El pul­so de Ma­riano Ra­joy

El pre­si­den­te del Go­bierno ha in­ten­ta­do por todos los me­dios con­se­guir de Bru­se­las una cier­ta re­la­ja­ción en el dé­fi­cit y una ma­yor ca­pa­ci­dad de ma­nio­bra pa­ra es­te año.

Tiempo - - LA CRÓNICA -

el go­bierno de ma­riano ra­joy le ha echa­do un pul­so a la Co­mi­sión Eu­ro­pea y a la can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel, y ha anun­cia­do en Bru­se­las que el dé­fi­cit a cum­plir a fi­na­les de es­te año se­rá del 5,8% del PIB, y no el 4,4% que es­ta­ble­ce el Pac­to de Es­ta­bi­li­dad pa­ra 2012, aun­que, eso sí, se com­pro­me­te a lle­gar al 3% en el año 2013, si no hay un nue­vo ca­len­da­rio o una mo­ra­to­ria.

La de­ci­sión del pre­si­den­te del Go­bierno es­pa­ñol, in­ter­pre­ta­da co­mo un au­tén­ti­co desafío an­te Eu­ro­pa, ha si­do ca­li­fi­ca­da por Ra­joy co­mo la más “sen­sa­ta, ra­zo­na­ble y so­be­ra­na” que po­día to­mar da­das las cir­cuns­tan­cias en que se es­tá desen­vol­vien­do la economía es­pa­ño­la, que ha en­tra­do, de nue­vo, en una re­ce­sión, den­tro de un cua­dro ge­ne­ral pre­vis­to por el Go­bierno de una caí­da del PIB del 1,7%, un des­cen­so del 4% del con­su­mo na­cio­nal y una des­truc­ción de empleo que su­pe­rará los 630.000 pues­tos de tra­ba­jo, con bas­tan­tes po­si­bi­li­da­des de que lle­gue­mos a fi­na­les de es­te año a los seis mi­llo­nes de pa­ra­dos. Con es­te es­ce­na­rio, con el que se es­tán ela­bo­ran­do los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do pa­ra es­te año, es mi­sión im­po­si­ble pa­sar del 8,5% de dé­fi­cit, con el que se ha ce­rra­do el pa­sa­do año, a un 4,4%, al­go que ne­ce­si­ta­ría re­cor­tes por en­ci­ma de los 45.000 mi­llo­nes de eu­ros, cua­tro ve­ces más que los re­cor­tes que apli­có el an­te­rior Go­bierno so­cia­lis­ta y que afec­ta­ron, so­bre to­do, a la con­ge­la­ción de los suel­dos de los fun­cio­na­rios y a los pen­sio­nis­tas.

En las ac­tua­les cir­cuns­tan­cias, con una economía en re­ce­sión y sin mu­chas po­si­bi­li­da­des de au­men­tar la re­cau­da­ción, des­pués de ha­ber apro­ba­do a fi­na­les del pa­sa­do mes de di­ciem­bre un au­men­to del IRPF, las pre­vi­sio­nes de dé­fi­cit no po­dían cum­plir­se, ya que es­ta­ban he­chas en un es­ce­na­rio de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co por en­ci­ma del 2% y no en un es­ce­na­rio real de hun­di­mien­to eco­nó­mi­co y con un con­su­mo na­cio­nal pa­ra­li­za­do y con ten­den­cia a dis­mi­nuir. an­te es­te pa­no­ra­ma, Ra­joy ha in­ten­ta­do por todos los me­dios con­se­guir de Bru­se­las una cier­ta re­la­ja­ción en el dé­fi­cit y una ma­yor ca­pa­ci­dad de ma­nio­bra pa­ra es­te año, al­go de lo que Bru­se­las no ha que­ri­do ni oír ha­blar, a pe­sar de que no ten­drá más re­me­dio que ha­cer fren­te a la pe­ti­ción es­pa­ño­la, que ha si­do tan in­sis­ten­te que ha lle­ga­do a pro­vo­car un no­ta­ble ma­les­tar con­tra Ra­joy y su Go­bierno.

“En pri­va­do -se­gún re­ve­la Fi­nan­cial Ti­mes-, la cam­pa­ña es­pa­ño­la ha cau­sa­do cons­ter­na­ción en el seno de la Co­mi­sión, don­de los fun­cio­na­rios ven el in­ten­to es­pa­ñol co­mo una po­li­ti­za­ción im­pro­pia de lo que se su­po­ne que de­be ser un aná­li­sis tec­no­crá­ti­co a car­go de eco­no­mis­tas de plan­ti­lla”.

No se tra­ta, co­mo pien­sa la Co­mi­sión, de nin­gu­na po­li­ti­za­ción, aun­que pue­da pen­sar­lo,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.