Outlets:

Las tien­das de ro­pa de pri­me­ras mar­cas fue­ra de tem­po­ra­da no en­tien­den de cri­sis eco­nó­mi­cas ni re­ce­sio­nes y au­men­tan sus be­ne­fi­cios un 12,5% en el úl­ti­mo año en España.

Tiempo - - SOCIEDAD - POR CA­RO­LI­NA VALDEHÍTA

la pe­re­gri­na­ción a los outlet, au­tén­ti­cos tem­plos del con­su­mo, se dis­pa­ra so­bre to­do du­ran­te el fin de se­ma­na. Las ci­fras de ven­tas así lo con­fir­man. Es­te fer­vor tie­ne su truco: pri­me­ras mar­cas a pre­cios más re­du­ci­dos y fue­ra de tem­po­ra­da. En es­tos cen­tros las gran­des fir­mas se des­ha­cen de sus stocks pau­la­ti­na­men­te du­ran­te to­do el año sin tener que es­pe­rar a las tem­po­ra­das de re­ba­jas. Mien­tras que el sec­tor tex­til y de com­ple­men­tos su­fría una caí­da del 2,6% de los in­gre­sos du­ran­te el úl­ti­mo año, los cin­co cen­tros outlet ges­tio­na­dos por Neinver po­nían una son­ri­sa ma­li­cio­sa al lo­grar sor­tear la cri­sis in­cre­men­tan­do en un 12,5% las ven­tas a lo lar­go de 2011.

“El re­sul­ta­do de nues­tras ven­tas se de­be al éxi­to del con­cep­to del outlet y a la fi­de­li­za­ción de nues­tros clien­tes”, ex­pli­ca Eduardo Ce­ba­llos, country ma­na­ger de Neinver en España, fir­ma en­car­ga­da de la ges­tión de los cen­tros Fac­tory y The Sty­le Outlets. “Nues­tros cen­tros se es­tán con­vir­tien­do en la pri­me­ra op­ción de com­pra por­que com­bi­na­mos el atrac­ti­vo de las mar­cas de pri­mer ni­vel con un des­cuen­to mí­ni­mo del 30% en los ar­tícu­los”, se­ña­la Ce­ba­llos. Los outlets de San Se­bas­tián de los Re­yes, Ge­ta­fe, Las Ro­zas, en la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, y los de Se­vi­lla y La Co­ru­ña re­ci­bie­ron du­ran­te el año pa­sa­do 12,5 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes, un 5,2% más que el año an­te­rior. Ade­más, pa­re­ce que ge­ne­ran una gran adic­ción, ya que “más del 75% de los con­su­mi­do­res que vi­si­ta los cen­tros, com­pra y cer­ca de un 15% de los clien­tes son es­ta­bles”, ex­pli­ca Ce­ba­llos. A es­ca­la eu­ro­pea, los 13 cen­tros de Neinver ele­va­ron las ven­tas un 12% (en Ale­ma­nia se pro­du­jo un in­cre­men­to del 20% y en Ita­lia, del 13%) y re­gis­tra­ron una afluen­cia de 33 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes, lo que re­pre­sen­ta un 7,6% más que en 2010. La pro­li­fe­ra­ción de los cen­tros per­mi­te tam­bién que las mar­cas es­pa­ño­las via­jen a otros paí­ses y vi­ce­ver­sa. Los da­tos mues­tran que es una bue­na al­ter­na­ti­va de com­pra pa­ra quie­nes hu­yen de la vul­ga­ri­dad de las mar­cas co­rrien­tes. “La gen­te bus­ca com­prar de ma­ne­ra in­te­li­gen­te, pe­ro sin re­nun­ciar a la mar­ca”, se­gún Ce­ba­llos.

