani­mal de su ma­ri­do más pron­to que tar­de, por­que La­la huía del ham­bre, des­de lue­go, pe­ro tam­bién de Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal ase­gu­ra que, aho­ra mis­mo, hay al­re­de­dor de 135 mi­llo­nes de mu­je­res que han pa­de­ci­do cual­quie­ra de las va­rian­tes de la mu­ti­la­ción ge­ni­tal y eso in­clu­ye, des­de lue­go, a la in­fi­bu­la­ción, la más bru­tal de to­das: se arran­can tan­to el clí­to­ris co­mo los la­bios va­gi­na­les ma­yo­res y me­no­res, y des­pués se cose el ori­fi­cio ge­ni­tal con hi­lo o crin de ca­ba­llo. Se de­ja una pe­que­ño aber­tu­ra pa­ra que sal­gan la ori­na y el flu­jo mens­trual. Mu­chas ni­ñas mue­ren a cau­sa de las in­fec­cio­nes. AI ad­vier­te que ca­da año su­fren esa bar­ba­ri­dad, prohi­bi­da de bo­qui­lla, dos mi­llo­nes de ni­ñas en más de 20 paí­ses. En Ita­lia o Ir­lan­da la mu­ti­la­ción no es­tá pe­na­da por la ley. En Gam­bia es per­fec­ta­men­te le­gal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.