El ma­ri­do de Arant­xa fue acu­sa­do de ma­los tra­tos

Nuria Ji­mé­nez, ex­no­via de Jo­sep San­ta­ca­na, de­cla­ra que nun­ca des­cu­brió a qué se de­di­ca­ba su ex­pa­re­ja, a la que de­nun­ció por sus in­creí­bles en­fa­dos.

Tiempo - - GENTE -

Cuán­to jui­cio pa­ra­le­lo, ya no hay quien se en­tien­da: tan­to cues­tio­nan a Iña­ki Ur­dan­ga­rin co­mo a la fa­mi­lia Ruiz-ma­teos, lo que su­po­ne res­pi­ro des­pis­ta­dor pa­ra los im­pli­ca­dos de la ope­ra­ción Ma­la­ya, co­mo des­mar­ca­da de lo ac­tual. Los de­más co­mo di­si­pa­do­ra cor­ti­na de hu­mo, ne­bli­na ma­ti­nal co­mo las que re­des­cu­brí en la bo­da co­ru­ñe­sa de Mar­ta Or­te­ga y Ser­gio don­de María Cas­ta­ño vio en mí cier­ta me­lan­có­li­ca re­cher­che del tiem­po per­di­do.

Y es que siem­pre se vuel­ve al pri­mer amor sa­cán­do­le ju­go a la nos­tal­gia co­mo ha­ce el fas­tuo­so mu­si­cal Fo­llies, don­de Mas­siel vuel­ve por sus fue­ros. Ge­nio y aún fi­gu­ra, sí, es­tá un po­co des­ma­dra­da co­mo lo es­tán sus ac­ti­tu­des, siem­pre con­tes­ta­ta­rias. Pe­ro ella apro­ve­cha es­ta he­ri­da del tiem­po usán­do­la co­mo com­ple­men­to a un per­so­na­je crea­do en el año 1971 por la ci­ne­ma­to­grá­fi­ca­men­te mí­ti­ca Yvon­ne de Car­lo. Aquí tam­bién re­cu­pe­ran es­cé­ni­ca­men­te, y con mu­cho afec­to ca­si la­cri­mó­geno, a Asunción Ba­la­guer, que se sa­le a sus ca­si 90 años de edad siem­pre año­ran­do a Pa­co Ra­bal, y cui­da­do que se las hi­zo pa­sar por su fa­ma de don Juan.

Un es­treno de los que mar­can épo­ca, no fal­tó na­die, todos pen­dien­tes del pre­sun­to y evi­den­te de­rro­che que en tiem­pos de cri­sis su­po­ne mon­tar al­go con 40 en es­ce­na. Lo no­ta­rá el pre­su­pues­to mu­ni­ci­pal por­que Ruiz-ga­llar­dón creó es­cue­la de ex­ce­sos mo­ne­ta­rios. Ana Bo­te­lla no aca­ba de creer­lo y por eso evi­tó de­jar­se ver en la rui­do­sa y en­tu­sias­ta pre­miè­re lle­na de ca­ras in­tem­po­ra­les des­de el cal­vo­ro­ta pe­ro juvenil Juan Ta­ro­do, que fue pri­mer ma­ri­do de Mar­ta Sán­chez cuan­do Olé Olé, a un En­ri­que del Po­zo sin Ana em­pa­re­ja­do­ra, pa­san­do por eter­nos co­mo María Kosty ba­jo tweed gris con Manuel Ga­lia­na, la pri­me­ra de las cua­tro es­po­sas de Ló­pez Váz­quez o una ati­gra­da Lo­les León con Joan Es­tra­da que pre­pa­ra su ren­trée bar­ce­lo­ne­sa en tán­dem es­cé­ni­co con Bi­bia­na. Tam­bién apa­re­ció la adus­ta Gem­ma Nier­ga flan­quea­da por el ex Mr. Belvedere de Fo­to­gra­mas.

Ma­ri­sa Pa­re­des, ca­da día más chic y con ai­re Ba­call; Luis Ho­mar, des­min­tien­do con su Go­ya que pien­se de­jar la in­ter­pre­ta­ción por la di­rec­ción: “Soy ac­tor por en­ci­ma de to­do”. Y no ne­ce­si­tó me­sar­se la bar­ba ní­vea pa­ra sos­te­ner­lo an­te una Ele­na Ana­ya de­vo­ra­do­ra de un bo­ca­ta de ja­món, ja­món, an­te las mar­mó­reas bar­bas, es un de­cir, de don Ri­car­do Cal­vo a quien per­pe­túan an­te la ba­rra del Teatro Es­pa­ñol don­de los ver­sos de Lo­pe o el ba­rro­quis­mo cal­de­ro­niano de­jan pa­so a un me­lan­có­li­co mu­si­cal de Sond­heim re­cien­te­men­te re­pues­to en Broad­way pa­ra cor­ta tem­po­ra­da na­vi­de­ña. Es­ti­li­za­da con es­tam­pa­do de ra­mas ver­des y lu­mi­no­sas, Pa­re­des lle­ga­ba de Por­tu­gal: “He ter­mi­na­do pe­lí­cu­la con John Mal­ko­vich, mi­ra -y me en­se­ñó fo­to­gra­fías don­de apa­re­ce em­pe­lu­ca­da en blan­co con tra­je María An­to­nie­ta-”. Es­tá im­pa­ra­ble y con Ele­na Ana­ya y Luis Ho­mar no en­ten­día la ca­si mar­gi­na­ción al­mo­do­va­ria­na en los Go­ya. Es­ta de La piel que ha­bi­to –pa­ra ma­le­di­cen­tes, “La piel que evi­to”- es la his­to­ria de nun­ca aca­bar y tam­bién da­ría pa­ra nos­tal­gias tea­tre­ras co­mo las que ex­po­nen la ex­qui­si­tez de Vicky Pe­ña ex­hi­bi­da en una pro­lon­ga­da bo­rra­che­ra o en­trom­pa­mien­to digno de Oscar. Re­cuer­da los me­jo­res mo­men­tos de Vi­vian Leigh. Hay que ver­la co­mo a Mas­siel cual re­lle­na leo­na de Cas­ti­lla o a Lorenzo Val­ver­de, pa­dre de Mar­ta y Lo­re­to que por allí an­da­ban an­chea­das, co­mo ga­lán eterno re­cor­da­dor de có­mo hi­zo en los años 70 El di­lu­vio que vie­ne con Franz Johan.

Líos de fa­mi­lia.

Y ha­blan­do de nos­tal­gias, no las tie­ne Nuria Ji­mé­nez re­cor­dan­do sus cin­co años ca­si en­ma­ri­da­da con el es­po­so, otro in­jus­ta­men­te cues­tio­na­do, de Arant­xa Sán­chez Vi­ca­rio. Otro lío de fa­mi­lia an­te el su­pues­to es­fu­me de 45 mi­llo­nes de eu­ros, de­nun­cia he­cha li­bro acu­sa­dor por par­te de la mul­ti­cam­peo­na. El 20 de ju­nio se en­fren­tan en los tri­bu­na­les y pue­de su­po­ner el par­ti­do más di­fí­cil de su vi­da tan lau­rea­da y fe­liz. Una pie­dra en el ca­mino aca­so lan­za­da tar­de y mal por Jo­sep. Ha­blan de que es su ven­gan­za re­van­chis­ta tras re­ci­bir opo­si­ción a su unión, al­go que al­gu­nas to­da­vía re­cha­zan, ¡qué sa­brán ellos! Di­vi­sión de opi­nio­nes co­mo an­te el ca­so Ur­dan­ga­rin, don­de el Rey se ha dis­tan­cia­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.