Al mí­ni­mo ges­to de sano or­gu­llo, Mer­kel, Sar­kozy y Oba­ma le han he­cho al­gún ges­to de ad­ver­ten­cia

Tiempo - - OPINIÓN -

Las au­to­no­mías no quie­ren ser las úni­cas en­ti­da­des en pa­gar los pla­tos ro­tos de la cri­sis. Cuan­do se alu­de a las ti­je­ras de po­dar, ca­da jar­di­ne­ro de­fien­de la par­ce­la de su ju­ris­dic­ción y se­ña­la a las aje­nas co­mo me­jo­res la­bo­ra­to­rios pa­ra el aho­rro y pa­ra las es­tre­che­ces. Los mi­nis­tros y pre­si­den­tes au­to­nó­mi­cos ha­blan de aus­te­ri­dad y de va­cas fla­cas, pe­ro a la ho­ra de en­trar por el aro se re­sis­ten. Ra­joy es­pe­ra que Ja­vier Are­nas le dé una ale­gría en los co­mi­cios an­da­lu­ces del 25-M, y lo de As­tu­rias no lo tie­ne tan cla­ro. Tie­ne que ga­nar­se a Mer­kel ya Sar­kozy ya Oba­ma en una ope­ra­ción re­lám­pa­go. Mien­tras fue dó­cil lo veían con cier­ta be­ne­vo­len­cia. Pe­ro al mí­ni­mo ges­to de sano or­gu­llo, le han he­cho al­gún ges­to de ad­ver­ten­cia. Ni si­quie­ra ha pe­di­do 100 días de cor­te­sía: cuan­do to­mó los man­dos de la lo­co­mo­to­ra ya iba pen­dien­te aba­jo. Los ga­lle­gos sa­ben que lo me­jor pa­ra que se pro­duz­ca un mi­la­gro es no creer en él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.