Gri­ñán, de Boab­dil a don Pe­la­yo

An­da­lu­cía es la úl­ti­ma fron­te­ra del so­cia­lis­mo es­pa­ñol. El 25 de mar­zo, en la tie­rra de Fe­li­pe Gon­zá­lez y Alfonso Gue­rra, el PSOE ini­cia­rá una lar­ga re­con­quis­ta del po­der o am­plia­rá la ca­tás­tro­fe.

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - JE­SÚS RI­VA­SÉS di­rec­tor. tiem­po@gru­po­ze­ta.es

JO­SÉ AN­TO­NIO GRI­ÑÁN, to­da­vía pre­si­den­te de la Jun­ta de An­da­lu­cía y por pri­me­ra vez can­di­da­to elec­to­ral, pue­de con­ver­tir­se el úl­ti­mo do­min­go de mar­zo en el Boab­dil del so­cia­lis­mo es­pa­ñol. En el PSOE, los más op­ti­mis­tas es­pe­ran, sin em­bar­go, que sea una es­pe­cie de don Pe­la­yo del Sur, y que si man­tie­ne el Go­bierno ini­cie el prin­ci­pio de una lar­ga y com­ple­ja re­con­quis­ta del po­der tras la de­ba­cle del con­vul­so fi­nal del za­pa­te­ris­mo. Na­da es­tá es­cri­to, co­mo ex­pli­ca­ría Karl Pop­per, ni la vic­to­ria por ma­yo­ría ab­so­lu­ta del PP de Ja­vier Are­nas, ni que Gri­ñán no pue­da vol­ver a go­ber­nar. Otra vez qui­zá to­do se de­ci­da por un pu­ña­do de vo­tos, en un pai­sa­je ge­ne­ral de fin de épo­ca, ERE más o me­nos irre­gu­la­res, chan­chu­llos va­rios, el lío de la fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca y los pri­me­ros em­ba­tes de la re­for­ma la­bo­ral de Ma­riano Ra­joy. Y ocu­rra lo que ocu­rra, el 30 de mar­zo, Vier­nes de Do­lo­res, vís­pe­ras de la Se­ma­na San­ta, el Go­bierno alum­bra­rá los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do más exi­gen­tes en una ge­ne­ra­ción. Si­gue la cri­sis y los es­pa­ño­les tendrán que vol­ver a apre­tar­se el cin­tu­rón. Aus­te­ri­dad obli­ga­da con la es­pe­ran­za, allá por 2013 o in­clu­so 2014, de una re­cu­pe­ra­ción tan­tas ve­ces anun­cia­da y cu­yos bro­tes ver­des so­lo vio Ele­na Sal­ga­do.

El ex­pre­si­den­te Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, el hom­bre que nun­ca per­dió una elec­ción a la que él se pre­sen­ta­ra y que al mis­mo tiem­po lle­vó al PSOE a su ma­yor de­rro­ta de la de­mo­cra­cia, con­tem­pla el pa­no­ra­ma des­de su có­mo­do re­ti­ro de miem­bro del Consejo de Es­ta­do. “El fra­ca­so” de Za­pa­te­ro, sin em­bar­go, co­mo es­cri­bió Key­nes de Andrew Bo­nard Law, un pre­mier bri­tá­ni­co del pri­mer cuar­to del si­glo XX, “es un in­for­tu­nio tan­to pa­ra sus ad­ver­sa­rios co­mo pa­ra sus par­ti­da­rios”. Unos y otros tie­nen que ape­chu­gar con una he­ren­cia eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca en­ve­ne­na­da y, de mo­men­to, no re­sul­ta fá­cil pa­ra na­die. El Go­bierno de Ra­joy, con Cris­tó­bal Mon­to­ro y Luis de Guin­dos a la ca­be­za, tie­ne que en­ca­jar unas cuen­tas pú­bli­cas ca­si im­po­si­bles. La opo­si­ción de Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba es­tá obli­ga­da a re­cons­truir un par­ti­do que se ple­gó du­ran­te ca­si un de­ce­nio a su líder -des­de que Za­pa­te­ro se afian­zó co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral- un po­lí­ti­co que so­bre to­do de­mos­tró “un enor­me res­pe­to por el éxi­to, en to­das sus for­mas”, co­mo tam­bién es­cri­bió de otro bri­tá­ni­co Key­nes en sus apa­sio­nan­tes, cer­te­ras y crue­les Sem­blan­zas de po­lí­ti­cos.

