Nue­vo mo­de­lo de fi­nan­cia­ción

Tiempo - - PORTADA -

mu­ni­ci­pal, cree que tam­bién tendrán que re­plan­tear­se di­ver­sos ser­vi­cios, co­mo si hay que re­co­ger la ba­su­ra “todos los días”, si tie­nen que fi­nan­ciar los gim­na­sios mu­ni­ci­pa­les o ce­der sue­lo pa­ra vi­vien­das de pro­tec­ción ofi­cial. El año 2012 da­rá una nue­va vuel­ta de tuer­ca a las fi­nan­zas de los ayun­ta­mien­tos, mu­chos de ellos en si­tua­ción de “quie­bra téc­ni­ca”, se­gún el pre­si­den­te de la FEMP, Juan Ig­na­cio Zoi­do. Des­de ha­ce años, los in­gre­sos de nu­me­ro­sos ayun­ta­mien­tos no per­mi­ten más que el pa­go de las nó­mi­nas de sus em­plea­dos, y po­co más. El re­ajus­te de los pre­su­pues­tos mu­ni­ci­pa­les aca­ba­rá fi­nal­men­te con ser­vi­cios que, sin ser com­pe­ten­cia de los ayun­ta­mien­tos -guar­de­rías, con­sul­to­rios mé­di­cos o po­li­de­por­ti­vos-, es­tos pu­die­ron pa­gar mien­tras tu­vie­ron in­gre­sos.

Pres­tar ser­vi­cios.

Si­guie­ron ha­cién­do­lo cuan­do, a par­tir de 2007, em­pe­za­ron a men­guar y, en lu­gar de cor­tar el gas­to, em­pe­za­ron a pa­gar­se con car­go a la deu­da mu­ni­ci­pal. Has­ta ha­ce po­co los al­cal­des pe­dían más re­cur­sos pa­ra cu­brir las ne­ce­si­da­des más bá­si­cas de sus ve­ci­nos, ca­da vez más afec­ta­dos por el des­em­pleo y la po­bre­za. Hoy en­tien­den que es po­co pro­ba­ble que las co­mu­ni­da­des, en una si­tua­ción eco­nó­mi­ca aún peor, se aven­gan a pa­gar, an­te lo cual la úni­ca po­si­bi­li­dad que ven es de­jar de pres­tar es­tos ser­vi­cios.

Con me­nos re­cur­sos y más re­cor­tes pen­dien­tes, que pa­sa­rán por la re­duc­ción de em­pleos y ser­vi­cios bá­si­cos, las En la FEMP han to­ma­do la pa­la­bra al mi­nis­tro de Ha­cien­da, Cris­tó­bal Mon­to­ro, que ha pro­me­ti­do, por fin, una ley de fi­nan­cia­ción mu­ni­ci­pal. Es­pe­ran que se pac­te en pa­ra­le­lo con la ne­go­cia­ción de la fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca que po­dría vol­ver a abrir­se antes del ve­rano. Quie­ren au­men­tar los re­cur­sos que re­ci­ben del Es­ta­do -del 13% al 20%- y de­fi­nir sus com­pe­ten­cias pa­ra no se­guir pres­tan­do ser­vi­cios que no les co­rres­pon­den. pro­tes­tas so­cia­les es­tán ser­vi­das. Des­de el prag­ma­tis­mo que otor­ga no tener que ser ele­gi­do en las ur­nas, Cal­de­ró afir­ma: “Es­ta­mos en una si­tua­ción de aho­ra o nun­ca, por­que es­ta­mos al inicio de la le­gis­la­tu­ra, la si­tua­ción es muy ma­la y la UE apre­mia”. Aun así, ad­mi­te que aca­bar con cier­tas pres­ta­cio­nes es “una de­ci­sión po­lí­ti­ca que cues­ta mu­cho asu­mir”.

“Las pro­tes­tas son cons­tan­tes”, di­ce María Jo­sé García-pe­la­yo, al­cal­de­sa del PP de Je­rez de la Fron­te­ra, lo­ca­li­dad pa­ra­dig­má­ti­ca de la aza­ro­sa vi­da de los ayun­ta­mien­tos des­de que es­ta­lló la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria y es­ce­na­rio en los úl­ti­mos me­ses de con­ti­nuas pro­tes­tas con­tra los re­cor­tes. En nue­ve me­ses, la cor­po­ra­ción que en­ca­be­za ha pre­sen­ta­do dos pla­nes de ajus­te que in­clu­yen re­ne­go­cia­ción de deu­das, re­duc­ción de la es­truc­tu­ra mu­ni­ci­pal, con­ce­sión de con­tra­tos pri­va­dos pa­ra la ges­tión del agua y los mon­tes, ba­ja­da de suel­dos de has­ta el 37% pa­ra los más ele­va­dos, eli­mi­na­ción de las sub­ven­cio­nes, de even­tos cul­tu­ra­les o la re­duc­ción del con­su­mo de te­lé­fono en el ayun­ta­mien­to. El pun­to más con­flic­ti­vo es la ne­go­cia­ción en mar­cha pa­ra re­du­cir de 4,5 a 3 mi­llo­nes de eu­ros el gas­to men­sual en nó­mi­nas. Se ba­ra­jan nue­vos re­cor­tes de suel­dos, vol­ver a de­jar de su­plir las ju­bi­la­cio­nes (co­mo ya hi­zo el go­bierno mu­ni­ci­pal an­te­rior), “de­fi­nir y va­lo­rar” las 81 ca­te­go­rías pro­fe­sio­na­les, e in­clu­so un ERE, se­gún apun­tan fuen­tes del con­sis­to­rio. No se­ría la pri­me­ra vez. Je­rez se con­vir­tió en 2009 en el pri­mer ayun­ta­mien­to de España en anun­ciar un ERE pa­ra 550 tra­ba­ja­do­res de una plan­ti­lla de ca­si 2.000 -en una po­bla­ción de 210.000 ha­bi­tan­tes- que fue au­to­ri­za­do por la Jun­ta pe­ro no pros­pe­ró por­que la en­ton­ces al­cal­de­sa, Pi­lar Sán­chez Mu­ñoz (PSOE), que­ría con­tar con el acuer­do de los tra­ba­ja­do­res, que no con­si­guió.

