Oto­ño en pri­ma­ve­ra

Tiempo - - OPINIÓN -

ma­riano ra­joy, con su ins­tin­to pa­ra ganar tiem­po sin mo­ver un múscu­lo, ja­más di­rá que su ma­yo­ría ha si­do una amar­ga vic­to­ria ni un re­ga­lo en­ve­ne­na­do, nun­ca cae­rá en esa ten­ta­ción del pe­si­mis­mo. Lu­chó por lle­gar al po­der y lo ha lo­gra­do. Pe­ro es pro­ba­ble que, so­lo en su des­pa­cho, los nú­me­ros que lee en los in­for­mes más se­cre­tos le due­lan, aun­que no le des­con­cier­ten.

A po­co de ini­ciar­se la fun­ción, y con un equi­po mi­nis­te­rial só­li­do, no sien­te vér­ti­go, aun­que co­mien­zan a ve­nir­le con la co­pla de que las de­ci­sio­nes hay que sa­ber ven­der­las y que cui­da­do con el sín­dro­me de La Mon­cloa, ese fan­tas­ma que per­tur­ba la per­cep­ción de la reali­dad co­mo si España fue­se un país ale­ja­do. Ra­joy sien­te por pri­me­ra vez la so­le­dad del co­rre­dor de fon­do, y cuan­do la ca­lle cla­ma con­tra los re­cor­tes so­cia­les se di­ce que no le com­pren­den, que sus de­ci­sio­nes dis­cu­rren por el úni­co ca­mino tran­si­ta­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.