31 ma­ne­ras de ser más lis­to

No se pue­den es­pe­rar mi­la­gros, pe­ro es­tá cien­tí­fi­ca­men­te de­mos­tra­do que cier­tos há­bi­tos y ac­ti­vi­da­des con­tri­bu­yen a me­jo­rar nues­tras ca­pa­ci­da­des cog­ni­ti­vas.

Tiempo - - SOCIEDAD - POR SHA­RON BE­GLEY (News­week)

Ejer­ci­cio ae­ró­bi­co pa­ra pre­ser­var la ma­te­ria gris, brain trai­ning (en­tre­na­mien­to ce­re­bral) pa­ra me­jo­rar la me­mo­ria, prác­ti­cas de me­di­ta­ción pa­ra afi­nar los ne­xos en­tre sen­ti­mien­to y ra­zón... To­do eso sue­na ge­nial, pe­ro hay al­go trans­ver­sal y real­men­te mo­les­to en todos los es­tu­dios que des­de ha­ce dé­ca­das nos des­cu­bren for­mas pa­ra sa­car bri­llo a nues­tro ce­re­bro: que son in­com­ple­tos. Por su­pues­to que cier­tos ejer­ci­cios de brain trai­ning son me­jo­res pa­ra el ce­re­bro que, pon­ga­mos por ca­so, ver Gran Her­mano; pe­ro lo más que se pue­de con­se­guir es un me­jor ac­ce­so a co­no­ci­mien­tos ya exis­ten­tes en la cor­te­za ce­re­bral. Si esa in­for­ma­ción no es­tá pre­via­men­te ahí, ma­cha­car­se a ejer­ci­cios de brain trai­ning no sir­ve de na­da.

Y es que a todos nos gus­ta­ría po­der in­cre­men­tar la can­ti­dad y pro­fun­di­dad de nues­tros co­no­ci­mien­tos, tener ma­yor crea­ti­vi­dad, re­te­ner me­jor lo que lee­mos, ver co­ne­xio­nes in­vi­si­bles pa­ra otros... En una pa­la­bra: ser más in­te­li­gen­tes. De to­das las in­ves­ti­ga­cio­nes de neu­ro­bio­lo­gía pu­bli­ca­das en 2011 que con­sul­ta­mos pa­ra ha­cer nues­tra guía anual pa­ra ser más in­te­li­gen­te de ca­ra al nue­vo año hay un des­cu­bri­mien­to que des­ta­ca muy por en­ci­ma del res­to: aquel que de­mues­tra que el co­cien­te in­te­lec­tual, que du­ran­te mu­cho tiem­po se pen­só que ape­nas va­ria­ba des­de los pri­me­ros años de in­fan­cia, pue­de, sin em­bar­go, in­cre­men­tar­se. Y no ha­bla­mos de uno o dos pun­tos. Se­gún un es­tu­dio re­vo­lu­cio­na­rio pu­bli­ca­do el pa­sa­do oto­ño, en el pla­zo de cua­tro años se pue­de in­cre­men­tar el co­cien­te in­te­lec­tual has­ta 21 pun­tos (o ha­cer que cai­ga 18).

Un au­men­to de su co­cien­te in­te­lec­tual pue­de pro­cu­rar­le be­ne­fi­cios más pro­fun­dos que po­der pre­su­mir de ello en las webs de ci­tas. El co­cien­te in­te­lec­tual es un va­lor que se ex­trae de la rea­li­za­ción de una se­rie de tests so­bre as­pec­tos co­mo me­mo­ria de tra­ba­jo, ca­pa­ci­da­des men­ta­les es­pa­cia­les o re­co­no­ci­mien­to de pa­tro­nes, y que per­mi­te ca­li­brar un gran nú­me­ro de ca­pa­ci­da­des cog­ni­ti­vas, des­de las ana­lí­ti­cas a las ver­ba­les. Veinte pun­tos su­po­nen “una di­fe­ren­cia enor­me”, se­gún Cathy Price, la cien­tí­fi­ca del Uni­ver­sity Co­lle­ge Lon­don que li­de­ró la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.