Quie­nes han ex­pe­ri­men­ta­do me­nos ale­grías han si­do al­gu­nas tien­das de los cen­tros co­mer­cia­les de Va­lue Re­tail. “Ha cam­bia­do mu­cho el per­fil del clien­te, si antes apro­ve­cha­ban el via­je al cen­tro pa­ra com­prar va­rias co­sas pa­ra ellos y otros fa­mi­lia­res, aho­ra la ven­ta es más eco­nó­mi­ca y fun­cio­nal”, cuenta En­ri­que Ma­rrón, se­gun­do en­car­ga­do de Cal­vin Klein Un­der­wear en el cen­tro co­mer­cial Las Ro­zas Vi­lla­ge.

Pro­mo­cio­nes es­pe­cia­les.

La me­jor op­ción pa­ra au­men­tar las ven­tas es dar al clien­te lo que quie­re: pro­mo­cio­nes ex­clu­si­vas y, en al­gu­nos ca­sos, muy ori­gi­na­les. Apar­te de las ce­le­bra­das re­ba­jas de enero y ju­lio, al­gu­nas de las pro­mo­cio­nes que se lle­van a ca­bo pa­ra con­se­guir ven­tas son el des­toc­ka­ge, don­de se pue­den al­can­zar des­cuen­tos de has­ta el 80%; los jue­ves lo­cos, con des­cuen­tos es­pe­cia­les el úl­ti­mo jue­ves de ca­da mes; y las night shop­ping, don­de se abren las tien­das du­ran­te la no­che pa­ra ha­cer pro­mo­cio­nes es­pe­cia­les a de­ter­mi­na­dos in­vi­ta­dos.

Mu­chos pen­sa­rán que exis­te el ries­go de que los outlets ga­nen te­rreno a sus her­ma­nos ma­yo­res. En opi­nión de Án­gel Asen­sio, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de la Con­fec­ción, la in­dus­tria tex­til no se pue­de ba­sar “en los res­tos” de otras tem­po­ra­das. Ce­ba­llos, por su par­te, pun­tua­li­za que “el ca­nal outlet so­lo re­pre­sen­ta un 3% de las ven­tas”.

Lo que sí es­tá cla­ro es que se es­tán cam­bian­do las con­cep­cio­nes de com­pra y de fa­bri­ca­ción de los ar­tícu­los tex­ti­les. Si la nor­ma ha ve­ni­do sien­do la hui­da ma­si­va de las em­pre­sas a paí­ses don­de la mano de obra re­sul­ta­ba in­sul­tan­te­men­te ba­ra­ta, aho­ra esa prác­ti­ca se es­tá vien­do mo­di­fi­ca­da. China ya no re­sul­ta tan ren­ta­ble y “la mano de obra se ha en­ca­re­ci­do”, se­gún ex­pli­ca Asen­sio. En su lu­gar, los em­pre­sa­rios in­ter­na­cio­na­les han de­ci­di­do des­lo­ca­li­zar un 15% del ne­go­cio y acer­car­lo a Eu­ro­pa del Es­te, Por­tu­gal, Ma­rrue­cos y España. De ese mo­do “las em­pre­sas ha­cen fren­te a los gas­tos de pro­duc­ción y aho­rran en el cos­te de los aran­ce­les y en el trans­por­te de las mer­can­cías”. Pa­ra Asen­sio, los con­su­mi­do­res aho­ra de­man­dan “pren­das de ma­yor ca­li­dad y de vi­da me­nos efí­me­ra”. En ese sen­ti­do ha­bla de la ne­ce­si­dad de una “rein­dus­tria­li­za­ción pro­gre­si­va” pa­ra la re­cu­pe­ra­ción del sec­tor de la mo­da en España, de for­ma que vuel­va a ser ren­ta­ble. Pa­re­ce que que­da una lar­ga vi­da pa­ra la in­dus­tria de la mo­da de ca­li­dad, al­go que de­man­dan los con­su­mi­do­res, aun­que a un pre­cio más ase­qui­ble.

Fi­de­li­dad. El 15% de los clien­tes de es­tos cen­tros son es­ta­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.