Es­te pri­mer ERE frus­tra­do tra­ta­ba de pa­liar los efec­tos en Je­rez del es­ta­lli­do de la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria. Co­mo pa­ra mu­chos mu­ni­ci­pios, 2007 mar­có un antes y un des­pués pa­ra las ar­cas mu­ni­ci­pa­les. Su economía de­pen­día en un 69% del la­dri­llo, que, re­cuer­da Sán­chez Mu­ñoz, apor­ta­ba al mu­ni­ci­pio unos 40 mi­llo­nes de eu­ros men­sua­les, que ca­ye­ron en 2007 a 700.000 eu­ros y en 2008, a un mi­llón. En Je­rez pa­só lo que en mu­chos si­tios: se re­du­je­ron los gas­tos más su­per­fluos, pe­ro los im­por­tan­tes se man­tu­vie­ron a cam­bio de en­deu­dar los mu­ni­ci­pios. La deu­da lo­cal de España ce­rró 2010 en 98.368 mi­llo­nes, se­gún da­tos de Ha­cien­da. El dé­fi­cit tam­bién lle­gó a los pre­su­pues­tos mu­ni­ci­pa­les, de­bi­do a una prác­ti­ca de la que da­ba cuenta una au­di­to­ría so­bre las cuen­tas de Je­rez en­tre 2006 y 2010, que re­co­men­da­ba que los pre­su­pues­tos tu­vie­ran “ba­se ce­ro” en lu­gar de in­cu­rrir en dé­fi­cit de­bi­do a que, antes de tener en cuenta los in­gre­sos, se fi­ja­ban los gas­tos. Pro­po­nía “ajus­tar los gas­tos a los in­gre­sos es­pe­ra­dos (y no vi­ce­ver­sa) y es­ti­mar es­tos úl­ti­mos de for­ma pru­den­te”. Es­ta ad­ver­ten­cia se con­ver­ti­rá en obli­ga­ción con la nue­va ley de es­ta­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria, por la que el dé­fi­cit mu­ni­ci­pal tam­bién ten­drá que des­apa­re­cer en 2013. Un agu­je­ro más en el cin­tu­rón, que su­pon­drá me­nos re­cur­sos.

Prio­ri­da­des.

Des­de ha­ce años las prio­ri­da­des a las que Je­rez de­di­ca sus re­cur­sos son: pa­gar las nó­mi­nas de sus em­plea­dos; pa­gar a con­ce­sio­na­rias de ser­vi­cios mu­ni­ci­pa­les -al­gu­nas de las cua­les han es­ta­do años sin co­brar-; los ser­vi­cios de sus sie­te pe­da­nías; a las ONG que pres­tan ser­vi­cios so­cia­les; y a las sen­ten­cias ju­di­cia­les por deu­das im­pa­ga­das, que su­po­nen ca­da mes un des­em­bol­so de 300.000 eu­ros. Aun así, la al­cal­de­sa tie­ne pre­pa­ra­das ya fac­tu­ras por va­lor de en­tre 450 y 500 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra ac­ce­der a la lí­nea de cré­di­to re­cién apro­ba­da por el Go­bierno, al­gu­na qui­zá fe­cha­da en 1995, co­mo las que en 2005 se en­con­tró su an­te­ce­so­ra en los ca­jo­nes.

El de­ba­te no ter­mi­na­rá con los re­cor­tes pre­vis­tos pa­ra es­te año. El Go­bierno pre­pa­ra un plan de reor­de­na­ción de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca que, por lo que res­pec­ta al ám­bi­to lo­cal, se­gún el pre­si­den­te de la co­mi­sión de Ha­cien­da de la FEMP de­be­ría in­ci­dir en com­par­tir ser­vi­cios, pe­ro tam­po­co de­be­ría per­der­se de vis­ta otra me­di­da de aho­rro po­lé­mi­ca co­mo po­cas: la fu­sión de ayun­ta­mien­tos que, apun­ta Cá­ma­ra, “es un te­ma que ha­brá que po­ner so­bre la me­sa”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.