Aque­llos ni­ños bien

Bru­gue­ra re­su­ci­ta con las me­mo­rias dia­lo­ga­das de Est­her y Ós­car Tus­quets.

Tiempo - - SE­LEC­TOR - LUIS AL­GO­RRI

no hay na­da co­mo ha­ber si­do un ni­ño bien y lue­go ha­ber de­ja­do de ser­lo (cons­cien­te y vo­lun­ta­ria­men­te las dos co­sas: la con­di­ción de ni­ño y la con­di­ción de bien) para, a la vuel­ta de mu­chas es­qui­nas, vol­ver la ca­ra y re­la­tar aque­lla in­fan­cia re­mo­ta con la di­ver­sión y la im­pu­di­cia que dan los años y las ci­ca­tri­ces. Ima­gi­nen a los her­ma­nos Tus­quets, ya ma­yor­ci­cos los dos, in­te­li­gen­tes am­bos, sar­cás­ti­cos y de ca­nino más bien afi­la­do, sen­ta­dos an­te una me­sa ca­mi­lla en una tar­de de do­min­go. Se po­nen a re­cor­dar los tiem­pos de la pos­gue­rra ci­vil, cuan­do ellos, vás­ta­gos del ban­do ga­na­dor, dis­fru­ta­ban de unos me­dios y una vi­da que ni so­ña­ba la in­men­sa ma­yo­ría del país, pe­ro ellos, los dos ni­ños, no lo sa­bían. Ha­bla la una, ha­bla el otro; tin­tas y ti­po­gra­fías dis­tin­tas para una con­ver­sa­ción des­lum­bran­te en la que abun­dan las per­las. Im­po­si­ble no ci­tar es­ta de Ós­car, a quien sus pa­dres, cuan­do él te­nía 16 años, lle­va­ron al Crazy Hor­se de Pa­rís. Vio có­mo el se­ñor Mo­lins ha­bla­ba dis­cre­ta­men­te con el maî­tre para so­li­ci­tar los ser­vi­cios, más tar­de y en su ho­tel, de una de las es­pec­ta­cu­la­res se­ño­ri­tas que allí ha­cían strip­tea­se. Re­gre­só el maî­tre con una in­di­ca­ción de ca­rác­ter eco­nó­mi­co y el se­ñor Mo­lins no tu­vo más ocu­rren­cia que pe­dir un des­cuen­to del 15%. El maî­tre no vol­vió, cla­ro, y con­clu­ye Ós­car: “Otra opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca ma­lo­gra­da por Ca­ta­lun­ya”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.