El to­pi­llo vuel­ve a ser pro­ta­go­nis­ta

Nue­ve or­ga­ni­za­cio­nes eco­lo­gis­tas fir­man un co­mu­ni­ca­do pa­ra que no se re­pi­tan los erro­res de 2007 en el con­trol de pla­gas de roe­do­res.

Tiempo - - MEDIO AMBIENTE - POR LU­CÍA REY

en 2007 vol­vie­ron lo­cos a me­dia Ad­mi­nis­tra­ción es­pa­ño­la, or­ga­ni­za­cio­nes eco­lo­gis­tas, agri­cul­to­res y ex­per­tos. Ni las he­la­das, ni el fue­go, ni el ve­neno po­dían con ellos. Pro­vo­ca­ron in­clu­so que el Go­bierno de Cas­ti­lla y León crea­ra un ga­bi­ne­te de cri­sis por­que mi­les de ellos arra­sa­ban las co­se­chas de las tie­rras cas­te­lla­nas. Cin­co años des­pués, se es­tá pro­du­cien­do un au­men­to de las po­bla­cio­nes de to­pi­llo cam­pe­sino y las or­ga­ni­za­cio­nes eco­lo­gis­tas pi­den, a tra­vés de un co­mu­ni­ca­do fir­ma­do por nue­ve de ellas, que no se co­me­tan los mis­mos erro­res que en 2007.

La pla­ga de 2007 afec­tó, en ma­yor o me­nor me­di­da, a to­das las pro­vin­cias de la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma de Cas­ti­lla y León. Pa­ra com­ba­tir­la se usa­ron, en­tre otros mé­to­dos, la que­ma con­tro­la­da de par­ce­las y el uso de ve­ne­nos. Am­bos sis­te­mas fue­ron du­ra­men­te cri­ti­ca­dos por las or­ga­ni­za­cio­nes eco­lo­gis­tas, ya que, en el ca­so de los ce­bos en­ve­ne­na­dos, se es­ta­ba usan­do un an­ti­coa­gu­lan­te que afec­ta­ba tam­bién a lie­bres, co­ne­jos y a otras es­pe­cies de aves pro­te­gi­das. En su mo­men­to, las cau­sas de la pla- ga fue­ron ex­pli­ca­das por es­tos gru­pos co­mo una ex­plo­sión de­mo­grá­fi­ca que se re­pe­tía en ci­clos na­tu­ra­les ca­da 4 o 6 años, nor­mal­men­te pro­pi­cia­da por unas con­di­cio­nes cli­ma­to­ló­gi­cas fa­vo­ra­bles, co­mo in­vier­nos sua­ves y pri­ma­ve­ras muy llu­vio­sas, que se fre­na­ría cuan­do des­apa­re­cie­sen es­tas con­di­cio­nes.

Preo­cu­pa­ción cre­cien­te.

Uno de los pri­me­ros ar­gu­men­tos que es­gri­men las or­ga­ni­za­cio­nes fir­man­tes del co­mu­ni­ca­do es que la que­ma de cu­ne­tas, lin­de­ras, par­ce­las y desagües que se aco­me­tió en 2007 es una me­di­da in­efi­caz pa­ra com­ba­tir los to­pi­llos. Co­mo ya su­ce­die­ra ha­ce cua­tro años, a ve­ces las ma­dri­gue­ras don­de se re­fu­gian los ani­ma­les son de­ma­sia­do pro­fun­das pa­ra que es­tos se vean afec­ta­dos. Ade­más, es­tas que­mas tie­nen efec­tos ad­ver­sos pa­ra la bio­di­ver­si­dad al des­truir el há­bi­tat de re­pro­duc­ción, ali­men­to y re­fu­gio de otras es­pe­cies sil­ves­tres que po­drían con­tri­buir al con­trol na­tu­ral de pla­gas de los roe­do­res. Asi­mis­mo, au­men­tan el ries­go de ero­sión y de in­cen­dio y provocan la des­apa­ri­ción de mi­cro­or­ga­nis­mos be­ne­fi­cio­sos pa­ra el sue­lo.

Por otra par­te, es­tas mis­mas or­ga­ni­za­cio­nes tam­bién de­nun­cian que se ha cons­ta­ta­do la co­lo­ca­ción de ce­bos en­ve­ne­na­dos en co­se­chas y el re­par­to de do­sis de ro­den­ti­ci­das en al­gu­nas lo­ca­li­da­des. Una vez más, los eco­lo­gis­tas re­cuer­dan y aler­tan de que es­te ti­po de ve­ne­nos pue­den tener con­se­cuen­cias desas­tro­sas so­bre las aves ra­pa­ces, los ma­mí­fe­ros car­ní­vo­ros y so­bre cual­quier ani­mal que pue­da en­trar en con­tac­to con el ce­bo, in­clu­yen­do es­pe­cies ci­ne­gé­ti­cas co­mo lie­bres y pa­lo­mas. Ade­más, los ex­per­tos coin­ci­den en que se co­rre el ries­go de ge­ne­rar po­bla­cio­nes de roe­do­res re­sis­ten­tes a los tra­ta­mien­tos quí­mi­cos, su­po­nien­do que a lar­go pla­zo cual­quier me­di­da de con­trol quí­mi­co re­sul­ta­ra in­efi­caz.

Por su par­te, la Jun­ta de Cas­ti­lla y León nie­ga que exis­ta una pla­ga de to­pi­llos y de­fien­de su ac­tua­ción, ya que se en­cuen­tra ava­la­da por ex­per­tos de la Co­mi­sión de Roe­do­res, un gru­po de cien­tí­fi­cos uni­ver­si­ta­rios ex­per­tos en la ma­te­ria.

Po­lé­mi­ca. El to­pi­llo vuel­ve a ser pro­ta­go­nis­ta del cru­ce de acu­sa­cio­nes en­tre la Ad­mi­nis­tra­ción y las or­ga­ni­za­cio­nes eco­lo­gis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.