Rec­ti­fi­ca­ción en Ber­lín

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA -

él acu­dir en au­xi­lio de los ru­sos, y tam­po­co en Fran­cia se atre­vió el Go­bierno a desafiar a la opi­nión pú­bli­ca.

La Su­bli­me Puer­ta se en­con­tró es­ta vez so­la fren­te al oso ru­so, que el 24 de abril de 1877 de­cla­ró for­mal­men­te la gue­rra. Re­cu­rrió en­ton­ces a sus vasallos en el des­pa­rra­ma­do y po­co en­tu­sias­ta Im­pe­rio oto­mano. So­la­men­te Egip­to res­pon­dió, en­vian­do una di­vi­sión de negros su­da­ne­ses, pe­ro los ru­ma­nos de Va­la­quia y Moldavia no se mo­vi­li­za­ron en apo­yo de su teó­ri­co so­be­rano el sul­tán, sino que pu­sie­ron 50.000 sol­da­dos en ar­mas en su con­tra, unién­do­se a las fuer­zas del zar que atra­ve­sa­ban en­tre acla­ma­cio­nes su te­rri­to­rio.

Un ejér­ci­to ru­so de 150.000 hom­bres –acom­pa­ña­do de 50 co­rres­pon­sa­les de la pren­sa in­ter­na­cio­nal, in­clui­dos dos es­pa­ño­les- tras atra­ve­sar Va­la­quia (Ru­ma­nía), en una bri­llan­te ope­ra­ción mi­li­tar, cru­zó el Da­nu­bio, la fron­te­ra sep­ten­trio­nal oto­ma­na. Una van­guar­dia li­ge­ra al­can­zó las mon­ta­ñas bal­cá­ni­cas, la se­gun­da ba­rre­ra na­tu­ral, y se ase­gu­ró el pa­so de Ship­ka. Pa­re­cía que es­ta vez sí iban a to­mar los ru­sos Cons­tan­ti­no­pla, pe­ro co­mo ha­bía su­ce­di­do en oca­sio­nes an­te­rio­res, el des­tino dio un gi­ro ines­pe­ra­do.

El pa­pel del zar.

En reali­dad no era tan ines­pe­ra­do. Si du­ran­te to­do el si­glo XIX el hom­bre en­fer­mo no ha­bía lle­ga­do a fa­lle­cer, fue por­que su en­te­rra­dor, Ru­sia, tam­po­co go­za­ba de bue­na sa­lud. El Im­pe­rio ru­so era más mo­derno y or­ga­ni­za­do que el oto­mano, pe­ro es­ta­ba le­jos del ni­vel de las gran­des po­ten­cias eu­ro­peas. “Una pe­lea en­tre un tuer­to y un cie­go”, se de­cía del en­fren­ta­mien­to en­tre los dos. Y el tuer­to tro­pe­zó cuan­do me­jor le iban las co­sas.

La zan­ca­di­lla se la echó, in­vo­lun­ta­ria­men­te, el pro­pio zar Ale­jan­dro II, cuan­do, ani­ma­do por los pri­me­ros éxi­tos de la in­va­sión, de­ci­dió po­ner­se al fren­te del ejér­ci­to. El anun­cio de la lle­ga­da del A In­gla­te­rra y Aus­tria les pa­re­ció que el tra­ta­do de San Ste­fano da­ba mu­cho po­der a Ru­sia, con un país sa­té­li­te, la Gran Bulgaria, con sa­li­da al Me­di­te­rrá­neo. Reu­ni­das las po­ten­cias en el Con­gre­so de Ber­lín, in­tro­du­je­ron rec­ti­fi­ca­cio­nes. Apar­te de otros ajus­tes y com­pen­sa­cio­nes, Bulgaria fue sen­si­ble­men­te re­du­ci­da de tamaño y Bos­nia-her­ze­go­vi­na pa­só a do­mi­nio aus­tria­co. Una de­ci­sión, es­ta úl­ti­ma, de ne­fas­tas con­se­cuen­cias his­tó­ri­cas: se­ría en la ca­pi­tal bos­nia­ca, Sa­ra­je­vo, don­de un na­cio­na­lis­ta ser­bio ase­si­nó al he­re­de­ro aus­tria­co en 1914, pro­vo­can­do la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. zar pro­vo­có una es­pe­cie de pa­rá­li­sis en las ope­ra­cio­nes. Pa­ra el Es­ta­do Ma­yor la ma­yor preo­cu­pa­ción fue a par­tir de ese mo­men­to que el zar no en­con­tra­ra fa­llos en su vi­si­ta, a la que se de­di­ca­ron abun­dan­tes re­cur­sos, en per­jui­cio de las tro­pas en cam­pa­ña. A los ge­ne­ra­les les in­fec­tó el mie­do a la de­rro­ta, y se vol­vie­ron ex­ce­si­va­men­te cau­tos. Lo que ten­dría que ha­ber si­do una gue­rra re­lám­pa­go, que no die­se tiem­po a reac­cio­nar a las po­ten­cias eu­ro­peas, se hi­zo una cam­pa­ña len­ta y alar­ga­da. Dis­rae­li pu­do en­viar una es­cua­dra al Me­di­te­rrá­neo Orien­tal, co­mo avi­so de que In­gla­te­rra no per­mi­ti­ría que los ru­sos se apo­de­ra­sen de Cons­tan­ti­no­pla y de los es­tre­chos de los Dar­da­ne­los.

Ru­sia ga­nó la gue­rra mi­li­tar­men­te, aun­que con gra­ves pér­di­das, pe­ro no ob­tu­vo su ob­je­ti­vo es­tra­té­gi­co, Cons­tan­ti­no­pla. Tuvo que con­for­mar­se con una hu­mi­lla­ción di­plo­má­ti­ca a Tur­quía, el tra­ta­do de San Sté­fano, por el que el hom­bre en­fer­mo re­co­no­cía la in­de­pen­den­cia de Ru­ma­nía, Ser­bia y Mon­te­ne­gro y per­día los te­rri­to­rios de la Gran Bulgaria y Bos­nia-her­ze­go­vi­na.

Era prác­ti­ca­men­te el fi­nal de las as­pi­ra­cio­nes oto­ma­nas en Eu­ro­pa, que ha­bían si­do una ame­na­za pa­ra Oc­ci­den­te des­de el si­glo XV.

Sa­bor medieval. El ca­ta­ve­ne­nos (iz­quier­da) y el Gran Eu­nu­co Blan­co, je­fe de la Guar­dia del Sul­tán, al­tos car­gos de la cor­te oto­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.