Tur­quía, ex­pul­sa­da de Eu­ro­pa

Tras su de­rro­ta an­te Ru­sia, el Im­pe­rio oto­mano re­nun­cia a sus as­pi­ra­cio­nes en Eu­ro­pa y fir­ma el tra­ta­do de San Ste­fano.

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA -

El mo­te era tan ofen­si­vo co­mo acer­ta­do: “El hom­bre en­fer­mo de Eu­ro­pa”, así se re­fe­ría el zar Ni­co­lás I al Im­pe­rio oto­mano, al que si­guien­do la cos­tum­bre de sus an­te­ce­so­res le hi­zo dos gue­rras. Ga­nó la pri­me­ra y per­dió la se­gun­da so­lo por­que In­gla­te­rra y Fran­cia acu­die­ron en au­xi­lio del sul­tán.

Las gue­rras ru­so-tur­cas eran tan cons­tan­tes co­mo las es­ta­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas. Des­de Ca­ta­li­na la Gran­de, Ru­sia bus­ca­ba una sa­li­da ha­cia el Me­di­te­rrá­neo, y el Im­pe­rio oto­mano era un obs­tácu­lo tan fí­si­co co­mo las mon­ta­ñas, ha­bía que ho­ra­dar­lo pa­ra abrir­se ca­mino. Ca­ta­li­na lo­gró dar el pri­mer pa­so, se aso­mó al Mar Ne­gro tras ganar la gue­rra de 1768-74. A lo lar­go del si­guien­te si­glo hu­bo un to­tal de seis con­tien­das. Ale­jan­dro II, el zar ilustrado que aca­bó con la se­mi­es­cla­vi­tud de los sier­vos, ga­nó la úl­ti­ma de ellas, la de 1877, antes de la de­fi­ni­ti­va, la Gran Gue­rra o Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, en la que se hun­di­rían am­bos im­pe­rios.

La cau­sa pró­xi­ma, o ex­cu­sa, de la gue­rra del 77 fue la que tam­bién se ha­bía da­do en con­flic­tos an­te­rio­res. El zar se arro­ga­ba el pa­pel de pro­tec­tor de los cris­tia­nos del Im­pe­rio oto­mano, an­te los atro­pe­llos y ve­ja­cio­nes que les in­fli­gían los tur­cos. Nun­ca fal­ta­ban las oca­sio­nes, pues, co­mo di­ce el his­to­ria­dor Ian Drury, “pa­ra los tur­cos la ma­sa­cre sis­te­má­ti­ca de pue­blos re­bel­des era, sim­ple­men­te, un ins­tru­men­to tra­di­cio­nal de la po­lí­ti­ca oto­ma­na”.

La bru­ta­li­dad del im­pe­ria­lis­mo tur­co era, en efec­to, le­gen­da­ria, an­cla­da en un pa­sa­do de pue­blo bár­ba­ro de las es­te­pas cen­troa­siá­ti­cas. La ex­plo­ta­ción al lí­mi­te de los cam­pe­si­nos cris­tia­nos, el se­cues­tro sis­te­má­ti­co de sus hi­jos pa­ra con­ver­tir­los al is­lam y ha­cer­los je­ní­za­ros (sol­da­dos del sul­tán), y la cruel­dad ma­si­va con la que se re­pri­mía cual­quier pro­tes­ta, ha­cía inevi­ta­ble que los pue­blos de Eu­ro­pa su­ro­rien­tal ba­jo do­mi­nio oto­mano bus­ca­ran su li­be­ra­ción. A lo lar­go del si­glo XIX, la no­to­ria de­bi­li­dad del hom­bre en­fer­mo de Eu­ro­pa hi­zo que fue­ran des­ga­ján­do­se pe­da­zos de su im­pe­rio eu­ro­peo.

Re­be­lión cam­pe­si­na.

Los grie­gos, con el apo­yo na­val ru­so y el pro­pa­gan­dís­ti­co de Lord By­ron, lo­gra­ron su in­de­pen­den­cia de la Su­bli­me Puer­ta en 1830. Los ser­bios se su­ble­va­ron una y otra vez, has­ta ex­pul­sar al ejér­ci­to oto­mano de su tie­rra en 1867. Los prin­ci­pa­dos ru­ma­nos de Va­la­quia y Moldavia, que tras lu­char du­ran­te si­glos con­tra los tur­cos ha­bían te­ni­do que acep­tar la so­be­ra­nía de la Su­bli­me Puer­ta con au­to­no­mía in­ter­na, es­pe­ra­ban so­lo la oca­sión pa­ra rom­per las ata­du­ras al Im­pe­rio oto­mano.

Esa oca­sión lle­gó al em­pe­zar el úl­ti­mo cuar­to del si­glo XIX, cuan­do se pro­du­jo, una vez más, una re­be­lión de cam­pe­si­nos cris­tia­nos en Bos­nia-her­ze­go­vi­na. En su apo­yo, los ve­ci­nos prin­ci­pa­dos de Ser­bia y Mon­te­ne­gro le de­cla­ra­ron la gue­rra a Tur­quía en 1876, mien­tras que en Bulgaria tam­bién se pro­du­cían su­ble­va­cio­nes con­tra la ocu­pa­ción oto­ma­na.

Mos­cú vio la opor­tu­ni­dad de ases­tar un gol­pe de­fi­ni­ti­vo. Era una épo­ca en la que por Eu­ro­pa ha­bían pren­di­do los na­cio­na­lis­mos, en­tre ellos el pa­nes­la­vis­mo, y Ru­sia ape­ló a la fra­ter­ni­dad con los es­la­vos del Sur, apo­ya­da por la Igle­sia or­to­do­xa. Por otra par­te el te­lé­gra­fo se ha­bía ex­ten­di­do ya por to­das par­tes de Eu­ro­pa y las no­ti­cias del úl­ti­mo rin­cón lle­ga­ban rá­pi­da­men­te, pa­ra ser apro­ve­cha­das por un nue­vo po­der sur­gen­te, la pren­sa.

Las ho­rri­bles ma­tan­zas que los tur­cos ha­bían prac­ti­ca­do du­ran­te si­glos im­pu­ne­men­te, es­ta vez lle­ga­ron así, en las pá­gi­nas de los pe­rió­di­cos, has­ta los ho­ga­res eu­ro­peos, y un mo­vi­mien­to de opi­nión pú­bli­ca se le­van­tó in­dig­na­do. In­gla­te­rra y Fran­cia ha­bían acu­di­do en apo­yo de Tur­quía en la gue­rra an­te­rior, la de Cri­mea, no por sim­pa­tía a la Su­bli­me Puer­ta, sino pa­ra im­pe­dir la sa­li­da ru­sa al Me­di­te­rrá­neo. En es­ta oca­sión, sin em­bar­go, el je­fe del Par­ti­do Li­be­ral in­glés, Glads­to­ne, en­ca­be­zó una cam­pa­ña que ató las ma­nos del Go­bierno con­ser­va­dor de Dis­rae­li. Hu­bie­ra si­do po­lí­ti­ca­men­te sui­ci­da pa­ra

Al re­par­to. Las po­ten­cias eu­ro­peas re­cor­tan

el ma­pa tur­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.