Ma­riano Ra­joy, a pe­sar de su fa­ma de más o me­nos in­do­len­te, no pa­ra. Nun­ca un Go­bierno hi­zo tan­to tan de­pri­sa y so­lo el tiem­po di­rá si acer­tó o se equi­vo­có. Aho­ra, el pri­mer gran éxi­to del in­qui­lino de La Mon­cloa ha si­do plan­tear un dé­fi­cit pú­bli­co pa­ra 2012 del 5,81%, muy por en­ci­ma del 4,4 que exi­ge Bru­se­las. En es­ta oca­sión ha ha­bi­do po­co de im­pro­vi­sa­ción y sí mu­cho tra­ba­jo pa­ra sor­tear con ha­bi­li­dad, y apro­ve­char todos sus res­qui­cios, los ve­ri­cue­tos de la Unión Eu­ro­pea. Ra­joy sor­pren­dió con su anun­cio de un dé­fi­cit del 5,81% pa­ra 2012 y la pro­me­sa de cum­plir el 3% en 2013. Sor­pren­dió a ca­si todos, me­nos a los prin­ci­pa­les lí­de­res eu­ro­peos, y to­da­vía me­nos a los res­pon­sa­bles de la Co­mi­sión Eu­ro­pea. El co­mi­sa­rio Olli Rehn pue­de, y qui­zá de­ba, ne­gar­lo, pe­ro es­ta­ba al co­rrien­te de lo que tra­ma­ba el Go­bierno es­pa­ñol. De Guin­dos, el mis­mo que le su­su­rró al oí­do, y fue ca­za­do por cá­ma­ras y mi­cró­fo­nos, lo de la “re­for­ma la­bo­ral agre­si­va” en un in­glés en­vi­dia­ble, ha he­cho bien su tra­ba­jo. De Guin­dos lle­gó al Go­bierno pa­ra ser la ima­gen eco­nó­mi­ca de España en Eu­ro­pa y an­te los mer­ca­dos. Si de Mon­ti de­cían que era la so­lu­ción, por­que “es uno de los su­yos”, de quie­nes di­ri­gen Eu­ro­pa, Luis de Guin­dos tam­bién for­ma par­te de esa re­du­ci­da éli­te de los mer­ca­dos. Za­pa­te­ro in­ten­tó ha­cer los de­be­res eu­ro­peos a su ma­ne­ra, pe­ro ja­más cap­tó es­tos ma­ti­ces, a ve­ces de­ci­si­vos. Ra­joy se ha sal­ta­do las nor­mas de Bru­se­las, pe­ro no en su con­tra, sino con su com­pli­ci­dad.

Ma­riano Ra­joy es­tá con­cen­tra­do en los asun­tos im­por­tan­tes, “en los gran­des ex­pre­sos eu­ro­peos”, y en las elec­cio­nes an­da­lu­zas, di­cen sus co­la­bo­ra­do­res, los más en­tu­sias­tas y los me­nos, que tam­bién los hay in­clu­so aho­ra, al prin­ci­pio de la le­gis­la­tu­ra. El dé­fi­cit y la fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca, que es otra ver­sión del dé­fi­cit, son sus gran­des ca­ba­llos de ba­ta­lla. Las cuen­tas pú­bli­cas son con­tun­den­tes y ofre­cen po­cas du­das, so­bre to­do ana­li­za­das con una vi­sión me­nos de ex­per­to eco­nó­mi­co y más de gen­te co­rrien­te. Las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas es­pa­ño­las -Es­ta­do, co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, dipu­tacio­nes y ayun­ta­mien­tos- gas­ta­ron en 2011 un to­tal de ca­si 440.000 mi­llo­nes de eu­ros. Du­ran­te esos mis­mos 12 me­ses in­gre­sa-

ron unos 350.000 mi­llo­nes de eu­ros, es de­cir, hu­bo un dé­fi­cit de unos 90.000 mi­llo­nes de eu­ros. Eso su­po­ne el fa­mo­so 8,6% del PIB, que es la for­ma aca­dé­mi­ca de con­ta­bi­li­zar­lo y ex­pli­car­lo. Pe­ro hay otras. Gas­tar 90.000 mi­llo­nes más de los 350.000 que se in­gre­san tam­bién sig­ni­fi­ca ha­ber gas­ta­do un ¡25,5%! más de lo que se in­gre­sa. Una au­tén­ti­ca bar­ba­ri­dad. Es co­mo si una fa­mi­lia, más que aco­mo­da­da, ga­na­ra 35.000 eu­ros al año y se gas­ta­ra 44.000. An­te esa si­tua­ción hay dos al­ter­na­ti­vas: in­gre­sar más o gas­tar me­nos. Exis­te una ter­ce­ra, que con­sis­te en com­bi­nar am­bas, in­gre­sar más -im­pues­tos- y gas­tar me­nos. Es lo que ha ele­gi­do el Go­bierno, pe­ro pa­ra que to­do cua­dre ne­ce­si­ta que las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, que gas­tan 174.000 mi­llo­nes, tam­bién se ajus­ten el cin­tu­rón. Las del PP, dis­ci­pli­na obli­ga, pro­tes­tan pe­ro lo acep­tan. Mas, en Cataluña, es­te año, de al­gu­na ma­ne­ra lo en­tien­de y el País Vas­co, con el Con­cier­to, va por li­bre. Se re­sis­te, cla­ro,

Gri­ñán, en ple­na cam­pa­ña elec­to­ral an­da­lu­za. No quie­re ser Boab­dil, ni tan si­quie­ra don Ro­dri­go, el úl­ti­mo rey go­do tam­bién per­dió la úl­ti­ma ba­ta­lla en An­da­lu­cía. Lue­go lle­gó don Pe­la­yo.

Res­tau­ra­ción. La opo­si­ción de Gri­ñán y Ru­bal­ca­ba es­tá obli­ga­da a re­cons­truir

un par­ti­do, em­pe­zan­do por las elec­cio­nes

an­da­lu­zas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.